top of page

Como amar tu cuerpo


La relación con nuestro cuerpo no siempre es fácil de gestionar. Aquí hay algunos consejos prácticos sobre cómo empezar a mejorarlo. Tal vez desearías que tu cuerpo se viera diferente. Tal vez simplemente evitas mirarte en el espejo y no piensas en ello. O tal vez incluso has llegado a odiar tu cuerpo.


Aprender a amar tu cuerpo no es tan simple como a veces puede parecer el movimiento de "positividad a toda costa", pero es muy importante en un viaje de crecimiento personal y espiritual. Pasar de odiar tu cuerpo a una actitud más positiva requerirá tiempo y un esfuerzo consciente. En este artículo te ofrecemos algunos consejos prácticos para iniciar este camino.


Comprende la importancia de tu cuerpo Reconocer que se quiere cambiar la relación con nuestro cuerpo ya es el 50% del trabajo. El primer paso para transformar cómo te sientes con respecto a tu cuerpo es comprometerte con el cambio. Debes reconocer que tienes una relación negativa con tu cuerpo y que quieres tener una relación positiva y saludable. Incluso decirte a ti mismo “Quiero tener una relación positiva con mi cuerpo” puede ser de gran ayuda. El cuerpo es lo que nos sostiene, nos arraiga a la tierra, nos permite vivir. No en vano, si nuestro primer chakra (vinculado precisamente a las necesidades primarias del cuerpo) no está completamente nutrido, las consecuencias también afectan a todos los demás chakras. El cuerpo es a todos los efectos nuestra columna vertebral y como tal debemos respetarlo, nutrirlo y honrarlo.


Deja ir la creencia de que verte de cierta manera te hará más feliz Pregúntate esto: ¿Por qué quieres verte diferente de lo que eres? Lo más probable es que quieras complacer a los demás y creas que cierto tipo de apariencia física te hará sentir más amado y aceptado. Desde pequeños nos venden la idea de que mirar de cierta manera nos traerá aprobación, cariño, amor, respeto, valor, etc. Pero todo está fuertemente influenciado por las empresas y las tácticas de marketing cada vez más apremiantes que nos llevan a querer lo que no tenemos. Antes de que puedas aprender a amar tu cuerpo, debes dejar de lado la idea de que serías más feliz y más realizado si te vieras diferente. La vida humana implica tanto belleza como sufrimiento para todos. Cuanto más interiorices este concepto, menos apegada estarás a cumplir con ciertas normas de belleza convencionales, porque te darás cuenta de que nunca te darán lo que deseas. La paz y la felicidad deben venir de adentro. Piense, por ejemplo, en modelos, actores y cantantes convencionalmente hermosos que sufren de depresión o adicciones graves. Ser bella no es un pase a la felicidad. Esto no significa que la discriminación contra las personas que no cumplen con los estándares canónicos de belleza no sea real. Desafortunadamente, la apariencia física realmente influye en cómo nos trata la gente. Pero sacrificar nuestro bienestar para satisfacer los ideales imposibles del resto del mundo no te ayudará a sentirte mejor contigo mismo. ¿Es tu cuerpo el problema o son los ideales de belleza el problema? En lugar de seguir tratando de encajar en un sistema que te hace luchar contra tu propio cuerpo, piensa en lo que sucedería si adoptaras una nueva forma de pensar que te hiciera sentir perfecto exactamente como eres. Intenta repetirte esto a ti mismo: “Merezco ser amado y aceptado en este cuerpo, tal como es ahora. Ya no gastaré mi tiempo con personas o mensajes que me digan lo contrario".


Deja de juzgar el cuerpo de otras personas Para aprender a amar tu cuerpo, debes dejar de juzgar a otras personas por el suyo. Cuando criticas el cuerpo de otra persona, estás enviando el mensaje, tanto a ellos como a ti mismo, de que los cuerpos son una medida del valor de alguien. Cada persona en el mundo merece ser amada y aceptada en su cuerpo.


Conoce tu cuerpo

Para amar tu cuerpo, primero debes conocerlo. El cuerpo es a menudo la expresión física de las emociones, y esto no tiene nada que ver con su apariencia o edad.


Una vez que esté familiarizado con su lenguaje corporal, podrá saber lo que él está tratando de decirle. Disminuir la velocidad para escuchar los mensajes de su cuerpo es cómo desarrolla la compasión, que es un tipo de amor muy importante.


Hay tantas maneras de llegar a conocer su cuerpo en un nivel más profundo. Podría considerar probar una forma de ejercicio o movimiento que requiera mucho control corporal: danza del vientre, levantamiento de pesas o yoga.


Haz algo que haga que tu cuerpo se sienta bien todos los días Acostúmbrese a hacer algo agradable para su cuerpo todos los días. Puede ser algo tan simple como reservar unos minutos para darte un masaje en las manos o regalarte un par de calcetines más suaves y cómodos. Hazte una mascarilla facial refrescante o maquíllate sin más motivo que el de sentirte bien. Recomendamos una almohadilla para los ojos o nuestra máscara balsámica para una maravillosa experiencia sensorial. Se trata de entrenar tu cerebro para asociar tu cuerpo con sentimientos positivos. Adquiera el hábito de inundar su cuerpo con amor y con el tiempo comenzará a sentirse como un proceso natural e instintivo.


Haz ejercicio para sentirte bien, no para castigarte Cuando se trata de hacer ejercicio, ya sea una simple caminata o una sesión de ejercicios en el gimnasio, trata de enmarcarlo como una actividad que te hace feliz y te hace sentir bien. Haga ejercicio de una manera que le brinde alegría y hágalo para celebrar nuestros cuerpos, no para castigarlos o tratar de cambiarlos. El ejercicio es una forma natural de aumentar la energía, reducir el estrés y mantener nuestro cuerpo saludable. Pero cuando consideramos el ejercicio como una herramienta para adelgazar o moldear el cuerpo, lo convertimos en algo doloroso que no nos aporta ningún tipo de satisfacción.


Viste tu cuerpo con cariño

A veces, cuando nos sentimos inseguros acerca de nuestro cuerpo, consciente o inconscientemente usamos ropa diseñada para cubrir la mayor cantidad posible de "áreas problemáticas" de nuestro cuerpo o atraer la menor cantidad de atención.


Esto refuerza la vergüenza y la negatividad que asociamos con el cuerpo. Viste tu cuerpo como si fuera una obra de arte. Sea intencional, cuidadoso y expresivo en lo que elige usar.


Cuando vestimos nuestro cuerpo con ropa que realmente amamos, lo tratamos como algo que merece atención y amor. Enviamos el mensaje, a los demás ya nosotros mismos, de que el nuestro es un cuerpo amado.


Combate la fobia a la grasa

¿Cuáles son tus sentimientos acerca de ser gordo? Si tienes un miedo profundo a la grasa corporal o crees que hay algo de malo en estar gordo, estás lidiando con lo que se conoce como gordofobia.


La gordofobia es el miedo o el odio a la grasa. Es similar a la homofobia (el miedo o el odio a las personas homosexuales), excepto que el objetivo son las personas gordas.


Pregúntate esto: ¿Qué hay de malo en estar gordo? Por supuesto, tener sobrepeso está fuertemente relacionado con muchos problemas de salud importantes. También lo es el estrés. Pero no vemos a menudo que la gente tenga una reacción tan fuerte a la idea de estar estresada como a la idea de estar gorda.


Además, las personas estresadas no son discriminadas en el lugar de trabajo ni maltratadas por sus médicos de la misma manera que las personas gordas. Este es el producto de la fobia a las grasas.


Cancelar la fobia a la grasa internalizada no es un camino simple ni lineal. Puede comenzar reconociendo este sentimiento, incluso si es difícil de aceptar. Después de eso, puedes tratar de tener más compasión por ti mismo (si crees que estás gordo) y por las personas con sobrepeso u obesas en general.


Al igual que alguien que está estresado, no es necesario culpar a estas personas. Al contrario, la aceptación les ayuda enormemente en su camino.



Trabaja con el espejo Aprender a amar tu cuerpo no sucederá de la noche a la mañana. Pequeños rituales diarios son la clave para avanzar en este viaje y entrenar poco a poco tu mente para dejar de ser tan crítico con tu cuerpo. Un excelente hábito es la práctica de afirmaciones positivas hechas frente a un espejo: tómate un momento cada mañana para mirar todo tu cuerpo y decirle algo amable. También es posible que desee identificar las partes de su cuerpo en las que no le gusta enfocar sus afirmaciones positivas y tratar de verlas bajo otra luz. Es importante, sin embargo, no forzar el amor si aún no es el momento. Puede ser demasiado radical o casi imposible para ti en esta etapa de tu evolución. Comience a elogiar las partes de su cuerpo que le gustan y avance lentamente hacia las partes que no le gustan en este momento.


Si la positividad no funciona para ti, elige neutral

Si tienes una relación muy difícil con tu cuerpo y saltar directamente a pensamientos positivos se siente poco auténtico, está bien. Puedes intentar cambiar a pensamientos neutrales sobre tu cuerpo.


Por ejemplo, si tu pensamiento ahora es "mi barriga es horrible", no es creíble decirte a ti mismo que tu barriga se ve bien. Pero puedes practicar el pensamiento “esto es un vientre humano” cada vez que lo mires o cada vez que tu cerebro comience a quejarse.


Cuanto más practiques este tipo de pensamientos neutrales, más fáciles y naturales se vuelven. Para las personas que no aprecian la positividad corporal, la neutralidad corporal puede ser sorprendentemente liberadora.


Conclusión

Aprender a amar nuestro cuerpo requiere tiempo y paciencia, pero es un camino que realmente vale la pena recorrer y que nos lleva a una mayor serenidad y aceptación, hacia nosotros mismos y hacia los demás.


Quiero dejarlos con una cita del libro Pleasure Activism de Adrienne Maree Brown:

“Sé que mi cuerpo nunca podría ser inapropiado. Si camino desnudo todo el tiempo, o uso una abertura para mostrar mis muslos, o dejo que mi vientre cuelgue suave y bajo, está bien. […] Tengo ciclos en mi cuerpo que reflejan los ciclos del día y la noche, las estaciones, la luna y las mareas. Mi cuerpo es un milagro maravilloso”.
 

La Triphala es una mezcla de 3 frutos que se usan para desintoxicar el cuerpo y el control del peso





21 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page