top of page

Trabajar nuestra sombra


Todos tenemos demonios internos. A veces vislumbramos una pequeña parte de ellos, otras veces somos testigos del caos que generan en nuestras vidas, pero la mayoría de las veces ignoramos su existencia por miedo, culpa o vergüenza. Sin embargo, conocer y enfrentar nuestros demonios es una parte vital de nuestro viaje espiritual. En este artículo descubrimos una práctica llamada Trabajo de la Sombra, en ingles conocida como Shadow Work traducido literalmente como "trabajo sobre la Sombra", y profundizamos en los métodos para sacar a la luz nuestra parte más oculta, llegando a sanarla, crecer y perdonarnos a nosotros mismos.


Nuestra parte oculta Debajo de la máscara social que usamos todos los días, tenemos un lado oscuro escondido: una parte impulsiva, herida, triste o aislada que generalmente tratamos de ignorar. En la psicología de Jung este aspecto inconsciente de la personalidad que el ego consciente no identifica en sí mismo se llama la Sombra: es nuestro ego desconocido, que puede incluir todo lo que está fuera de la luz de la conciencia y puede ser positivo o negativo. Dado que tendemos a rechazar o ignorar los aspectos menos deseables de nuestra personalidad, la Sombra suele ser en gran medida negativa. Sin embargo, este lado nuestro puede convertirse en una fuente de riqueza emocional y reconocerlo es un paso muy importante en nuestro camino de crecimiento personal. El trabajo con las sombras es una práctica que nos ayuda a recuperar el control sobre el ego oculto en lugar de evitarlo o reprimirlo, para experimentar una sanación profunda.


Porque enfocarse solo en la luz es una forma de escape Durante la mayor parte de nuestras vidas, creemos firmemente que la "luz" y el "amor" son los valores positivos a los que debemos apegarnos. Tanto a través del entorno familiar en el que crecemos, como a través de los preceptos culturales y religiosos, somos educados para centrarnos en todo lo que es bello, positivo y espiritualmente "correcto". Esta línea de pensamiento no solo es incorrecta, sino que incluso puede volverse perjudicial. Centrarse únicamente en el "amor y la luz" no cura nuestras heridas a un nivel profundo y, a menudo, se convierte en una forma de negación que nos lleva a sortear espiritualmente los problemas más profundos y oscuros. Es muy fácil y muy cómodo enfocarse solo en el lado luminoso de la vida pero, aunque este enfoque puede brindar un apoyo emocional temporal, no llega a lo más profundo de nuestro ser. No nos transforma a un nivel más profundo, sino que nos deja superficialmente aferrados a clichés que suenan agradables, pero que no ponen en marcha ningún cambio real. Lo que toca lo más profundo de nuestro ser es explorar la Sombra.



¿Qué es la sombra humana?

Tu Sombra es el lugar dentro de ti que guarda todos tus secretos, sentimientos reprimidos, impulsos primitivos y partes consideradas inaceptables, vergonzosas, pecaminosas o incluso malas. Este lugar oscuro, siempre al acecho en tu mente inconsciente, también contiene emociones reprimidas y rechazadas como la ira, los celos, el odio, la codicia, el engaño y el egoísmo. El concepto fue acuñado y explorado originalmente por el psiquiatra y psicoanalista suizo Carl Jung. Para citar sus palabras:

A cada uno de nosotros nos sigue una sombra, y cuanto menos se incorpora a la vida consciente del individuo, más negra y densa es.

Cuando se evita la sombra humana, tiende a socavar y sabotear nuestras vidas. Las adicciones, la baja autoestima, las enfermedades mentales, las enfermedades crónicas y varias neurosis se atribuyen al Yo de la Sombra. Cuando nuestras Sombras son suprimidas o reprimidas en el inconsciente durante el tiempo suficiente, pueden incluso abrumar toda nuestra vida y causar psicosis o formas extremas de comportamiento, como traicionar a la pareja o dañar físicamente a otros. Incluso los intoxicantes como el alcohol y las drogas tienden a desatar la Sombra. Afortunadamente, existe una manera de explorar la Sombra y evitar que devore nuestra existencia.



¿Qué es el trabajo de la sombra?

El trabajo de la Sombra, o el trabajo en la Sombra, es el proceso de explorar su oscuridad interior o "Yo de la Sombra". Como se mencionó anteriormente, tu Yo Sombra es parte de tu mente inconsciente y contiene todo lo que te avergüenzas de pensar y sentir, así como cualquier impulso, idea reprimida, deseo, miedo y perversiones que, por una razón o por otra, tienes. encerrado consciente o inconscientemente. A menudo, este proceso se implementa para mantenerlo bueno y "cívico" a los ojos de los demás. El trabajo con las sombras es el intento de descubrir todo lo que hemos escondido y cada parte de nosotros que ha sido negada y rechazada en nuestras Sombras. Porque sin revelarnos a nosotros mismos lo que hemos escondido, estaremos eternamente agobiados por problemas como la ira, la culpa, la vergüenza, el asco y el dolor.


¿Todos tenemos un yo en la sombra? Sí, todos tenemos un Yo en la Sombra: por más incómodo que parezca, hay un lado oscuro en cada ser humano. La razón por la que todos los seres humanos tenemos una Sombra se debe a la forma en que hemos sido criados y educados. “¡Pero soy una buena persona! No tengo un lado oscuro”, podrías pensar. Bueno, la realidad es que podrías ser la persona más generosa, amorosa y desinteresada del mundo, pero eso no te excluye de tener una Sombra. No hay excepciones: la naturaleza del ser humano es tener un lado claro y otro oscuro, como el yin y el yang del Tao, y debemos aceptar esta verdad. A veces, cuando las personas descubren que tienen un lado oscuro (o cuando se enfatiza), activan un mecanismo de negación. Se nos ha enseñado a percibirnos a nosotros mismos de una manera muy bidimensional y limitada. Nos han enseñado que solo los criminales, asesinos y ladrones tienen un lado sombrío. Este pensamiento en blanco y negro es una de las principales causas de nuestro sufrimiento.


Si te molesta la idea de tener un lado oscuro, tómate un momento para considerar si te has idealizado a ti mismo. Los signos de un yo idealizado incluyen pensamientos como: "No soy como esa gente, soy mejor". "Los delincuentes y los delincuentes no son seres humanos". "Soy un modelo a seguir". "Debería ser aplaudido por mis buenas acciones". "No tengo malos pensamientos".

Tales percepciones sobre nosotros mismos son poco realistas, poco saludables y en gran medida limitantes. La única forma de encontrar la paz interior, la felicidad, el amor auténtico, la autorrealización y la iluminación es explorando nuestras Sombras.


¿Cómo se forma nuestro lado oscuro? Tu lado de la Sombra se forma durante la infancia y es tanto una consecuencia del desarrollo natural del ego como un producto del condicionamiento o la socialización. La socialización es el proceso que nos enseña a comportarnos de una manera civilizada y socialmente aceptable. Cuando nacemos estamos llenos de potencial, con la capacidad de sobrevivir y desarrollarnos en mil contextos y formas. A medida que pasa el tiempo, aprendemos más y más a canalizar nuestras actitudes y convertirnos en un determinado tipo de persona. Debido a nuestras circunstancias y preferencias, comenzamos a adoptar algunos rasgos de carácter y rechazamos otros. Por ejemplo, si nacemos en una familia que muestra poca calidez interpersonal, desarrollaremos rasgos de personalidad que nos harán autosuficientes y tal vez distantes u orientados a la mente. Si nacemos en una familia que premia la conformidad y evita la rebelión, aprenderemos que ser sumiso funciona y por lo tanto lo adoptaremos como parte de la estructura de nuestro ego.


El desarrollo del Yo de la Sombra es, por lo tanto, una parte natural del crecimiento. Tus padres, familia, profesores, amigos y la sociedad en general han contribuido a tu Sombra. Para integrarnos, ser aceptados, aprobados y amados, hemos aprendido a actuar de cierta manera. Pero al mismo tiempo, llevar mascara tiene consecuencias. Con el tiempo, a medida que crecemos, aprendemos a despreciar nuestros egos socialmente aprobados: si por un lado nos permiten ser aceptados, por otro nos hacen sentir falsos e inhibidos.



¿Qué es la Sombra Dorada?

Jung dijo una vez que "la Sombra es oro puro en un noventa por ciento". Esto significa que nuestro lado oscuro puede ofrecernos agradables sorpresas si nos tomamos el tiempo para explorarlo. Por ejemplo, gran parte de nuestro potencial creativo está sumergido en nuestra oscuridad porque a menudo se nos ha enseñado a rechazarla. No todo en nuestra Sombra es negativo: de hecho, la Sombra contiene algunos de nuestros dones y talentos más poderosos, como nuestras actitudes artísticas, sexuales, competitivas, innovadoras e incluso intuitivas. La "Sombra Dorada" también nos ofrece la oportunidad de un enorme crecimiento psicológico y espiritual. Con el trabajo de las Sombras aprendemos que cada emoción y herida que poseemos tiene una valiosa lección que enseñarnos. Incluso las partes más odiosas, "feas" o vergonzosas de nosotros mismos proporcionan un camino para que nos integremos nuevamente.


¿Qué pasa cuando rechazas tu sombra? Rechazar, suprimir o negar su Sombra, consciente o inconscientemente, puede volverse peligroso. El problema con el Yo de la Sombra es que busca constantemente ser conocido: desea ser comprendido, explorado e integrado en la personalidad. Cuanto más tiempo permanezca la Sombra enterrada y encerrada en su prisión en lo profundo del inconsciente, más oportunidades encontrará para hacerte consciente de su existencia. Algunos de los problemas que surgen cuando rechazamos nuestro lado oscuro incluyen:

  • Hipocresía (creer y apoyar una cosa, pero hacer otra)

  • Mentiras y autoengaños (tanto hacia uno mismo como hacia los demás)

  • Ira incontrolable

  • Manipulación emocional y mental de los demás.

  • Codicia y adicciones

  • Fobias y compulsiones obsesivas

  • Comportamiento racista, sexista, homofóbico y de otro tipo ofensivo

  • Ansiedad intensa

  • Enfermedades psicosomáticas crónicas

  • Depresión (que puede convertirse en tendencias suicidas)

  • Perversión sexual

  • Narcisismo

  • Relaciones caóticas con los demás.

  • Autodesprecio

  • Auto-sabotaje

… y muchos otros. Como veremos en breve, una de las mejores formas de rechazar nuestras Sombras es a través de la proyección psicológica.


Trabajo y proyección de sombras

Una de las mayores formas de rechazo a la Sombra es algo llamado proyección. Proyección es un término que se refiere a ver dentro de los otros aspectos que están realmente dentro de nosotros. Cuando juntamos la proyección y la sombra del yo, obtenemos una mezcla muy peligrosa. Por lo general, tratamos de repudiar lo que nos recuerda la parte de nosotros mismos con la que no hemos llegado a un acuerdo y, a menudo, vemos estas cualidades repudiadas en el mundo que nos rodea. Hay muchas maneras diferentes en las que "castigamos" a aquellos que son espejos de nuestras cualidades de Sombra. Podemos criticarlos, rechazarlos, odiarlos, deshumanizarlos o, en casos extremos, tratar de destruirlos física o psicológicamente (piense en países que van a la guerra con sus enemigos). Ninguno de nosotros es inocente en esta área. Todos hemos proyectado sobre las otras partes de nuestro Yo rechazado. Si estamos tratando de traer paz, amor y significado a nuestra vida, debemos reclamar absolutamente estas proyecciones. A través del trabajo de la Sombra, podemos explorar exactamente lo que hemos repudiado.


Las ventajas de trabajar con sombras Emprender Shadow Work abre la puerta a una nueva forma de pensar sobre nosotros mismos, haciéndonos más completos y trayendo beneficios inesperados a nuestras vidas. Estos son algunos de los beneficios más comúnmente experimentados:

  • Profundo amor y aceptación de nosotros mismos.

  • Mejores relaciones con los demás, incluidos la pareja y los hijos.

  • Más confianza en sí mismo

  • Más claridad mental, emocional y espiritual

  • Mayor compasión y comprensión por los demás, especialmente por aquellos que no nos gustan.

  • Creatividad mejorada

  • Descubrimiento de dones y talentos ocultos.

  • Comprensión profunda de las pasiones y el propósito último de la vida.

  • Mejora de la salud física y mental

  • Más valor para enfrentar lo desconocido y vivir verdaderamente la vida.

  • Acceso al Yo Superior

  • Un sentimiento de plenitud

Es importante recordar que no hay soluciones rápidas en trabajo de las ombras, por lo que estos beneficios que cambian la vida no suceden de la noche a la mañana. Pero con perseverancia y paciencia eventualmente emergerán y recompensarán todos tus esfuerzos.



Descubra si está listo para el trabajo de la sombra

Antes de comenzar el Trabajo de la Sombra, es importante que evalúe si está listo para embarcarse en este viaje. No todo el mundo está preparado para este trabajo profundo, y no hay nada de malo en ello. Todos estamos en diferentes etapas de la vida. Así que presta atención a las siguientes preguntas y trata de responderlas honestamente: ¿Ya has practicado el amor propio? Si no, el Trabajo de la Sombra será demasiado abrumador para ti. El trabajo de la sombra no debe ser intentado por aquellos que tienen baja autoestima o luchan con una imagen distorsionada de sí mismos. Si tienes muy baja autoestima, explorar tus Sombras probablemente solo te hará sentir peor contigo mismo. Antes de emprender este camino, debes establecer absolutamente una imagen fuerte y saludable de ti mismo.


¿Estás listo para encontrar el tiempo? Trabajar en la Sombra no es una práctica ligera: requiere tiempo y energía. Shadow Work requiere dedicación, autodisciplina y tenacidad. ¿Estás dispuesto a reservar intencionalmente tiempo cada día para dedicarlo? Incluso solo diez minutos al día es un buen comienzo. ¿Estás buscando comodidad? Como probablemente ya sepa, Shadow Work no lo hará sentir especial. No es como los típicos caminos espirituales enfocados al bienestar. Por el contrario, puede ser brutal y extremadamente desafiante. Este es un camino para aquellos que buscan la verdad, no para aquellos que buscan consuelo y validación.



Cómo practicar el trabajo de sombras

Hay muchas técnicas y ejercicios para practicar el trabajo de sombras. En esta guía, exploraremos algunos para ayudarlo a comenzar.


Ayúdate con la meditación

Trate de entrar en un estado mental tranquilo y neutral. Es importante tratar de relajarse cuando se practica el trabajo de sombras. El estrés y las actitudes sentenciosas o críticas inhibirán el proceso. Así que intente incorporar una meditación (como la meditación zen) o una técnica de conciencia (como la atención plena) en todo lo que haga.


Comprende que tú no eres tus pensamientos. Es fundamental que te des cuenta de que no eres tu pensamiento para que el trabajo en la Sombra sea sanador y liberador. De esta manera verás claramente los aspectos de tu Sombra por lo que son y te darás cuenta de que al final no te definen: son simplemente fenómenos mentales en aumento y disminución.


Practica la autocompasión Es de fundamental importancia incorporar la compasión y la autoaceptación en la práctica del trabajo con la sombra. Sin mostrarte amor y comprensión, es fácil que la Sombra se vuelva contra ti y te haga sentir mal. Así que enfócate en generar amor por ti mismo: solo así podrás liberarte de toda vergüenza y abrazar tu humanidad. Toma nota de lo que encuentres Mantenga un diario personal en el que escribir o dibujar sus hallazgos. Registrar sus sueños, observaciones y análisis lo ayudará a aprender y crecer de manera más efectiva. También podrá realizar un seguimiento de su proceso y hacer enlaces importantes.


Presta atención a tus reacciones emocionales.

Aquello a lo que le das poder tiene poder sobre ti. Presta atención a cualquier cosa que te sorprenda, te moleste y te excite en secreto. En esencia, esta práctica se trata de descubrir qué has potenciado inconscientemente en tu vida, porque lo que valoramos, sea bueno o malo, dice mucho de nosotros.


La realidad es que aquello a lo que reaccionamos, o lo que nos enfada y angustia, revela información extremadamente importante sobre nosotros mismos. Prestar atención a sus reacciones emocionales puede ayudarlo a descubrir exactamente cómo sus lesiones graves lo afectan a diario.


Expresa tu Sombra artísticamente El arte es la forma más alta de autoexpresión y también es una excelente manera de permitir que tu Sombra se manifieste. Los psicólogos suelen utilizar el arte como método para ayudar a los pacientes a explorar su interior. Comienza por permitirte experimentar emociones oscuras. Elija un medio artístico que le atraiga (como pluma y lápiz, acuarela, pastel, pintura acrílica, escultura, etc.) y dibuje lo que siente. No es necesario considerarse un "artista" para beneficiarse de esta actividad. Ni siquiera necesita planificar lo que va a crear. Deja que tus manos hablen: cuanto más espontáneo sea el dibujo, mejor. La expresión artística puede revelar mucho sobre tu Sombra. Jung también fue famoso por usar mandalas en sus sesiones de terapia.


Iniciar un proyecto El acto de creación puede ser intensamente frustrante y puede dar vida a algunos de tus elementos más oscuros, como la impaciencia, la ira, la competitividad y la inseguridad. Al mismo tiempo, iniciar un proyecto también te permite experimentar sentimientos de plenitud y alegría. Si aún no tienes un proyecto personal en el que te estés embarcando (como construir algo, escribir un libro, componer música, dominar una nueva habilidad), encuentra algo que te gustaría comenzar a hacer. Al utilizar la conciencia y la exploración durante el proceso de creación, podrá recopilar información más profunda. Pregúntate constantemente: "¿Qué siento y por qué?" Tenga en cuenta las emociones fuertes que surgen durante el acto de la creación, tanto buenas como malas. ¡Probablemente te sorprenderá lo que encuentres!


Explora tus arquetipos de sombra

A veces, nuestra Sombra asume roles específicos, también llamados arquetipos. Hay decenas de ellos, pero a continuación enumeramos los más comunes con sus principales características:


1. La Sombra egoísta Arrogancia, egocentrismo, pomposidad, temeridad, narcisismo, orgullo excesivo. 2. La Sombra neurótica Paranoia, obsesión, suspicacia, comportamiento quisquilloso, exigente y compulsivo. 3. La sombra poco fiable Confidencialidad, impulsividad, frivolidad, irresponsabilidad, falta de fiabilidad. 4. La Sombra emocionalmente inestable Lunático, melodramático, impulsivo. 5. La sombra que controla Sospecha, celos, posesividad, intimidación. 6. La sombra cínica Negatividad, hipercrítica, condescendencia, mal genio. 7. La sombra colérica Crueldad, irascibilidad, litigios. 8. La sombra rígida Rigidez, intolerancia, racismo, sexismo, homofobia, intransigencia, inflexibilidad,

estrechez de miras. 9. La sombra casual Superficialidad, astucia, incoherencia. 10. La sombra fría Desapego emocional, indiferencia.


11. La sombra perversa

Masoquismo, obscenidad, sadismo, vulgaridad, lujuria.


12. La sombra cobarde

Pasividad, timidez, miedo.


13. La sombra inmadura

Infancia, infantilismo, ingenuidad.


Tenga en cuenta que esta lista de arquetipos de Sombra no es exhaustiva (hay muchos otros), pero puede usar este desglose para ayudarlo a explorar sus Sombras.



Participa en conversaciones internas con tu Sombra

También conocido como "diálogo interno" o, como lo llamó Carl Jung, "imaginación activa", una conversación con tu sombra es una forma simple pero efectiva de aprender algo. Hay mucho escepticismo hacia esta práctica: después de todo, se nos enseña que "solo los locos hablan por sí mismos". Pero el diálogo interno se usa regularmente en psicoterapia como una forma de ayudar a las personas a comunicarse con varias personalidades, y todos tenemos diferentes caras y lados de nuestro ego. Una forma sencilla de practicar el diálogo interior es sentarse en un lugar tranquilo, cerrar los ojos y sintonizarse con el momento presente. Entonces, piensa en una pregunta que te gustaría hacerle a tu Sombra y hazla en silencio en tu mente. Espere unos momentos y observe si "escucha" o "ve" una respuesta. Registra todo lo que surja y reflexiona. También es posible mantener una conversación con su Sombra. Solo asegúrate de tener la mente abierta. En otras palabras, no intentes controlar lo que se dice, deja que fluya con naturalidad. ¡Probablemente te sorprenderán las respuestas que recibirás!


Usa la técnica del espejo

Como hemos aprendido, la proyección es una técnica de la Sombra que nos ayuda a evitar lo que hemos repudiado. Sin embargo, no solo proyectamos los aspectos más profundos y oscuros de nosotros mismos en los demás, también proyectamos nuestros atributos positivos. Por ejemplo, una persona puede sentirse atraída por otra que muestra una fuerte autoestima, sin darse cuenta de que esta cualidad es con la que quiere reencontrarse dentro de sí misma.


La técnica del espejo es el proceso de descubrir nuestras proyecciones. Para practicarlo debemos tener un acercamiento consciente y honesto al mundo y estar preparados para reconocer lo que hemos repudiado. Ser radicalmente honestos con nosotros mismos puede ser difícil, por lo que requiere práctica.


Comience por examinar sus pensamientos y sentimientos acerca de las personas con las que entra en contacto. Presta atención a los momentos en los que estás involucrado emocionalmente y pregúntate "¿Estoy proyectando algo?"


Recuerda: también es posible proyectar nuestras cualidades sobre otra persona que realmente las posea. Los psicólogos a veces llaman a este proceso una proyección sobre la realidad. Por ejemplo, podríamos proyectar nuestra ira sobre otra persona que, de hecho, es una persona llena de ira. O podríamos proyectar nuestros celos sobre otro que esté verdaderamente celoso. Pregúntate siempre: "¿Qué es mío, qué es de ellos y qué es nuestro?" No todas las situaciones desencadenantes revelan una proyección, pero la mayoría de las veces lo hacen. También busque las cosas que ama de los demás y descubra proyecciones ocultas positivas. La técnica del espejo te ayudará a arrojar luz sobre las cualidades de la Sombra que has rechazado, suprimido, reprimido o negado.


No hay luz sin sombras y no hay plenitud psíquica sin imperfecciones. La vida no requiere perfección sino plenitud para su realización. Sin imperfección no hay progreso ni crecimiento. - Carl Jung

Conclusión Shadow Work es una poderosa herramienta que tenemos a nuestra disposición para reconocer, aceptar y sanar nuestra parte más oculta y vulnerable. Por difícil que sea, abrazar e integrar cada aspecto de nosotros mismos nos da una sensación de libertad sin igual y nos ayuda a ser mejores personas, tanto con nosotros mismos como con los demás.






4 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page