top of page

Terapia con cristales


La cristaloterapia es un tema que siempre ha suscitado muchos debates, tanto en el mundo holístico como entre los simples curiosos. ¿Funciona realmente o es un legado de la cultura precientífica, revivida por la nueva era y las visiones animistas? En este artículo intentaré responder a esta pregunta de la forma más completa posible, para comprender qué es realmente la cristaloterapia y cuáles son sus fundamentos científicos. No se trata de establecer si puede considerarse una alternativa válida a las técnicas tradicionales de curación. Si padece alguna patología, siempre es necesaria una consulta con un médico especialista, antes de adentrarse en otros caminos. Más bien, se trata de comprender si puede tener lugar algún tipo de interacción entre el hombre y el mundo mineral.



Acostumbrados al mecanismo de la cultura dominante, a menudo nos resulta difícil aceptar otras posibilidades. De hecho, aunque pocos entendemos realmente cómo funciona la aspirina, la investidura de fármaco "oficial" atribuye a unos pocos gramos de ácido acetilsalicílico, bicarbonato de sodio y poco más, un potencial taumatúrgico infinito.


Las medicinas se han convertido así en cierto sentido en las pociones mágicas de nuestro tiempo, reemplazando a los talismanes y otros objetos de poder. Así es como un modesto fragmento de turquesa, de una piedra mágica para muchas culturas, hoy se ha convertido en un agradable adorno, a lo sumo con un estilo étnico y con algún eco espiritual.


Sin embargo, lo que esta piedra representó para los nativos americanos no ha cambiado y solo nosotros tenemos la facultad y la responsabilidad de recuperarla. Para hacer esto, se le puede aconsejar a un practicante holístico interesado tanto en comprender realmente estos temas como en ser capaz de explicárselos de manera efectiva a sus clientes que espere antes de hablar inmediatamente sobre las energías sutiles, el cuerpo áurico u otra cosa.


En cambio, intentemos abordar este tema de manera racional y, para ello, primero debemos hacer una pequeña digresión sobre la noción de materia. Sí, porque ninguno de nosotros podría dudar de que una pieza de cuarzo es algo material.



La materia

Pero ¿qué es exactamente la materia? La imagen corpuscular de la materia tiene orígenes muy antiguos. La idea de que todo está compuesto por algún tipo de materia diminuta se debe a Leucipo de Mileto (primera mitad del siglo V a. C.) y a su discípulo más famoso, Demócrito de Abdera (460-3700 a. C.). Aquí es donde, quizás, surge toda forma de reduccionismo científico.


Sin embargo, no hay que olvidar que en esa misma época se entendió que, en un universo formado por átomos de dimensiones infinitesimales, el vacío es tan importante como la plenitud. Diógenes Laercio (180-240 a. C.) informa, en sus Vidas de los filósofos, cómo para Demócrito y Leucipo los "principios de todas las cosas son los átomos y el vacío, y todo lo demás es apariencia subjetiva".


En realidad, desde un punto de vista lógico incluso antes de lo físico, lleno y vacío sólo pueden existir como una antinomia equilibrada. Sin uno no podría haber otro. Una visión profundamente dualista… Muchos siglos después se "vio" que la materia en realidad está compuesta de partículas muy pequeñas, definidas con precisión como átomos. Estos, a su vez, están formados por un núcleo -formado por protones y neutrones- alrededor del cual “rotan” uno o más electrones.



El sistema atómico, en el imaginario colectivo, es un conjunto de sistemas solares microscópicos en los que el núcleo representa al sol, mientras que los electrones se convierten en los planetas que giran a su alrededor. Sin embargo, la observación del funcionamiento de los átomos pronto puso de manifiesto cómo los electrones no seguían órbitas clásicas como las predefinidas por Newton para los cuerpos celestes. Su trayectoria parecía bastante impredecible, dada la distancia que los electrones mantenían del núcleo. Incapaces de calcular sus órbitas, los investigadores centraron su atención en la distancia entre el núcleo y los electrones. Pero, ¿a qué distancia está un electrón del núcleo? Dado que son medidas tan pequeñas que son difíciles de entender, es recomendable dar un ejemplo con objetos de uso más común. Si pudiéramos agrandar un núcleo atómico al tamaño de una manzana, tendríamos que alejarnos aproximadamente 1 km para encontrar el primer electrón. Al imaginar un átomo simple como el hidrógeno en estas dimensiones, descubriríamos que está compuesto por nuestra manzana (el núcleo) y, aproximadamente a un kilómetro de distancia, por un solo electrón. Es un espacio enorme ocupado por muy poca materia. ¡De hecho, la proporción entre lleno y vacío es igual a una millonésima de millonésima! Así que la materia está mayormente “vacía”. No debería sorprender si esta consideración deja atónitos a nuestros niños que son nuevos en física. De hecho, tomó bastante tiempo comprender cómo era posible que dos piezas de materia se repelieran entre sí cuando entraron en contacto, en lugar de fusionarse a nivel atómico, ya que la enormidad del espacio vacío podría llevarnos a pensar. . La solución la encontró Max Plank con un descubrimiento que, en 1918, le valió el Premio Nobel de física y que se puede resumir en su famosa afirmación:

“¡La materia no existe, todo es vibración!”

Una intuición verdaderamente iluminada.



De los átomos a la teoría de cuerdas

Para simplificar demasiado, la solidez de los átomos se debe a las fuerzas electromagnéticas, y las "órbitas" de los electrones son, de hecho, campos electromagnéticos reales. Imaginemos un campo como la textura de un tejido en el que cada filamento refleja una interacción específica. Los hilos son tan densos que ya no tiene sentido considerarlos individualmente, sino que se debe considerar la tela como un todo. En nuestro caso, esa zona situada a un kilómetro de la manzana es el campo electromagnético de nuestro átomo de hidrógeno. Pero para entender cómo nuestros amados cristales pueden interactuar con el resto de la materia -que lo compone todo, incluso nuestros cuerpos- necesitamos aumentar un poco más el aumento de nuestro microscopio imaginario y observar la materia en su naturaleza más íntima, más allá de los átomos. . Hablamos precisamente de física subatómica para definir el estudio de partículas más pequeñas que los átomos. En realidad ya hemos conocido a tres de ellos, son los protones, los neutrones y los electrones, pero el zoo de las partículas elementales está mucho más nutrido y siempre parece dispuesto a acoger nuevos animales, cada uno con sus peculiaridades y útiles para el funcionamiento de la materia y del universo (o más bien, nuestra comprensión de él). De hecho, hablamos de quarks, leptones, hadrones y la lista nunca parece detenerse, engrosando sus filas cada vez que es necesario encontrar al responsable de algún efecto o iteración. Alguien entonces hizo una pregunta: ¿y si hubiera algo más radical para explicar el funcionamiento de la materia de una manera definitiva, elegante y sin recurrir a tantas partículas? La idea de la teoría de cuerdas nació de la hipótesis de que podría haber algo aún más pequeño y escurridizo, pero capaz de definir todas las partículas posibles.


Cuerdas de energía y el concepto de vibración.

Las cuerdas son entidades desprovistas de materia y compuestas únicamente de energía vibrante. La variabilidad de su forma y vibración es capaz de diferenciar cada tipo de partícula y, en consecuencia, también de materia. Cincuenta años después del Premio Nobel de Plank, el italiano Gabriele Veneziano intuyó la existencia de cuerdas, pero algunos físicos tardaron otros dos años en desarrollar realmente la teoría.


En 1974, Schwarz y Sherk, modificando los modos de vibración de las cuerdas, obtuvieron una partícula con espín igual a 2, o el gravitón. Después de otros 10 años, Green y Schwarz explicaron prácticamente todos los fenómenos de interacción de la materia a través de cuerdas, atrayendo definitivamente la atención de la comunidad científica y redefiniendo, probablemente de una vez por todas, la idea misma que tenemos de la materia: no más corpúsculos minutos que se agitan. en el aire, más que una sinfonía difusa de vibraciones.


Plank mismo, cerca de su final terrenal, escribió


“Habiendo dedicado toda mi vida a la ciencia más racional posible, el estudio de la materia, puedo decirles al menos esto sobre mi investigación sobre el átomo: ¡la materia como tal no existe! Toda la materia existe sólo en virtud de una fuerza que hace vibrar las partículas y mantiene este diminuto sistema solar del átomo. Podemos suponer por debajo de esta fuerza, la existencia de un 'Espíritu Inteligente y Consciente'. Este Espíritu es la razón de toda materia".

Después de no menos de cuatro mil años, la física occidental ha encontrado rastros del éter hindú. Akasha es de hecho el término para indicar la esencia básica y primaria de todas las cosas en el mundo material, cuya función intrínseca, como el espacio -el no ser aristotélico- era hacer que todas las cosas existieran dentro de sí mismo. Akasha es la quintaesencia, el sustrato del Shabda, es decir del sonido, la quintaesencia de la vibración.



La vibración de los cristales

Entonces, volviendo a la cristaloterapia, todo vibra. Toda la materia es en sí misma una forma de vibración muy complicada. Al igual que nuestro cuerpo, es decir, los átomos que forman las moléculas que en conjunto llamamos "cuerpo", los cristales también vibran. Cuando un sistema oscilante (cualquier cosa que vibre) se somete a tensiones periódicas con frecuencias iguales a la oscilación del propio sistema, se produce el fenómeno denominado "resonancia". El ejemplo más fácil de reproducir es el de un par de diapasones: las oscilaciones producidas por la percusión de un diapasón inducen a un diapasón idéntico a vibrar y, por tanto, a reproducir la misma frecuencia. Este fenómeno tiene un valor fundamental en nuestro razonamiento porque, además de ser la razón por la que no nos hundimos en la nada cuando nos apoyamos en una silla, también explica cómo se puede lograr la interacción con los cristales. Como todo lo demás en el universo, las rocas y los cristales vibran, y cada cristal lo hace en frecuencias particulares. Estos pueden, como cualquier otra vibración, crear efectos de resonancia con cualquier otra "cosa", incluidos nosotros.


La resonancia entre el cuerpo humano y los cristales.

Evidentemente el mecanismo es un poco más complicado que sintonizar la radio en las frecuencias de nuestra emisora ​​favorita. Al igual que con la acupuntura, el Ayurveda y la medicina tradicional china, durante milenios la experimentación práctica ha reemplazado a la demostración científica.


Cuando los médicos occidentales fueron en busca de los meridianos de energía, tan efectivos para tratar el dolor, no encontraron nada, deduciendo que en realidad no existían. Lo mismo ocurre con los chakras. En verdad, cualquier practicante de la medicina china les respondía que no los encontraba, simplemente porque no eran "materiales", sino que representaban canales de resonancia energética, flujos en los que la energía creaba efectos de resonancia. Los minerales (e incluso más cristales) funcionan de la misma manera. Su frecuencia, determinada por su estructura atómica, puede crear un efecto de resonancia con algunas partes de nuestro cuerpo.


Y, a falta de evidencia científica, la cristaloterapia puede aprovechar la experiencia ganada durante milenios por hombres de todas las latitudes. No hay lugar en el planeta, de hecho, donde no se reconozca un poder específico a algunas piedras. Sin embargo, si estas capacidades no pueden cambiar con el tiempo, dado que dependen de la profunda interacción entre elementos materiales y energéticos, lo que realmente hemos cambiado somos nosotros.



Los principio de la cristaloterapia

Hay dos elementos que contribuyen a la eficacia general de un mineral:

  • sus propiedades intrínsecas;

  • su valor simbólico.

Si el primero es inmutable por naturaleza, no puede decirse lo mismo del segundo. Este último depende profundamente del contexto cultural en el que se utiliza la herramienta. Atribuir propiedades curativas a cualquier herramienta (desde una astilla de amatista hasta un medicamento de quimioterapia) significa reconocer sinceramente su capacidad para interactuar con el funcionamiento de nuestro cuerpo.


Si pensamos que la amatista no es más que un hermoso cristal con reflejos de colores, difícilmente podríamos beneficiarnos plenamente de sus efectos reequilibrantes. Éstas estarán implícitamente obstaculizadas por una forma de energía de igual intensidad, es decir, la que producen todos los seres vivos. Esto no significa que el efecto placebo resultante de la confianza en las capacidades de un mineral sea el actor real en los procesos de curación. Más bien significa que, cuando el sujeto obstruye (aunque involuntariamente) el fenómeno de resonancia, la piedra no podrá producir completamente sus efectos. Además, en el uso consciente de la cristaloterapia no podemos olvidar cómo cada mineral puede tener efectos extremadamente diversos.


Pongamos un ejemplo: si alguien quisiera un energizante natural, seguro que le resultaría útil recurrir al extracto de ginseng. Sin embargo, sería prudente verificar primero las condiciones generales de salud, ya que el uso de esta maravillosa raíz podría tener efectos indeseables, por ejemplo, en los sistemas circulatorio y nervioso. De la misma manera debemos aprender a desconfiar de las recetas preenvasadas sobre el uso de cristales.



La diferencia entre medicina occidental y cristaloterapia

Detengámonos un momento en la profunda diferencia que existe entre el uso de un remedio alopático (aspirina) y uno energético (cristales). Cada uno de ellos tiene pros y contras que siempre hay que tener en cuenta y que muchas veces nos llevan a considerar la segunda vía complementaria a la primera. Un remedio alopático, como un fármaco, actuará bioquímicamente sobre el funcionamiento de las moléculas diana. El efecto así producido, a su vez, tendrá repercusiones hasta el nivel subatómico, acabando por modificar la vibración de las cuerdas energéticas implicadas. Por lo tanto, el efecto será rápido, a menudo rápidamente perceptible, pero también portador de efectos secundarios inevitables, aunque no necesariamente dañinos. Un cristal en cambio -como otros instrumentos de tipo energético- actuará desde abajo, pasando a interactuar directamente con las frecuencias vibratorias de las cuerdas, que solo posteriormente modificarán el funcionamiento bioquímico de las células a través del intercambio de energía. Por lo tanto, la retroalimentación será generalmente más lenta y solo aparentemente más débil. Sin embargo, no estará exento de efectos secundarios, tanto en términos energéticos como bioquímicos. Obviamente, estos efectos no son necesariamente negativos, pero deben tenerse en cuenta y mantenerse bajo control. Por esta razón, utilizamos más comúnmente herramientas alopáticas, incluso si estas, en principio, tienden a tratar los síntomas de una condición patológica en lugar de tratar de reequilibrar las desarmonías energéticas presentes en todos nosotros. No es casualidad que incluso en Oriente, patria de milenarias culturas médicas alternativas, la medicina occidental se haya consolidado. Sin duda produce excelentes resultados en un tiempo razonable y, sobre todo, generalmente no requiere necesariamente la participación activa del "paciente", ni para definir la terapia ni para determinar su eficacia.


Protegernos con la cristaloterapia Como cualquier sistema complejo, incluso el cristalino es capaz de "absorber" las vibraciones provenientes del exterior. Esto se debe, por ejemplo, a la capacidad de algunos minerales para "protegerse" de campos electromagnéticos u otras formas de vibración. Es un sistema de relaciones complejo, en el que cada uno de sus componentes (hombre, tierra, animales,…) envía múltiples señales y recibe otras tantas, en un diálogo musical de complejidad cósmica. Tal vez algún día tengamos herramientas que nos permitan ver con mayor claridad las partituras que sustentan esta enérgica sinfonía. Mientras tanto, solo tenemos que confiar en la experimentación. Aquella madurada a lo largo de los siglos por cada pueblo, pero también a la que debe enfrentarse personalmente todo aquel que quiera probar suerte en estos fascinantes caminos.


Conclusión Habiendo establecido la posibilidad de una interacción real entre el hombre y el mundo mineral, solo tenemos que abrir todos nuestros sentidos -y nuestra mente- a ellos para redescubrir un poderoso aliado para nuestro bienestar. Los cristales pueden convertirse en herramientas maravillosas para usar en nuestra vida diaria, por ejemplo, como ayuda para la meditación y para reequilibrar los chakras.





5 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page