top of page

Meditar con los cristales



Coloridos, brillantes y llenos de energía curativa: los cristales siempre han fascinado a la humanidad y se utilizan en los más variados rituales de purificación y curación. La meditación con cristales ha sido practicada por culturas de todo el mundo durante miles de años: el uso de cristales durante la meditación es un medio poderoso para profundizar en la práctica y lograr un resultado específico relacionado con un aspecto particular de nuestra vida. En esta guía descubriremos todos los beneficios que los cristales pueden aportar a una sesión de meditación y veremos en detalle cómo elegir los adecuados para actuar sobre las zonas que más nos interesan.



Porqué meditar con los cristales

Los cristales se han utilizado desde la antigüedad como herramientas de sanación para todo tipo de problemas de salud, espirituales y emocionales (la práctica de sanación con cristales se llama cristaloterapia). Cuando meditamos, a menudo tratamos de centrarnos en la introspección, es decir, en mirar hacia adentro, para calmar nuestros pensamientos y volver al momento presente, para que podamos escuchar la voz de nuestro ser más profundo. Los cristales se pueden usar como un medio para ayudarnos a conectarnos con el aquí y el ahora y amplificar nuestra voz interior, haciendo que la meditación sea aún más efectiva. Mucha gente cree que los cristales son "mágicos" y tienen el poder de impartir algún tipo de sabiduría, perspicacia o habilidad. En realidad, los cristales son simplemente una herramienta (al igual que la meditación) que nos permite abrir nuestra mente más fácilmente, para acceder a ese conocimiento innato que está dentro de nosotros y que muchas veces nos resulta inaccesible por preocupaciones, distracciones y pensamientos innecesarios. A nivel espiritual, meditar con cristales puede ayudarte a aumentar tu conciencia, profundizando tu intuición. Cuando introducimos cristales en nuestra práctica habitual, el estado relajado en el que entramos permite una alineación mucho más fácil con su vibración energética, que nos conecta con la tierra y nos da raíces sólidas.


Como escoger un cristal

Tal vez ya tengas una colección de cristales en casa, pero ¿cómo eliges las mejores piedras para meditar? Primero, piensa en tus objetivos para la meditación y luego busca el cristal adecuado para ese propósito. Lo más importante que debes hacer es determinar qué tipo de beneficio principal estás buscando en la meditación (puedes echar un vistazo a este artículo para hacerte una idea). Los diferentes cristales tienen energías muy diferentes: mientras que algunas piedras, como el cuarzo transparente, son adecuadas para muchos propósitos, otros cristales funcionan en áreas muy específicas. Dependiendo del tipo de vibración energética que busques, elegir cristales por color también puede ser útil, ya que los diferentes colores a menudo se asocian con diferentes chakras, brindándote un mapa simple y efectivo para encontrar piedras que puedan ayudar a estimular y equilibrar tus chakras. obstruido. También puede elegir cristales de manera intuitiva, lo que significa omitir la fase de investigación por completo y simplemente elegir el cristal que le parezca adecuado. Cuanto más practique abrirse a su intuición y prestar atención a cómo cambia su estado físico o emocional en respuesta a la energía de un cristal, mejor será su elección intuitiva de cristales que sean adecuados para usted en un momento dado. Siempre asegúrese de limpiar los cristales antes de trabajar con ellos (cada cristal tiene su propio método de limpieza) y tómese el tiempo para aprender sobre su energía.


Cuarzo

Probablemente, como era de esperar, el cristal de cuarzo encabeza la lista recomendada. El cuarzo es uno de los mejores cristales para la meditación gracias a su versatilidad: tiene una energía protectora muy delicada e incluso puede ser "programado" y cargado con nuestra intención meditativa. Los cristales de cuarzo ofrecen claridad mental, nos ayudan a concentrarnos más y arrojan luz sobre nuestras metas y ambiciones. El cuarzo claro puede sintonizarse con cualquier vibración, por lo que puede usarse para cualquier chakra. También es capaz de amplificar la energía de todos los demás cristales.


Selenita

El cristal de selenita es perfecto para el desarrollo espiritual y la meditación. Selenite actúa como una ayuda natural para la atención plena, ya que ayuda a despejar la mente y relajar el cuerpo. Las propiedades curativas de las selenitas ayudan a nuestros cuerpos físicos y espirituales a liberar energía negativa y cualquier bloqueo emocional atrapado o almacenado. También es una piedra de protección, manteniendo nuestra energía a salvo, permitiéndonos meditar sin temor a sobre estimular el cuerpo energético o los chakras.


Ametista

Conocida como una "piedra de uso múltiple", la amatista se puede encontrar en varios tonos de púrpura claro, lila o púrpura intensa. Debido a su color, la amatista resuena con los dos chakras espirituales superiores: el chakra de la corona (Sahasrara) y el chakra del tercer ojo (Ajna). Por lo tanto, la amatista es un cristal que puede abrir canales espirituales y ayudarnos a conectarnos con la conciencia divina y la intuición superior. La amatista despeja la confusión de la mente y ayuda a aliviar el estrés, la ansiedad, el insomnio y los cambios de humor. Se la conoce comúnmente como la "Piedra del viajero" y brinda protección durante nuestros viajes. Es una poderosa energía cristalina que es ideal para la meditación.


Aventurina

La aventurina, conocida por su color verde, en realidad viene en una variedad de colores como rojo, amarillo, melocotón, azul y muchos más. Es un hermoso cristal que atrae las vibraciones asociadas con el amor verdadero, las amistades para toda la vida y las relaciones duraderas. La aventurina es conocida como la "piedra de la suerte" y produce energías asociadas con la gran suerte y la oportunidad deseada. La aventurina aumenta la confianza, la autoestima y optimiza el crecimiento personal. También es una piedra que se puede utilizar para dolencias relacionadas con el corazón y problemas emocionales. Es uno de los cristales que representa a Anahata, el Chakra del Corazón. Use cristales de aventurina para ayudar con las alergias y los trastornos del sueño, así como para aumentar la inmunidad y regular la presión arterial.


Turmalina negra

La turmalina negra es uno de los cristales de meditación más protectores de todos. Este cristal nos protege a nosotros y a los que amamos de cualquier forma de energía negativa. Simplemente colocando turmalina negra en nuestro hogar o lugar de trabajo, nos protegerá de cualquier vibración negativa asociada con los demás. De hecho, la turmalina negra protege contra cualquier energía intencional potencialmente dañina dirigida a nosotros. También podemos añadir este cristal a zonas cercanas a nuestros dispositivos electrónicos para protegernos de la contaminación electromagnética. Si alguna vez tenemos dificultades para manifestar deseos, podemos usar turmalina negra para enfocar nuestras intenciones o pensamientos durante la meditación. Ayuda a eliminar las conexiones de energía conectadas con la negatividad o los bloqueos que pueden estar impidiéndonos alcanzar nuestras metas.


Como meditar con los cristales

Así como hay infinitas formas de meditar, también hay infinitas formas de incorporar cristales en tu práctica de meditación. Independientemente del cristal que elija, es útil prestar atención al cambio en la energía y el poder que el cristal puede ofrecerle. Algunas personas parecen ser más sensibles a la energía de los cristales que otras, por lo que es útil experimentar. Las visualizaciones son una gran herramienta cuando se trata de cristales. Por ejemplo, puedes visualizar rayos brillantes, cálidos y purificadores del mismo color que el cristal que brota de la piedra, rodeándote de protección y mejorando tu conciencia. Hacerlo también te ayuda a sintonizar tus cristales para que puedas usarlos mejor en el futuro. Aquí hay algunas formas simples de meditar con cristales que puede adaptar fácilmente a su estilo de meditación personal.


Sostenlos en tus manos Meditar con cristales puede ser simple: a veces simplemente los sostienes en tus manos mientras meditas. Este simple acto te permite desarrollar una conexión tangible con los cristales mientras meditas. Sosteniendo un cristal en tu mano mientras enfocas, naturalmente intercambiarás energías y vibraciones con la piedra y sentirás sus efectos. Coloca los cristales en tus chakras.

Los chakras son una serie de puntos de energía a lo largo del cuerpo que nutren diferentes partes del yo físico y espiritual (puedes leer más sobre los chakras y dónde están ubicados aquí). Si el objetivo de tu meditación es sanar un determinado problema o desarrollar un talento, es ideal que te enfoques en el chakra que se alinea con tu propósito usando un cristal apropiado. Por ejemplo, si está buscando aprovechar su intuición, puede probar una meditación de apertura del chakra del tercer ojo usando un cristal de labradorita o amatista, que ayuda en la conexión psíquica y espiritual. Simplemente acuéstese y coloque el cristal en su chakra del tercer ojo (que se encuentra físicamente en la frente, entre las cejas), luego concéntrese en su intención, preste atención a su respiración y reconozca los pensamientos y sentimientos a medida que le llegan. Otro ejemplo es una meditación de apertura del chakra del corazón para ayudar al perdón, la empatía o el amor propio. Puedes elegir colocar un cristal de cuarzo rosa en tu chakra del corazón en el centro de tu pecho y volver a concentrarte en tu intención, dejando que el cristal haga su trabajo. Crear un campo de energía

Algunas personas prefieren que los cristales no toquen sus cuerpos, en cuyo caso crear un círculo o rejilla de cristales puede ser una forma útil de conectarse con la energía cristalina sin contacto físico. Coloque un cristal frente a usted, uno detrás de usted y uno a cada lado para envolverlo en energía. Puedes incorporar uno o más tipos de cristales en tu meditación. Otra opción es crear una rejilla de cristal en la que puedas concentrarte antes, durante o después de tu sesión de meditación. Al colocar intencionalmente los cristales elegidos en un diseño circular en un espacio querido para usted, en realidad puede amplificar y mejorar la energía de cada piedra.


Conclusión Si se usan correctamente, los cristales pueden convertirse en preciosos aliados para nuestra meditación. Conocer las piedras y sus propiedades nos ayuda no solo a establecer una mejor conexión con su energía, sino también a abrir más fácilmente los canales hacia nuestra interioridad, haciendo aún más beneficiosa la meditación.

 

Revisa en nuestra tienda los malas para meditación






14 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page