top of page

PADMASANA la posición de la flor de loto


Hoy descubriremos todos los secretos y beneficios de la posición de loto, nombre con el que comúnmente nos referimos a Padmasana, la asana más conocida del mundo y la más utilizada para practicar la meditación zen. Hay cientos de formas y técnicas de meditación, pero cuando piensas en una persona meditando, no puedes evitar imaginarla en la clásica posición de loto. ¿Porque? La razón es muy simple: algunos elementos básicos de las posturas de meditación se utilizan en todo el mundo y en todas las culturas para calmar la mente y adaptar el cuerpo al proceso meditativo. La posición de loto, propia de la meditación zen, es la que resume y concentra de la forma más sencilla y esencial esta variedad de técnicas, lo que la hace perfecta para diversas prácticas, desde el yoga hasta la meditación, y es la razón de su gran difusión. En esta guía descubrimos su finalidad, sus orígenes y los pasos para llevarlo a cabo correctamente.



Sus orígenes

La posición de loto es una asana que tiene su origen en la antigua India. Su nombre original es Padmasana, que deriva de la combinación de las palabras sánscritas "padma" (loto) y "asana" (posición), y se debe a la semejanza simbólica con una flor de loto, asociada a la estabilidad física y espiritual. Sus principales características son las piernas cruzadas y cada pie colocado sobre el muslo opuesto, mientras que los brazos y las manos pueden asumir diferentes posiciones. El propósito de la posición del loto es la perfecta estabilidad del cuerpo y los beneficios físicos que se derivan de ella son muchos.


Particularmente:

  • Mejora la circulación en los órganos pélvicos.

  • Reduce la presión arterial y a la larga mejora la digestión.

  • Tonifica los músculos de la espalda y aumenta la flexibilidad de los de las piernas.

  • Shiva, el dios ascético del hinduismo, y Siddhartha Gautama (Buda), el fundador del budismo, casi siempre están representados en posición de loto.


La posición correcta

Es importante señalar que cuando asumas esta posición nunca debes sentir dolor, en ninguna etapa del ejercicio, ya que sería una clara señal de ejecución incorrecta o preparación inadecuada. Las rodillas son una parte muy delicada de nuestro cuerpo, por lo que no se deben estirar demasiado, ni subestimar su fase de flexión. Para aquellos que son principiantes, o no tienen una flexibilidad particular en los miembros inferiores, poder mantener Padmasana durante más de unos segundos en el primer intento y sin esfuerzo puede resultar muy agotador, por eso el enfoque que recomendamos a aquellos que que acabamos de empezar es ir paso a paso, comenzando con un correcto calentamiento de los miembros y las variaciones menos exigentes de la Padmasana, para luego llegar gradualmente a asumir la posición de loto completo con la preparación adecuada y sin ningún esfuerzo. Estos son los pasos a seguir para lograrlo:


La preparación Aquellos acostumbrados a sentarse en sillas o sillones pueden sentirse un poco intimidados por el concepto de sentarse en el suelo, a diferencia de los orientales, no fuimos educados en esta práctica desde una edad temprana y nuestras caderas se han adaptado a las sillas. Por eso, antes de practicar la posición del loto, te aconsejamos que te hagas con un cojín de meditación que te apoye. Los hay de varias formas y colores, y si pretendes practicar yoga o meditación constantemente, es una inversión absolutamente recomendable para tu bienestar físico y para la salud de músculos y huesos. También puedes usar una almohada de tu cama o sofá, pero ten mucho cuidado de ajustarla correctamente para que soporte tu peso sin causarte dolor. Finalmente, asumir la posición de loto requiere mucha atención a las articulaciones de la rodilla y el tobillo, así que prepáralas masajeándolas suavemente durante un par de minutos. La ejecución


  1. Siéntate en el suelo, sobre una colchoneta en Dandasana, es decir, manteniendo la espalda recta, con las piernas extendidas hacia delante y los brazos a los lados;

  2. Para relajar la articulación del hombro, en la posición en la que te encuentras, inhala y, después de contener la respiración por un rato, exhala lentamente. Ahora estás listo para el siguiente paso.

  3. Con la mano izquierda, agarre el pie derecho y llévelo lentamente hacia el muslo izquierdo, hasta que descanse sobre él. Luego tome su pie izquierdo con su mano derecha y llévelo a su muslo derecho. Sea muy delicado en esta fase, y si siente el más mínimo dolor, comience a calentar nuevamente las articulaciones hasta que estén listas. El último truco, para completar la postura, se refiere a la posición de las manos.

  4. Asumiendo la posición más común, llamada Jnana-Mudra, lleva tu muñeca derecha a tu rodilla derecha y tu muñeca izquierda a tu rodilla izquierda. Las palmas estarán mirando hacia arriba, mientras que el índice y el pulgar se tocan formando un pequeño anillo. Los otros tres dedos deben estar estirados hacia el suelo.

Los practicantes de yoga más experimentados pueden mantener esta posición hasta tres horas consecutivas, pero 10 minutos serán más que suficientes para comenzar. Recuerda siempre dejar de hacer ejercicio en cuanto sientas dolor, y aumentar poco a poco el tiempo que aguantas la posición día tras día. Variaciones de la posición del loto Si no te apetece empezar de inmediato con la posición de loto completo, no te preocupes: existen otras asanas que son variaciones mucho más sencillas de realizar para prepararte de la mejor manera.

Aquí están a continuación:



  • Sukhasana o posición simple: consiste en cruzar las piernas por debajo de la rodilla contraria.

  • Bhadrasana o postura del trono: piernas dobladas con las plantas de los pies juntas y las manos apoyadas sobre los dedos de los pies para formar un tornillo de banco que mantiene los pies juntos.

  • Guptasana o posición de esconderse: consiste en cruzar las piernas con los talones superpuestos y las plantas de los pies vueltas hacia arriba, como para ocultar los genitales.

  • Muktasana o posición de libertad: consiste en cruzar las piernas con los talones superpuestos.

  • Siddhasana o posición perfecta: consiste en cruzar las piernas con los pies superpuestos por delante del perineo.

  • Svastikasana o pose de la suerte: consiste en cruzar las piernas con los pies colocados detrás de la rodilla de la pierna opuesta.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page