Que es el ego y como entender si eres victima de el


Cuando hablamos de Espiritualidad y del descubrimiento del “yo”, tendemos a subestimar algunos aspectos que a veces resultan incómodos, entre ellos la influencia del ego espiritual. Un camino espiritual es un proceso maravilloso lleno de satisfacciones personales, un camino de autoconocimiento, de lo que significa ser seres humanos tanto desde el punto de vista material (lo que traemos a este planeta), como desde el inmaterial (el propósito por el que estamos aquí). Cuando el ego toma el control y se cuela en nuestro camino, terminamos extraviándonos, identificándonos ya no con nosotros mismos y con nuestras frecuencias, sino directamente con el camino que estamos tomando. En definitiva, el ego espiritual es ese momento en el que perdemos el concepto de camino, ya no somos los individuos que emprendemos el camino, sino que nos identificamos como el camino mismo. Averigüemos por qué y cómo evitar toparse con este mecanismo.



Cómo identificar el ego espiritual

El ego espiritual o narcisismo espiritual no es fácil de identificar, ya que se camufla y confunde dentro de las sensaciones positivas que experimentamos, especialmente los primeros períodos en los que iniciamos las primeras prácticas de introspección, por ejemplo meditación, ejercicios de respiración, pero también puede fortalecerse asistiendo a retiros espirituales o cursos de crecimiento y superación personal. Inicialmente comienzas a sentir ese calor interior que reconforta y cura las carencias, y hasta ahora todo bien, pero luego, cuanto más estudias y más profundizas en los temas, más puede surgir este fenómeno.



El Ego Espiritual y el principiante

Uno de los primeros tipos de ego/narcisismo espiritual es el del principiante. Justo al comienzo del viaje, cuando empiezas a descubrir a los maestros de la espiritualidad moderna y contemporánea como Eckhart Tolle, Deepak Chopra u Osho, quienes te explican de forma más o menos sencilla los fundamentos de las Leyes Cuánticas del Universo y cómo para aplicarlos en la vida cotidiana, uno se siente extremadamente involucrado. Cuando pasas por esta etapa pierdes la concepción de la realidad, ignorando que solo se ha dado el primer paso del camino del crecimiento, cuando en realidad piensas que lo que nos ha llevado a ese punto es precisamente el hecho de que ya has entendido cómo funciona.



Las primeras campanadas de alarma y el juego del Ego

Las primeras sensaciones que tienes, cuando empiezas a desviar tu realidad y caes en el sutil juego del ego, son precisamente las de:

  • Superioridad hacia los demás;

  • Devaluación de las personas que nos rodean;

  • Sensación de haber llegado y no tener nada (o casi nada) que aprender;

  • Enriquecer su riqueza de conocimiento confiando solo en una sola fuente (como un gurú o una sola filosofía);

  • Presunción;

  • Fanatismo.