Tu verdadera naturaleza


"Conocerse a sí mismo es el principio de toda sabiduría.” Este famoso aforismo de Sócrates contiene el germen de una filosofía que tiene sus raíces en la antigua Grecia, pero que sigue siendo hoy más actual que nunca. En el altar del templo del dios Apolo, en Delfos, se encuentra la frase "gnōthi seautón" (conócete a ti mismo), que inspiró e influyó en la cultura humanística occidental durante los siglos venideros. Pero, ¿qué significa exactamente “conócete a ti mismo”? A menudo reflexiono sobre esta advertencia y recientemente una chica me envió un correo electrónico en el que me confiaba que no se conocía a sí misma en absoluto, lo que me inspiró a escribir mis impresiones sobre esta "disociación" que experimentan tantas personas. En este artículo intentaré resumir seis aspectos del Ser que he investigado en el transcurso de mi experiencia de vida que pueden ayudarte a comprender y explorar mejor tu identidad. A medida que avanza en su vida diaria, sin embarcarse en largos viajes o seminarios, tiene todo el poder para buscar dentro de sí mismo las respuestas que necesita. Pero primero, ¿por qué es tan importante conocernos a nosotros mismos?



La ventaja de conocer a uno mismo

Puede parecerte obvio, pero hay muchas buenas razones por las que podrías querer conocer tu verdadera naturaleza: Felicidad. Serás más feliz cuando puedas expresar quién eres realmente. Conocer a fondo tus deseos te facilita dar los pasos necesarios para hacerlos realidad.

Menos conflicto interior. Cuando sus acciones externas están en sintonía con sus sentimientos y valores internos, experimenta muchos menos conflictos.

Decisiones más simples. Cuando te conoces a ti mismo, puedes tomar mejores decisiones sobre todo, desde pequeñas decisiones (por ejemplo, ¿cuál será la próxima prenda que comprarás?) hasta las grandes decisiones (Quien será la pareja de tu vida?). Tiene pautas internas que puede aplicar a cualquier situación para resolver los diversos problemas de la vida.

Autocontrol. Cuando te conoces a ti mismo, entiendes lo que te motiva a resistir los malos hábitos y eres capaz de desarrollar mejores. Tienes la intuición necesaria para saber qué valores y metas activan tu fuerza de voluntad.

Resistencia a la presión social. Cuando se basa en sus valores y preferencias, es menos probable que diga "sí" cuando en realidad quiere decir "no".

Tolerancia y comprensión de los demás. Ser consciente de tus debilidades y dificultades puede ayudarte a ser más empático y a conectarte con los demás.

Vitalidad y placer. Ser quien realmente eres hace que tu experiencia de vida sea más rica y emocionante.

Ahora que está convencido de que vale la pena tener una mejor comprensión de sí mismo, aquí hay seis pasos que puede seguir para llegar allí.



Tus valores

Tus valores fundamentales son las guías internas que acompañan tu toma de decisiones y motivan tus metas de vida. La investigación científica muestra que solo pensar en tus valores o escribirlos hace que sea más probable que tomes acciones saludables que se alineen con tu identidad. No se trata de los valores universalmente aceptados de la sociedad (por ejemplo, no matar, no robar, etc.), sino de los suyos: para cada uno de nosotros son diferentes, pero todos los tenemos. Son nuestra brújula moral interna que nos ayuda a movernos por el mundo. ¿Quieres un ejemplo? Aquí están los míos:

  • Honestidad intelectual (siempre siendo transparente conmigo mismo y con los demás, diciendo lo que pienso aunque pueda doler)

  • Altruismo (ser capaz de dar ideas concretas y ayudar a otros para aumentar el nivel de bienestar y serenidad en el mundo)

  • Serenidad (tener derecho a vivir en un ambiente tranquilo y sereno, desde el entorno que me rodea hasta las personas que frecuento)

Si me encuentro con una persona que actúa en contra de estos valores, probablemente no me caerá bien, aunque objetivamente no haga nada "malo" o ilegal. Simplemente, son mis valores los que me dicen que no me llevaré bien fácilmente con este individuo. La meditación nos ayuda a reconocer nuestros valores fundamentales y a cultivarlos mejor, para que seamos personas más auténticas y más transparentes, especialmente con nosotros mismos, porque, por desgracia, a menudo somos a nosotros a quienes mentimos más. La motivación proporcionada por tus valores también puede mantenerte en marcha cuando estás cansado, como se muestra en muchos experimentos de psicología. Si quieres automotivarte para lograr tus objetivos, ¡conoce