Meditar al aire libre


La meditación en la naturaleza es una práctica cada vez más popular, lo que amplifica aún más los ya numerosos beneficios de esta disciplina. Hay muchas razones por las que meditamos: relajamos la mente, intentamos que nuestra energía vital fluya mejor, intentamos acercarnos al momento presente. Seguramente tú también necesitabas encontrar tu equilibrio e intentar recuperar algo de calma interior. Para poder meditar más profundamente se suele recomendar hacerlo al aire libre, en estrecho contacto con la naturaleza y en un clima tranquilo. Averigüemos por qué.


Es muy común meditar en casa o en interiores. Con la cantidad adecuada de silencio o concentración es posible alcanzar un estado de meditación adecuado para apaciguar el flujo continuo de nuestros pensamientos dondequiera que estemos. Pero entonces, ¿por qué muchos meditan al aire libre? El acercamiento a la naturaleza, gracias a la belleza de los pasajes, los sonidos que impregnan el entorno y la calidad del aire que respiras, ayuda a la concentración y da un sprint extra para alcanzar un estado de meditación más profundo y duradero. Si la meditación interior "clásica" promueve la trascendencia, es decir, la abstracción del cuerpo carnal, la meditación exterior es excelente para fortalecer el vínculo entre cuerpo y mente, anclándonos a la tierra y amplificando nuestros sentidos. Aquí hay cuatro formas en que meditar al aire libre puede devolverle a su cuerpo, mente y alma un estado de salud más equilibrado.


Los beneficios

Fortalecer la conexión mente-cuerpo

Estar en la naturaleza espontáneamente nos da un sentido de conciencia. Nuestros sentidos se intensifican cuando nuestro cuerpo y mente pueden relajarse. Ya sea que nos quedemos sentados o movamos nuestras extremidades, tal vez mientras bailamos o caminamos, nos volvemos más conscientes de nuestra presencia física, postura y equilibrio.


Como hemos mencionado, algunas técnicas de meditación tienen como objetivo trascender el cuerpo para promover un estado de conciencia. Sin embargo, la meditación al aire libre busca profundizar la experiencia de tu cuerpo en relación con el mundo natural. Puedes, por ejemplo, meditar con la espalda apoyada en el tronco de un árbol para percibir más profundamente la energía de los elementos que te rodean.


Alivia el estrés y la depresión

La atención plena se ha considerado durante mucho tiempo una forma eficaz de reducir los síntomas de la depresión. A través de la práctica de la meditación aprendes las herramientas necesarias para alejarte de las emociones negativas, con el fin de identificarlas y aceptarlas, facilitando su regulación. Esto le permite sobrellevar y manejar mejor la depresión.


Investigaciones recientes, incluido este estudio a gran escala, han demostrado que las prácticas de meditación al aire libre y las caminatas grupales conscientes en la naturaleza pueden conducir a tasas significativamente más bajas de depresión, menos estrés y un mejor bienestar mental general.


Disminuye la presión arterial

Se ha demostrado que aprovechar los espacios al aire libre en la práctica de la meditación produce importantes beneficios para la salud. Además de la mayor sensación de energía y la mejora del estado de ánimo, no se deben subestimar los importantes impactos físicos en la reducción de la presión arterial y el aumento de la salud cardiovascular.


Hay muchos ejercicios que tienen beneficios meditativos como el yoga, el tai chi y el qigong. El impacto combinado del movimiento y la meditación promueve una relajación aún mayor. Un estudio reciente de una antigua práctica japonesa conocida como shinrin-yoku (literalmente "baño en el bosque") encontró que la actividad física en ambientes verdes reduce la presión arterial y las hormonas relacionadas con el estrés, como el cortisol y la adrenalina.


Mejora la concentración Si bien el aumento constante de los factores estresantes diarios amenaza nuestra capacidad para mantener la claridad y el enfoque, la meditación en la naturaleza es el antídoto perfecto para restaurar nuestra energía. Se trata de una experiencia altamente reparadora que afecta positivamente a nuestra claridad mental, tal y como confirman investigaciones recientes que han encontrado una mejora en la función cognitiva en quienes han pasado tiempo en la naturaleza en comparación con quienes han realizado la misma actividad en un entorno urbano. Cuando te sientas en el suelo mientras meditas en la naturaleza, el ritmo del cuerpo está en armonía con las vibraciones naturales de la tierra. Combinado con la falta de frenesí ambiental, su audición es más aguda, los receptores de su piel se sienten más sensibles y su sentido del olfato se intensifica.