top of page

KINTSUGI: LA FILOSOFIA JAPONESA QUE NOS ENSEÑA LA RESILIENCIA


La palabra "kintsugi" se escribe con el kanji 金 継 ぎ, que significa respectivamente "oro" (金) y "fijo" (継 ぎ). Literalmente podemos traducirlo como "arreglar con oro" o incluso "parche dorado". A veces, especialmente en Occidente, también puedes encontrarte con el nombre de Kintsukuroi, escrito con el kanji 金 繕 い y traducido como "oro" y "reparador" (繕 い), por lo tanto, "reparador que usa oro". Este arte es mucho más antiguo de lo que uno podría pensar: las primeras técnicas de reparación rudimentarias de la cerámica japonesa se remontan al período Jomon, una era muy grande que se extiende desde el año 10.000 a. hasta el 400 a.C. Precisamente durante este período y precisamente en Japón se encuentran los hallazgos de la cerámica más antigua del mundo, ahora guardada en museos de Tokio.


Como forma de arte, comenzó a evolucionar en el siglo XV, durante el período Muromachi (1336 - 1573): una leyenda dice que el Shogun (el título militar más alto posible) Ashikaga Yoshimasa, luego de que se rompiera su taza de té favorita, encargó a los artesanos repararlo para que siguiera siendo utilizable y digno de su cargo. Para tener éxito en la empresa, los artesanos utilizaron laca natural mezclada con polvo de oro, obteniendo un resultado sorprendente desde el punto de vista artístico y artesanal (además de funcional). El éxito de esta nueva forma de artesanía se consolidó muy rápidamente entre los cortesanos y coleccionistas de la época: eran numerosas las piezas de porcelana que se rompían voluntariamente para que fueran reparadas con la técnica Kintsugi, elevando su valor económico y artístico.


Cada objeto reparado con esta técnica, de hecho, se convierte en único. Nunca será posible romper dos piezas idénticas. El resultado final, después de ser ajustado, será siempre una obra de arte única en el mundo.


Técnicas Las técnicas de Kintsugi se pueden resumir de una forma muy simplista, agrupándolas en tres categorías:

  • Hibi (ひび) o “crack”, donde se reparan grietas simples.

  • Kake no Kintsugi Rei (欠 け の 金 継 ぎ 例), o “ejemplo de reparación dorada (de la pieza que falta)”, en el que se hace a medida la pieza que falta, realizada íntegramente en laca y oro.

  • Yobitsugi (呼び継ぎ) o "invitación a arreglar/unir", donde se utiliza una pieza de otra porcelana muy parecida, pero no la original.


Aspecto filosófico

El atractivo de esta técnica de reparación va más allá de la belleza del material precioso utilizado, ya sea oro, plata o platino. De hecho, el Kintsugi tiene un fuerte valor filosófico, tanto para los artesanos que realizan la reparación, como para los que ayudan en el proceso o reciben el objeto reparado. Reparar es una forma de terapia psicológica muy poderosa, ya que trasladamos un posible evento negativo de nuestra vida al objeto roto. Una vez arreglado, será como si fuéramos capaces de arreglar una pequeña parte de lo que sufrimos de lo negativo. Kintsugi a menudo se asocia con la resiliencia, la capacidad de levantarse siempre después de una caída. Haciendo una simple comparación, podemos pensar nuestra vida como una taza de té hecha a mano: cada uno es único en el mundo, ya que cada artesano tiene una mano única. Por similares que sean dos piezas, nunca serán completamente idénticas.


Sin embargo, nuestra vida no es estática como la de una copa: nos movemos, vivimos, amamos, odiamos, sufrimos y nos levantamos. Cada una de estas acciones puede revitalizar la fuerza de nuestra copa o puede romperla, más o menos severamente. Podemos sufrir heridas físicas pero también (y sobre todo) emocionales. Cada uno nos afecta de forma más o menos profunda, dejando huellas que en ocasiones nos acompañan a lo largo de nuestra vida.



La importancia de las cicatrices

A pesar de todo lo que nos pueda pasar, nos volvemos a levantar y seguimos viviendo. Así que elegimos "reparar" estas heridas, o dejar que el tiempo las sane por nosotros. Cada vez que una herida se cierra deja una cicatriz. El significado espiritual de Kintsugi radica precisamente en este aspecto: no debemos ocultar las heridas que tenemos ni avergonzarnos de ellas, porque si las “reparamos” de la manera correcta, es superando el trauma que nos dejaron y aprendiendo de él. , se convertirán en medallas, trofeos que celebran las batallas que sobrevivimos. Cómo sanar de esta herida depende de nosotros: si dejamos que se asiente pasivamente, continuando sufriendo el dolor causado, entonces tendremos una reparación rudimentaria (como las del período Jomon), pero si en cambio sabemos cómo llegar. de nuevo, aunque sea lentamente, pero con el orgullo de haber logrado superar el problema, entonces el trabajo será en efecto una reparación dorada digna del Shogun. Cada herida que llevamos nos dice quiénes somos, de dónde venimos, lo que hemos soportado hasta la fecha y cómo salimos de ello. Será nuestro personalísimo arte Kintsugi, una brillante cicatriz dorada cerrada a la perfección.


Belleza en la impermanencia Una visión perteneciente al Budismo Zen se llama Wabi-sabi y hunde sus principios en Kintsugi: esta visión realza la belleza de la imperfección y lo efímero, es decir, “nada es eterno”. Por lo tanto, a pesar de la inevitabilidad de todas las cosas, hay una profunda belleza en su impermanencia, en el hecho de que no permanecerán como son para siempre. En el objeto reparado, esta belleza efímera se realza a medida que se recompone de una manera siempre nueva y cada vez más bella. Este es el arte japonés de aceptar el daño: no podemos borrar lo que ha sido, el llanto no hará que nuestra taza de té vuelva a ser como antes. Sin embargo, si juntamos las piezas y nos arremangamos, podremos repararlo y hacerlo aún más hermoso de lo que era antes: pero esto nunca será posible si no aceptamos primero lo que era.


Conclusión

Todo depende de nosotros y de cómo decidimos enfrentar los problemas de la vida y convertirlos en oportunidades de crecimiento. Desde las mayores tragedias hasta la más insignificante bagatela, tenemos el extraordinario poder de levantarnos más fuertes que antes. En japonés hay una palabra muy adecuada para este concepto que, sin embargo, no tiene una traducción precisa en italiano: shouganai (し ょ う が な い). Puede usarse de varias maneras, pero el significado que nos interesa es el de aceptar algo que, por cansador o aburrido que sea, no podemos evitar. Una vez más, aceptar el “daño” como lo que es, solucionarlo de la mejor manera posible y sobre todo, acogerlo como una preciosa lección de vida que hará aún más preciosas nuestras grietas.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page