¿Son buenas Vibraciones o son vibraciones de Dios?


Las antiguas tradiciones orientales y la ciencia moderna muestran cómo la vibración y el sonido son estructuras primordiales en la base del Universo

Hablar de sonido es aparentemente fácil, estamos tan acostumbrados a la idea. Estamos rodeados de sonidos y ruidos que marcan nuestra vida y además nuestro cuerpo los genera incesantemente. El latido del corazón, por ejemplo, es un sonido que siempre nos acompaña, al igual que el sonido de la respiración. Sin embargo, si queremos hablar de ello en términos científicos, la situación es muy compleja.


Un poco de física Todo parte del concepto de onda, porque el sonido es esencialmente la propagación de una onda, que a su vez es una perturbación del sistema que transfiere energía a través del espacio. Entonces es razonable decir que el sonido es un sistema de transporte de energía, de hecho se propaga en forma de ondas de presión en el aire. Cuando esta energía encuentra un medio que no sea el aire, se propaga de manera diferente, induciendo movimientos de oscilación en el sistema y se convierte en vibración. Según la vibración intrínseca del medio con el que entra en contacto la onda, podemos tener fenómenos de interferencia constructiva o destructiva, situaciones en las que se produce una amplificación o una reducción de la vibración y por tanto de la energía transmitida, respectivamente. Cuando hay interferencia constructiva y por tanto aumento de vibración, se dice que hay resonancia. Un fenómeno de resonancia generalmente provoca un aumento significativo en la amplitud de las oscilaciones, lo que corresponde a una acumulación significativa de energía dentro del sistema sometido a tensión.


Es importante precisar que solo el cuerpo con una frecuencia similar a la resonante aumenta su vibración, no los cuerpos con vibraciones diferentes. Por ejemplo, el cuerpo humano no vibra como una sola masa, sino que cada parte individual tiene su propia frecuencia de resonancia. Los experimentos de la disciplina científica llamada cimática resaltan clara y claramente el efecto de los sonidos y las vibraciones en la materia.


La cimática nos muestra que las ondas sonoras tienen un orden intrínseco que se manifiesta cuando, atravesando la materia, la disponen en formas ordenadas y estructuras geométricas de considerable complejidad. Por lo tanto, es importante considerar que este orden también se reproduce dentro de los organismos vivos. Ahora es una noción común incluso para la ciencia moderna que el orden y su complejidad intrínseca, ampliamente valorados por los sistemas de conocimiento tradicionales, son elementos cruciales para la salud de los seres vivos.


Los efectos del sonido en los sistemas biológicos. Los efectos y el valor terapéutico de las vibraciones sobre el cuerpo humano aplicadas a través de sonidos, golpes de objetos sobre el cuerpo, efectos visuales y colores se conocen desde la antigüedad. La medicina moderna ha comenzado recientemente a utilizar el sonido y las vibraciones en el campo terapéutico y sobre todo con fines de rehabilitación o con fines de diagnóstico.


En los últimos tiempos, las vibraciones de baja frecuencia han encontrado aplicaciones terapéuticas en el campo de la Terapia Vibroacústica (VAT) con interesantes resultados en diversas condiciones patológicas. Por otro lado, numerosos estudios experimentales demuestran los efectos de diversos tipos inducidos por el sonido y las vibraciones sobre los organismos biológicos en general y sobre los seres humanos en particular, aunque, inexplicablemente, no tienen un efecto terapéutico según la medicina convencional.


El uso del sonido no es solo una prerrogativa animal: de hecho, todos los seres vivos lo utilizan para comunicarse, adaptarse y evolucionar. De hecho, investigaciones recientes han demostrado que las plantas utilizan el sonido para comunicarse entre sí y para explorar el entorno. Monica Gagliano, bióloga evolutiva de la Universidad de Australia Occidental, ha demostrado que las plantas pueden usar ondas de sonido para detectar la presencia de agua a distancia y luego dirigir sus raíces en esa dirección.


El sonido como raíz del Universo Es intuitivo entender cómo la realidad está impregnada de vibraciones y sonidos, y la física moderna no solo confirma científicamente esta intuición sino que también dice que la realidad está intrínsecamente formada por vibraciones. Según la teoría de los Lazos, por ejemplo, es el estado vibratorio de un lazo lo que determina las propiedades de la materia. La Teoría de los Lazos asume que las fuerzas fundamentales de la naturaleza pueden ser consideradas como lazos vibratorios unidimensionales. Tienen un tamaño infinitamente pequeño, al nivel de la Constante de Planck (10-35 m), se propagan en el espacio e interactúan entre sí formando la red de la realidad. De hecho, a un nivel dimensional superior a la Constante de Planck aparecen como partículas normales, con masa, carga y otras propiedades que, sin embargo, están determinadas en el estado vibratorio de los Lazos. Según la Teoría de los Lazos, la materia es vibración.


Esta visión ya estaba presente e increíblemente clara en la antigüedad. De hecho, en todo sistema tradicional de conocimiento