top of page

Que es el ego y como entender si eres victima de el


Cuando hablamos de Espiritualidad y del descubrimiento del “yo”, tendemos a subestimar algunos aspectos que a veces resultan incómodos, entre ellos la influencia del ego espiritual. Un camino espiritual es un proceso maravilloso lleno de satisfacciones personales, un camino de autoconocimiento, de lo que significa ser seres humanos tanto desde el punto de vista material (lo que traemos a este planeta), como desde el inmaterial (el propósito por el que estamos aquí). Cuando el ego toma el control y se cuela en nuestro camino, terminamos extraviándonos, identificándonos ya no con nosotros mismos y con nuestras frecuencias, sino directamente con el camino que estamos tomando. En definitiva, el ego espiritual es ese momento en el que perdemos el concepto de camino, ya no somos los individuos que emprendemos el camino, sino que nos identificamos como el camino mismo. Averigüemos por qué y cómo evitar toparse con este mecanismo.



Cómo identificar el ego espiritual

El ego espiritual o narcisismo espiritual no es fácil de identificar, ya que se camufla y confunde dentro de las sensaciones positivas que experimentamos, especialmente los primeros períodos en los que iniciamos las primeras prácticas de introspección, por ejemplo meditación, ejercicios de respiración, pero también puede fortalecerse asistiendo a retiros espirituales o cursos de crecimiento y superación personal. Inicialmente comienzas a sentir ese calor interior que reconforta y cura las carencias, y hasta ahora todo bien, pero luego, cuanto más estudias y más profundizas en los temas, más puede surgir este fenómeno.



El Ego Espiritual y el principiante

Uno de los primeros tipos de ego/narcisismo espiritual es el del principiante. Justo al comienzo del viaje, cuando empiezas a descubrir a los maestros de la espiritualidad moderna y contemporánea como Eckhart Tolle, Deepak Chopra u Osho, quienes te explican de forma más o menos sencilla los fundamentos de las Leyes Cuánticas del Universo y cómo para aplicarlos en la vida cotidiana, uno se siente extremadamente involucrado. Cuando pasas por esta etapa pierdes la concepción de la realidad, ignorando que solo se ha dado el primer paso del camino del crecimiento, cuando en realidad piensas que lo que nos ha llevado a ese punto es precisamente el hecho de que ya has entendido cómo funciona.



Las primeras campanadas de alarma y el juego del Ego

Las primeras sensaciones que tienes, cuando empiezas a desviar tu realidad y caes en el sutil juego del ego, son precisamente las de:

  • Superioridad hacia los demás;

  • Devaluación de las personas que nos rodean;

  • Sensación de haber llegado y no tener nada (o casi nada) que aprender;

  • Enriquecer su riqueza de conocimiento confiando solo en una sola fuente (como un gurú o una sola filosofía);

  • Presunción;

  • Fanatismo.


Cómo reconocer los signos y la realidad que estamos esquivando

Claramente todos estos síntomas no son percibidos por quienes los experimentan como una limitación a su crecimiento personal, sino más bien como un escudo o justificación. Los síntomas son de hecho un espejo de la realidad:


La superioridad se experimenta como prueba de que el propio camino evolutivo se está llevando a cabo con extremo éxito:

  • Percepción: "Estoy bien"

  • Realidad: Estás deslumbrado por una ilusión

La desvalorización de los demás nos aleja de aceptar a los demás y desarrolla el juicio, justificado por el hecho de que ya no formamos parte de un determinado grupo:

  • Percepción: "Sé más que los demás"

  • Realidad: Desconexión del ego, se sigue viviendo en dualismo.

La sensación de haber llegado o no tener nada más que aprender es exactamente lo contrario a la evolución:

  • Percepción: "Soy tan bueno que ya sé todo sobre el tema"

  • Realidad: No hay un "saberlo todo" somos estudiantes de por vida y no hay una meta.

Enriquecer el conocimiento en base a una sola fuente y presunción, nos lleva a no ser curiosos y limita nuestro potencial:

  • Percepción: Lo que sé es ley;

  • Realidad: Estoy limitando y auto saboteando mis oportunidades de crecimiento.

El fanatismo es una trampa y un escudo ocular que no solo nos aparta de lo que sentimos, sino que se impone con arrogancia, perjudicando también a quienes nos rodean:

  • Percepción: Solo la forma en que siento y veo la forma es correcta, todo lo demás está mal;

  • Realidad: no existe el bien y el mal, no existe el absolutismo, fijarnos en conceptos y filosofías de forma extrema nos llevará a cerrarnos a la vida.


3 Soluciones para no caer en la trampa del Ego Espiritual

  1. Date el tiempo adecuado

Seguramente cuando iniciamos ciertas prácticas y caminos de crecimiento personal y espiritual, nos invade un sentimiento que nos hace sentir invencibles y fuertes. Finalmente, muchas cosas que antes se dejaban al azar se empiezan a vivir con mayor conciencia, pero precisamente porque el impacto con el mundo espiritual es muy fuerte, debemos darnos tiempo para decantar la nueva información. Tener paciencia también es parte del camino, por lo que para no caer en la trampa del narcisismo espiritual, en lugar de tratar de explicar y convencer a nuestros allegados sobre nuestras prácticas y nuevos conocimientos, sería mucho más útil llevar un diario. donde podemos anotar pensamientos y evoluciones de nuestro propio crecimiento.


2. Toma conciencia de tu Ser

Tú eres Todo y el Todo eres tú. Tomar conciencia de esto inmediatamente vuelve a poner los pies en el suelo. 3. No enseñes, inspira Cada vez que sientas la necesidad de cambiar a alguien, vuelve a ti mismo. No tienes ni el poder ni el derecho de cambiar la vida o el destino de otras personas. Todo lo que puedes hacer es continuar alimentando tu conocimiento, agudizando tu sentimiento y dejando que tu luz se vea. Cuando la gente vea un cambio en ti, se preguntarán: "¿pero cómo lo hizo?" y será allí donde eventualmente podrás dar apoyo.


Lo que puede hacer inmediatamente después de leer este artículo: El consejo es que te hagas con un cuaderno o una agenda donde puedas anotar cada día sentimientos y reflexiones sobre tu vida y tu camino sin juzgarte ni tener expectativas de resultados. Monitorizar lo que estamos viviendo cada día es el primer paso para no perder el rumbo y centrarnos en el momento presente (Aquí y Ahora). Este trabajo de monitoreo puede parecer un poco aburrido a veces, pero es esencial. Al final de cada día, haga una pequeña lista de las cosas por las que está agradecido en su vida, esto ayuda a mantener alta la motivación y la positividad.


Recuerda…

Sea cual sea la experiencia que estés teniendo, sea cual sea la etapa de la vida en la que te encuentres, debes saber que nunca es demasiado tarde y que siempre es el día adecuado para empezar a brillar.



10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

תגובות


bottom of page