Efectos de la meditación en el cuerpo y en la mente

meditazione-candela.jpg.webp

Beneficios

El silencio de la mente

La importancia del cortisol

Dejar espacio a la felicidad

La Meditación modifica el cerebro

¿Como meditar?

La importancia de la observación

¿Cuáles son los efectos de la meditación? Si estás aquí la pregunta te intriga, quizás porque ya llevas un tiempo practicando la meditación y quieres entender qué te está pasando, o porque has oído hablar de ello pero la pregunta sigue sin convencerte. Intentaré satisfacer vuestras (legítimas) curiosidades, quizás ayudándoos a descubrir algo que tal vez no sabíais; ¡vamos a empezar!

Comencemos diciendo que no hablaremos de los "beneficios" de la meditación. Se define un "beneficio" como un efecto positivo de algún tipo.

 

Hablando de meditación, una de las primeras lecciones a aprender es la relativa a los llamados "pensamientos de juicio". Un pensamiento crítico es un pensamiento que evalúa un tema y lo clasifica de acuerdo con una escala de valores de referencia. En general, la evaluación es de tipo dual, es decir, positiva o negativa, agradable o desagradable, bella o fea y, en su mayor parte, este tipo de pensamientos no parecen ser plenamente conscientes y conscientes.

 

Estos, de hecho, parecen aparecer espontáneamente en nuestra mente y una de las primeras cosas que hay que aprender es precisamente a no apegarse a ellos. Para ello, es fundamental desligarse de la tendencia a la evaluación dualista de la que hablábamos. Guardamos lo que nos gusta (un buen recuerdo, una imagen agradable) y rechazamos lo que no nos gusta (una situación dolorosa por ejemplo).

 

En ambos casos, la circunstancia nos involucra y nos induce a dedicarle atención y energía, tanto para tenerla cerca como para alejarla.

Para evitar todo esto, y por lo tanto dejar que el pensamiento fluya, debemos detener la actitud crítica. Solo tenemos que aceptar que no todo lo que pensamos es necesariamente bueno o malo, sino simplemente que lo es. Al dejar de prestar atención (y energía) a estos pensamientos, estarán libres para irse, produciendo así los dos primeros efectos de los que les quiero hablar.

 

En primer lugar, al desaparecer de tu vista el pensamiento, descubrirás que tu mente puede permanecer en silencio, quizás por algunos momentos, sin atormentarte con mil solicitudes y una cavilación continua.

 

Este "silencio" es el espacio en el que puedes elevar tu conciencia, libre de presiones emocionales y, por lo tanto, libre y expresivo de tu verdadero "yo". ¿Alguna vez has escuchado a los meditadores decir que hacerlo les ayuda a ser ellos mismos? A lo que se refiere es precisamente a esto... En segundo lugar, descubrirás que perseguir todos esos pensamientos es literalmente agotador, es decir, una actividad que podríamos definir como intensiva en energía. Al dejar de perseguirlos, ahorrarás una importante cantidad de energía para dedicarla, conscientemente, a otra cosa.

 

Hay varios tipos de meditación, lo diremos en breve, pero generalmente cada práctica induce una profunda sensación de energía interior y, a menudo, relajación. Habiendo entendido todo esto, nos hemos convencido de que es mejor hablar de los efectos que de los beneficios de la meditación, y por eso continuamos sin demorarnos más.

Hablando de la ligereza reportada por los practicantes, es bueno aclarar que no se trata de una mera sensación psicológica, sino que tiene sólidos fundamentos fisiológicos.

 

La suspensión, aunque temporal, de la influencia emocional dañina, inicialmente reduce la producción de cortisol. El cortisol es una hormona con funciones de neurotransmisor muy importante para nuestra supervivencia. Producida por la glándula suprarrenal, se la conoce como una "hormona del estrés" y, por lo tanto, se la etiqueta como mala para nuestra salud. De hecho, el propio cortisol es absolutamente necesario para que el organismo lo ayude a superar aquellas situaciones en las que, por ejemplo, es necesario disponer de un suplemento de energía. Y no hay necesidad de pensar necesariamente en el hombre prehistórico que tuvo que arriesgar su vida todos los días por la simple supervivencia...

 

Tienes un plazo profesional estricto y si tu ritmo de trabajo se mantuviera en el habitual seguramente no serías capaz de cumplirlo. Pase las primeras horas en la computadora, beba café y reduzca el sueño. Su nivel de cortisol aumenta y dirige su cuerpo a producir mayores cantidades de azúcar en la sangre para distribuirla a sus órganos internos por medio de la sangre.

A pesar de las muchas horas de trabajo, y las pocas horas de descanso, estás "cargado" y no te sientes cansado gracias al cortisol. Entonces necesitamos cortisol, solo que a menudo producimos más de lo que es realmente necesario precisamente porque sentimos una condición de estrés constante.

 

El trabajo, el tráfico, la familia, la cuenta bancaria... a veces todo parece unir fuerzas en nuestra contra y los días se convierten en una escalada de tensión hasta desembocar en estallidos de ira, quizás por motivos fútiles. No somos psicópatas, solo es el efecto del cortisol que se va acumulando continuamente en nuestro organismo.

Meditar, es decir, alcanzar ese espacio de silencio interior aunque sea por breves períodos, interrumpe este círculo vicioso, suspendiendo o al menos ralentizando la producción de cortisol.

 

El efecto se entiende fácilmente: ¡te encontrarás más tranquilo! Pero sigamos adelante. Al detener la producción de la llamada hormona del estrés, le darás a tu cuerpo la oportunidad de sentir los efectos de otros neurotransmisores que le son antagónicos.

 

Funciona así: ciertos neurotransmisores pueden imaginarse como llaves que, cuando entran en una cerradura (células objetivo de órganos individuales), la ocupan e imponen un cierto movimiento en la cerradura (reacción fisiológica). Un mismo parche, es decir, las mismas células receptoras de órganos, solo pueden recibir una clave a la vez. Entonces, si está ocupada por cortisol, no puede recibir, por ejemplo, melatonina y serotonina.

Si a la primera se la ha definido como la hormona del estrés, a estas se las puede denominar hormonas de la calma y la serenidad.

 

La melatonina es fundamental para regular, entre otras cosas, el ciclo vigilia/sueño, permitiéndonos “dormir bien”. La serotonina, por su parte, es responsable de múltiples efectos en nuestro estado de ánimo, estimula la memoria, la creatividad y muchos la llaman la "hormona de la felicidad".

 

Volviendo a nuestra meditación, cuando meditas favoreces la liberación de algunos de los parches que antes estaban ocupados por el cortisol. Así dejas que se ocupen de melatonina y serotonina. ¿Los efectos? Una profunda calma, incluso en situaciones de gran estrés, que -si la práctica de la meditación es constante en el tiempo- ya no es una fase improvisada y pasajera, sino que se convierte en un verdadero rasgo de carácter.

 

Y con esto llegamos a otro efecto de la meditación, trayendo en discusión la llamada neuroplasticidad cerebral. ¿Que es?

Con esta definición nos referimos a la capacidad del cerebro para cambiar con el tiempo. ¿Qué quieres decir?

 

Durante mucho tiempo se pensó en el cerebro como una red muy densa de neuronas por donde discurrían esos impulsos eléctricos y químicos que estamos acostumbrados a llamar pensamientos, recuerdos, emociones. La representación que teníamos del cerebro condujo a la creación de microcircuitos y chips, cuya microscópica textura conductora determina los posibles caminos de los impulsos eléctricos que hacen funcionar nuestros PC, teléfonos o lavadoras.

 

Una idea bastante mecanicista y en todo caso fuertemente analógica, que también asoló nuestra forma de percibir el cerebro. Con el tiempo, sin embargo, se ha descubierto que la flexibilidad de nuestro cerebro (especialmente de su parte más reciente de evolución) es mucho mayor de lo que se pensaba. Las experiencias repetidas o particularmente incisivas son capaces de alterar físicamente la forma en que funciona el cerebro.

Lo bonito es que, incluyendo esto, nos encontramos dotados de una facultad antes desconocida. Nos hemos dado cuenta de que somos más permeables a los estímulos pero, al mismo tiempo, también más capaces de determinar cómo queremos que funcione nuestro cerebro. La meditación es una de las herramientas más efectivas en este sentido.

 

La práctica constante a lo largo del tiempo produce efectos físicos en nuestro cerebro, acostumbrándolo a rutinas y reacciones más adecuadas a nuestras necesidades y, sobre todo, menos determinadas por lo que nos rodea y nuestro lado emocional, inconsciente y descontrolado. Es por ello que quienes meditan continuamente adquieren mayores habilidades de autocontrol y calma: habilidades muy útiles, especialmente en los momentos más difíciles, en los que las elecciones determinadas por la ansiedad o por nuestro lado inconsciente pueden resultar muy fatales.

 

Ok, lo entendemos, meditar produce muchos resultados, pero ¿cómo lo haces exactamente? ¿Y cuánto tiempo tenemos que dedicar a esta práctica para experimentar estos maravillosos efectos?

En términos de tiempo para dedicar, la única sugerencia realmente útil es dejar que tu cuerpo te proporcione la información necesaria. Puede comenzar con solo unos minutos para ir mucho, mucho más. Si la práctica se hace de forma constante y sin esfuerzo, seguirá por sí sola, porque sentirás cada vez más la necesidad de encontrarte en ese espacio de silencio y libertad.

 

En cuanto al "cómo" meditar, es necesario dedicar algunas palabras más. Esto se debe a que existen muchos tipos de meditación, que se remontan a escuelas de pensamiento más o menos antiguas, cada una de las cuales se expresa en diferentes técnicas y efectos.

Una meditación fuertemente tradicional es la Zen, de origen budista, en la que la atención se centra en la respiración y la quietud de la postura. Luego está la clásica meditación vipassana, también de origen budista, en la que la atención se centra en un objeto real o imaginario. No es posible olvidar la meditación trascendental. Trascendental, Zen, Vipassana, Mindfulness, Visualizaciones y más… las formas de meditación pueden inspirarse tanto en la máxima quietud como en un gran dinamismo.

Además, algunas formas de meditación pueden ser más adecuadas que otras para fines específicos. Por ejemplo, aquellos que practican artes marciales podrían encontrar una mayor utilidad (o asonancia) con la meditación de tipo Zen, mientras que aquellos que practican natación o apnea, ciertamente encontrarían utilidad con la práctica de vipassana.

 

Del mismo modo, aquellos que se sienten alejados de las atmósferas místicas y orientales pueden recurrir efectivamente a la atención plena, mientras que aquellos que sienten que tienen que lidiar con cargas emocionales no resueltas pueden practicar con éxito formas de meditación y visualización de ho'oponopono.

En todos los casos, lo que tienen en común todas las formas de meditación es la posición - metafóricamente hablando - que el practicante asume hacia sí mismo y su entorno. Para describir en pocas palabras lo que significa meditar, me parece conveniente referirme a las palabras de Jiddu Krishnamurti, capaz de combinar la sensibilidad del hinduismo con la practicidad del mundo occidental.

 

Para Krishnamurti, meditar significa "simplemente" dedicar toda la atención a la observación, tanto de un objeto como de la propia respiración o de una imagen mental. Según el ilustrado filósofo indio, simplemente colocarnos en una condición de observación sin juicio (¿recuerdan lo que se dijo al principio sobre este tema?) es una circunstancia en sí misma capaz de "cambiar las cosas" y "marcar la diferencia". .

Observar sin participar implica -sin embargo- afectar la realidad inmanente. La física también logró el mismo resultado gracias a científicos increíblemente abiertos como David Bohm (a quien le encantaba dialogar con Krishnamurti) y Erwin Rudolf Josef Alexander Schrödinger. Es a este último al que, en su mayor parte, debemos la teorización del papel del observador frente a la materia.

 

Como en su famosa paradoja (el famoso "gato de Schrödinger") el observador -es decir nosotros- es capaz de determinar el estado del pobre felino que, hasta el momento en que no lo observamos, tiene la misma probabilidad de ser ambos vivo es muerto.

Conclusión

La observación, por tanto, define la realidad tal como la percibimos y la meditación nos proporciona las herramientas y técnicas necesarias para reconocerla tanto en su inmanencia como en su trascendencia.

 

Entonces, ¿sigues convencido de que meditar no ofrece ningún beneficio?

mamma-figlia-meditano.jpg.webp
svuotare-la-mente.jpg.webp
meditare-con-candela.jpg.webp
direzionare-attenzione.jpg.webp
cortisolo.jpg.webp
neuroplasticita.jpg.webp