Somos superhéroes


Imagínate en un lugar desconocido, misterioso... incluso peligroso. Un desierto tal vez, solo y en medio de la noche. Tu coche tiene un problema. Siempre ha sido confiable, tal vez no es un coche moderno, pero nunca te abandonó. En esta ocasión, sin embargo, te dejó a pie. La batería parece haberse agotado así, de un momento a otro, dejándote justo el tiempo para detenerte a un lado de la carretera.

En este momento no hay un alma viviente y ningún vehículo parece poder llegar desde ninguna dirección. Definitivamente estás solo en el vacío. El teléfono, por supuesto, no tiene alcance y la radio del coche también ha dejado de funcionar. Solo se puede ver un tenue resplandor entre las plantas silvestres, los arbustos espinosos y los cactus; tal vez un hogar o un refugio? A estas alturas tus opciones son bastante limitadas: o bien quedarte en el coche, bien encerrado en su refugio, esperando que llegue el día y confiando en que -tarde o temprano- pasará alguien. O podrías salir de la cabina, abandonar la sensación de seguridad que infunde y caminar hacia la luz más allá de las zarzas. ¿Qué decidirías hacer? O deberíamos decir, ¿qué decidirás hacer? Una consonante, una sola letra que marca la diferencia entre una eventualidad remota e hipotética y una opción real, una “puerta corrediza” que todos, de una forma u otra, deben enfrentar tarde o temprano.



Cuando todo se desmorona

Hablo de ese momento en el que, inevitable e inesperadamente, algo se rompe sin posibilidad de reparación. Nuestro trabajo, que pensábamos que era seguro, o nuestra relación, que pensábamos que era impecable. No podíamos haberlo previsto, de hecho hemos apostado todo a lo contrario de lo que ha sucedido en su lugar. El trabajo ya no está, o se ha vuelto insoportable. Los sentimientos con la pareja han perdido el esmalte y ya no existe esa electricidad que antes nos galvanizaba hasta con solo cepillarnos al hacer la compra en el supermercado. Es ese momento en el que optamos por permanecer dentro de nuestro caparazón protector, el automóvil, esperando que sus láminas puedan protegernos de quién o qué podría dañarnos. O decidimos salir de nuestra llamada zona de confort, enfrentándonos a nuestro miedo a lo desconocido -la oscuridad que nos rodea- y yendo en busca. ¿Pero buscando qué? No se trata de buscar una nueva fuente de seguridad. Un auto nuevo, una nueva relación, un nuevo trabajo. La búsqueda de todo esto, en efecto, aunque sería muy deseable y comprensible, sólo nos conduciría, en un determinado momento, a la misma situación en la que ahora nos encontramos. Nos encontraríamos en otro coche, en otra carretera, pero aún averiados a merced de lo desconocido. ¿Así que? Entonces se puede decir que la investigación es fructífera solo si cambiamos nuestro objetivo, moviéndolo desde afuera hacia adentro de nosotros. En primer lugar, decidiendo salir de nuestro coche de confianza y tranquilidad y partiendo hacia lo desconocido; este es el primer paso - fundamental - a dar, pero no termina ahí.




Ayuda inesperada

Quedémonos en la metáfora, me encantan y por otro lado, no es casualidad que se hayan usado durante milenios... Después de haber recorrido un poco, quizás no sin algunos rasguños y sustos, finalmente llegamos al origen de esa luz que, para nuestra gran sorpresa, no es una casa o un refugio de algún tipo, sino un objeto aparentemente metálico del tamaño sobre un maletín. Estamos asustados, es evidente, pero mirando hacia atrás solo vemos el camino que hemos recorrido que solo podría llevarnos de regreso a nuestro auto averiado. Ánimo entonces, si hemos llegado hasta aquí también podemos continuar. Nos arrodillamos frente a la maleta y, con un fuerte chasquido, descubrimos que no está cerrada con llave; dentro hay un ridículo pijama rojo y blanco, un peto más precisamente. Es realmente ridículo, pero aquí, en medio del desierto, por la noche, nadie puede vernos, así que decidimos probar a ponérnoslo, si nada más pasaremos menos frío. En ese momento, vestidos como completos idiotas, sucede algo absolutamente inesperado pero definitivamente asombroso. Descubrimos que, con ese disfraz, nos volvemos muy fuertes, muy rápidos, las balas rebotan en nosotros, podemos ver lo que pasa a kilómetros de distancia y quién sabe qué más: en fin, hemos adquirido poderes sobrehumanos y tan fantásticos que ni siquiera nos hubiésemos atrevido a imaginar poder poseerlos algún día. ! Sólo hay un pequeño problema; no sabemos cómo usar nuestros "nuevos" poderes. De hecho, en el caso, no hay "instrucciones de uso", ni manual o guía de usuario. Tenemos que descubrir nuestros poderes por ensayo y error, la mayoría de las veces cometiendo errores y aprendiendo de nuestros errores, día tras día.