top of page

¿Que te hace feliz?


La felicidad a menudo se considera uno de los objetivos principales de la vida, pero descubrir qué te hace feliz no siempre es fácil. La palabra felicidad puede significar muchas cosas. Puede venir en forma de experiencias únicas, como un largo paseo por la playa, o puede tener que ver con una visión más amplia de la vida, como encontrar satisfacción y comodidad en el trabajo. Hay muchas acciones y escenarios que se sabe que traen alegría a la mayoría de las personas, pero lo que te hace feliz es algo que solo tú puedes definir. La felicidad es un tema que siempre me ha fascinado y sobre el que he leído muchos estudios e investigaciones: en este artículo quiero compartir contigo algunos de los descubrimientos que he hecho sobre cómo definir nuestra felicidad y trabajar para cultivarla.



Que es exactamente

La felicidad es un estado psicológico y forma parte de lo que en psicología se conoce como afectividad positiva. Al ser muy similar a otras emociones, sus mecanismos internos son complejos y aún hoy son intensamente estudiados por la neurociencia. Como todas las demás emociones, la felicidad es un estado emocional provocado por sustancias químicas y hormonas que interactúan con células específicas en regiones específicas del cerebro. Pero para entender la felicidad no debemos limitarnos a conocer sus aspectos fisiológicos. En la época de los antiguos filósofos griegos, la teoría psicológica de la felicidad se componía de dos aspectos, a saber: Eudaimonia: bienestar basado en la funcionalidad y el propósito. Hedonia: el acto de perseguir el placer sobre el dolor. En su libro “El malestar de la civilización”, Sigmund Freud resume estos dos conceptos de felicidad y los define como ambivalentes: la felicidad, según Freud, tiene una meta positiva y otra negativa. Mientras que el primero quiere "la ausencia de dolor y tristeza", el otro quiere "la experiencia de fuertes sentimientos de placer". Son, de hecho, dos matices diferentes (y diferentes motivaciones) de la misma investigación. Esto nos ayuda a comprender cómo y en qué medida la felicidad es profundamente subjetiva.


Hedonia y hedonismo

La hedonia de los antiguos griegos es una tendencia a perseguir tanto como sea posible las cosas que nos dan alegría y evitar las cosas que causan dolor. Por otro lado, el hedonismo (término que deriva de hedonia) existe en diferentes formas y se considera un estilo de vida en el que una persona persigue el placer porque cree que es lo único que le da sentido a la vida.



La felicidad y el bienestar

El bienestar es otro concepto amplio, a menudo relacionado con lo que nos hace felices. Una vez una persona me preguntó: "¿Pero la felicidad y el bienestar no son lo mismo?" Desde mi punto de vista, la felicidad es ciertamente parte del bienestar, pero el bienestar es más como una escala de qué tan bien percibimos que va nuestra vida. Por ejemplo, tu vida puede ser excelente y tu bienestar muy alto, pero eso no significa necesariamente que te consideres feliz. El bienestar subjetivo es cómo califica su vida en función de varios factores, que incluyen felicidad, éxito, propósito de vida y sentimientos generales de esperanza y optimismo. Entonces, cabría preguntarse, ¿por qué estar bien no corresponde necesariamente a ser feliz? ¿Cuál es la pieza que falta para completar el rompecabezas?



¿Que nos lleva la felicidad?

Desde un punto de vista fisiológico, los químicos en tu cerebro son los que te hacen sentir los sentimientos de felicidad. Algunas hormonas responsables de este proceso son la dopamina, la oxitocina, la serotonina y las endorfinas. La dopamina, por ejemplo, se conoce como la hormona del bienestar porque desempeña un papel importante en el fomento de comportamientos repetidos que resultan en placer. Pero nuevamente, el placer es solo un aspecto de la felicidad. La oxitocina es otro químico asociado con la felicidad. Es comúnmente llamada la hormona del amor porque promueve sentimientos como el afecto y la empatía. El cortisol, aunque se considera negativamente como una hormona del estrés, está ahí para ayudar a controlar la ansiedad cuando su cuerpo enfrenta momentos o situaciones difíciles. Todas estas sustancias pueden afectar lo que te hace sentir feliz. Pero lo bonito es que, si químicamente podemos explicar qué causa la felicidad, no podemos inducirla artificialmente con un “cóctel” preparado a la perfección con estas hormonas. Para ti, la felicidad podría ser ese sentimiento de comodidad que sientes cuando estás con un ser querido, o podría ser el sentimiento de dicha y relajación que proviene de la ausencia de ansiedad.


4 secretos para aumentar tu felicidad La felicidad, como hemos visto, es profundamente personal. Puede provenir de una variedad de emociones, pensamientos y experiencias positivas, pero es único para todos nosotros. En mi opinión, este es precisamente el lado más fascinante de ser feliz: solo nosotros podemos saber que somos felices. Dado que lo que te hace feliz puede ser diferente de lo que hace feliz a otra persona, para lograr una mayor felicidad en tu vida puedes intentar aumentar lo que los psicólogos llaman afecto positivo. La afectividad positiva en psicología es la definición que se le da al espectro de emociones positivas (como la alegría, el optimismo y el entusiasmo) ya las expresiones de pensamiento que contribuyen a la forma en que interactúas con el mundo que te rodea. Aquí hay cuatro maneras de aumentarlo.



1. Crear y buscar entornos altruistas

El altruismo se define como la preocupación por los demás y sus necesidades. Muchas investigaciones sugieren que ayudar a otros a ser felices también te ayuda a sentirte feliz.


Los entornos en los que se estimula el altruismo pueden contribuir a altos niveles de satisfacción personal y aumentar las emociones positivas. Esto no significa que tengas que estar en un entorno donde los demás te den todo para ser feliz, pero sí sugiere que el apoyo y el cuidado de quienes te rodean son importantes para tus niveles de felicidad.


Por ejemplo, trabajar para un gerente comprensivo que lo ayude a asumir algunas de sus cargas laborales puede hacerlo más feliz que tener un gerente que no lleve un registro de su tiempo y lo sobrecargue.


2. Encuentra tu vocación Encontrar esa "misión" en la vida que te brinda satisfacción es uno de los mejores regalos que puedes darte a ti mismo. Al entrevistar a personas mayores, muchos investigadores descubrieron que tener un propósito suele ser lo más importante asociado con la vida y el trabajo, la felicidad y la longevidad. Y también el mayor remordimiento citado por quienes no han seguido su vocación o la han ignorado.


3. Redefina tu toma de decisiones

Las decisiones pueden ser estresantes, más aún cuando estás obsesionado con elegir la mejor opción. En un estudio de 2002 sobre la toma de decisiones, los investigadores evaluaron a las personas que buscaban la mejor opción frente a las que estaban satisfechas con la primera decisión que cumplía con sus criterios básicos. En general, el proceso de toma de decisiones del segundo grupo (que estaba "satisfecho") condujo a niveles más altos de felicidad, porque la perfección no era su objetivo y estaban agradecidos de poder recibir algo en línea con sus expectativas. Para tomar decisiones de manera más satisfactoria, puede comenzar escribiendo una lista de criterios que su vida debe cumplir y comprometerse a aceptar cualquier elección que cumpla con los criterios sin idealizar, sobreestimar o buscar la perfección (que, como todos sabemos, nunca existió).



4. Haz un gesto de cariño hacia tu amigo o mascota

La fidelidad de una mascota puede ser inigualable. Te aman incondicionalmente, y ese tipo de vínculo es un gran consuelo para toda la vida.


Lo mismo puede decirse de nuestros amigos más cercanos, aquellos con los que no tenemos miedo de ser nosotros mismos y no usamos máscaras. Puede brindarte una gran alegría hacer algo lindo e inesperado por ellos cuando hacen tanto por ti. En un estudio de mascotas de EE. UU. de 2021, las personas que gastaron $ 5 en su mascota informaron más felicidad de la que tendrían si gastaran ese dinero en sí mismas.


Y no necesariamente tienes que gastar dinero para hacer un gesto de cariño. Un paseo, un juego o una atención extra durante el día pueden significar mucho, ¡tanto para los amigos animales como para los humanos!


Los efectos de la felicidad Cuando estás feliz, estás experimentando lo opuesto a las emociones negativas, que son el sello distintivo de condiciones como la depresión y los trastornos de ansiedad. Un estudio realizado en 2021 sugiere que la felicidad es un factor protector en circunstancias que de otro modo serían opresivas, como el aislamiento social que todos hemos vivido en los últimos dos años. La felicidad también puede traducirse en la probabilidad de que tengas éxito en la vida. Esta investigación de 2005 sugiere que sí, el éxito hace felices a las personas, pero la relación entre el éxito y la felicidad parece ir en ambos sentidos: ser feliz puede llevarte a participar en ciertos comportamientos que conducen al éxito. En los adolescentes, según un estudio de 2015, la felicidad se relacionó con informes más bajos de síntomas psicopatológicos, por ejemplo:

  • obsesiones y compulsiones

  • depresión

  • ansiedad

  • hostilidad

  • paranoia

El estudio también vinculó la felicidad con menos problemas de comportamiento, como tendencias antisociales, impulsividad o aislamiento. Si bien la salud mental es un área donde los efectos de la felicidad parecen evidentes, tu salud física también puede beneficiarse de ella. Entre otros beneficios físicos, la investigación de 2019 sugiere que la felicidad podría predecir una mayor esperanza de vida en las personas mayores. La felicidad también podría disminuir la mortalidad de la población general.


Conclusión La felicidad es parte de la afectividad positiva y, a menudo, es un componente clave del bienestar subjetivo. Si bien los caminos fisiológicos hacia la felicidad tienen que ver con los químicos y la función cerebral, lo que te hace feliz puede tener raíces psicológicas mucho más profundas. El desinterés, el propósito de la vida y la forma en que afrontas las decisiones pueden influir en tu estado de felicidad, junto con los gestos que realizas para con tus seres queridos. Y es perfectamente normal no sentirse feliz todo el tiempo. Si la felicidad estuviera siempre al alcance de la mano, tal vez no tendría un valor tan profundo y auténtico. Se puede disfrutar del bienestar general, de la serenidad continua, sin vivir en un constante estado de felicidad. Pero, por favor, nunca dejéis de buscarlo: ¡os aseguro que merece la pena!



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page