top of page

PEQUEÑA GUÍA DE CONCIENCIACIÓN MEDIOAMBIENTAL: ALIMENTACIÓN Y ECO LIMPIEZA




Segunda parte de nuestra guía al medioambiente.


No pasa día que nos encontramos leer noticias sobre el calentamiento global, la falta de agua, la futura escasez de alimentos!


¿Qué podemos hacer a nuestro pequeño mundo personal? ¡Uno por uno podemos cambiar el mundo, por supuesto! Pongámonos en la situación en la que, después de mucho tiempo y mucha energía invertida, finalmente hayamos encontrado nuestro Ikigai y, en consecuencia, también nuestro lugar en el mundo laboral y no. Pero no todo es sencillo. Aún en la pasión de realizar nuestro trabajo con amor y dedicación, llegamos a casa cansados.


Aún así, tenemos que mantener la casa ordenada, lavar nuestra ropa y hacer la compra. En estas acciones que, a estas alturas, muchos de nosotros realizamos en un movimiento dado por automatismos y hábitos, ¿cómo podemos llamar la atención sobre nuestras elecciones? ¡Simple, lee este artículo y tendrás grandes ideas para ser TÚ el cambio que te gustaría ver en el mundo!


Consejos para una dieta más ecológica Comencemos con el gasto de las necesidades básicas, como la comida y el agua: No más agua embotelladas en plásticos Lo ideal es llevar nuestras botellas de reciclo y pedir a los restaurante que nos las llenen con agua del garrafón o comprar agua en botellas de vidrio. En tu casa elije poner un filtro, esto eliminará por completo su impacto ambiental, desde la distribución a gran escala hasta la producción inútil de plástico. Los "Yetis" se convertirán en tus mejores amigos para llevar agua al trabajo o en los viajes fuera de la ciudad, por lo que tu bolsillo y el medio ambiente te lo agradecerán enormemente.


Elimina las bebidas carbonatadas y azucaradas Están envasadas en plástico, tienen un porcentaje muy alto de azúcares, pero nutrientes casi inexistentes. Si quieres tomar otra bebida que no sea agua, prepárate un té de hierbas en casa, endúlzalo con azúcar de caña sin refinar (si realmente quieres sentir un sabor dulce) y luego llévatelo caliente o frío en cómodos termos.


También en este caso, su impacto ambiental será CERO.



Más conciencia de compra Incluso en la compra de carnes, frutas, verduras, lácteos y legumbres podemos ser más responsables. En primer lugar, limite el consumo de carne a uno, máximo dos veces por semana. En cuanto a dónde comprar estos artículos, a la fecha, en México, tenemos muchas realidades interesantes que se están abriendo al mercado sostenible y local. En primer lugar, encontramos sitios como tiendas orgánicas, donde se pueden encontrar carnes, productos lácteos, verduras y frutas de productores y criadores locales.


No te olvides también de los mercaditos locales en donde se pueden conseguir productos cultivados de los campesinos de México.


Si utilizamos bolsas reutilizables para ir de compras, nuestro planeta nos lo agradecerá aún más; no te olvides de llevar las bolsas reciclable para la fruta y verdura para evitar las de plásticos que normalmente se encuentran en este reparto del supermercado. El pescado se puede comprar con los pescadores locales, si resides en la zona del mar, o eliges solo un pescado pequeño y evitas la pesca internacional, siempre para minimizar nuestro impacto en la gran distribución. Una dieta variada, local, de temporada es ideal para mantener una salud óptima.





Analicemos juntos, ahora, el punto el punto mas complicado: limpieza de la casa. Consejos para una limpieza más ecológica De una investigación de la Universidad de Bergen publicada en la revista estadounidense American journal of respiratory and critical care medicine, se desprende que la limpieza realizada con productos químicos genera daños en el sistema respiratorio equivalentes a un cigarrillo al día, unas veinte cajetillas al año. ¿Por qué, entonces, crearnos daño a nosotros y a nuestro entorno? Utilizamos productos que serán beneficiosos para nuestra salud y también para nuestro bolsillo.


Los aliados de toda buena casa son: el limón, el vinagre, el ácido cítrico, el percabonato de sodio, el agua oxigenada hasta 30 volúmenes y el bicarbonato de sodio.


Limón Con el limón conseguiremos borrar hasta el más mínimo rastro de olor de la cocina o de cualquier estancia de la casa, utilizándolo para el pretratamiento de superficies (excepto las de acero).


Ácido cítrico

El vinagre y el ácido cítrico son excelentes para desincrustar superficies con sarro, pero tienen características diferentes: mientras que el vinagre es más corrosivo y nocivo para el medio ambiente, el ácido cítrico es más delicado, sostenible y tiene diferentes usos.


De hecho, si diluimos 100 g de ácido cítrico en 1 litro de agua, podemos usarlo tanto como desincrustante y suavizante, como también como abrillantador de lavavajillas. Es completamente inodoro y tiene un impacto ambiental muy bajo. En cuyo caso nos vemos en la necesidad de tener que echar a borbotones una pipa, también podemos echarle tres cucharadas de bicarbonato de sodio, un vaso de solución de ácido cítrico y agua (en la cantidad de 100 g por litro), dejar actuar. y luego echar un litro de agua hirviendo.


Et Voila!


Percarbonato de sodio El percarbonato de sodio es un excelente sustituto del blanqueador. Basta con poner un par de cucharadas en la bandeja de la lavadora, para conseguir una ropa muy blanca y sin manchas. Atención, porque se activa a partir de los 40°. Si queremos usar un higienizante y blanqueador por debajo de 40°, podemos usar agua oxigenada en 26 volúmenes.


Peróxido de hidrógeno El agua oxigenada de 30 volúmenes es conveniente tanto para lavar a baja temperatura como para mantener limpia la lavadora. Basta con realizar un lavado al vacío a 60º con un par de vasos de agua oxigenada para eliminar cualquier olor. Bicarbonato de sodio El bicarbonato de sodio es muy útil como soporte para la creación de productos para destapar y también como base en la preparación de pastas dentales y desodorantes. Se puede elaborar una excelente pasta de dientes utilizando bicarbonato y arcilla blanca o verde a partes iguales y aceite esencial de menta al gusto. Si, pues, pasamos a contenerlo en un tarro de cristal, seremos verdaderamente de impacto ambiental cero.


En cualquier caso, nada impide adquirir productos en cadenas atentas a la producción sostenible, por su bajo impacto ambiental desde la producción hasta su total eliminación. Pequeños trucos y un poco de espíritu aventurero son suficientes para "ser EL cambio que quieres ver en el mundo." ¿Y tu? ¿De qué lado quieres estar?

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page