Como manejar las personas toxicas 

cattiveria-gratuita.jpg.webp

Cómo reconocer a las personas dañinas

Cómo combatir la maldad gratuita

Es innegable que existe el mal en este mundo, así como es innegable que existe el bien. La diferencia es que muchas veces el mal se comete sin ningún esfuerzo, mientras que para hacer el bien se necesita corazón, arte, esfuerzo. El mal se propaga como la pólvora, mientras que el bien a menudo, aparentemente, ni siquiera se nota.

 

Precisamente por estas razones, la malicia gratuita es un problema al que cada uno de nosotros nos hemos enfrentado al menos una vez en la vida: las vibraciones negativas que casi siempre nos llegan de las personas enojadas y frustradas con las que tratamos todos los días se quedan en nosotros y nos contagian como un virus, haciéndonos a su vez estresados ​​y negativos. Estas personas suelen ser obedientes, pero llenas de envidia y odio hacia los demás.

Difícilmente alguien que te contradiga o te señale cosas de ti que pueden no gustarte tramará en tu contra: quien tiene el coraje de apoyarte y compartir su punto de vista contigo, quizás haciéndote críticas constructivas, suele ser una persona franca y leal, que quizás no piense como tú, pero que merece respeto por su honestidad intelectual.

 

Las personas positivas, las que realmente lo son, no las que solo te hacen creerlo, no necesitan aprovechar la maldad y los medios turbios para obtener lo que quieren. Por eso, reconocer la maldad en las personas y saber distinguirla de la crítica constructiva es un paso importante para neutralizarla. Si te enfrentas a un camino de meditación, sin duda estás sacando lo más profundo de ti, estás aprendiendo a escuchar las señales que te envía tu instinto. Y esto es exactamente en lo que debe confiar para capturar inmediatamente el comportamiento y la actitud de alguien.

Pondré un ejemplo que puede aclarar mejor el concepto: una persona se te presenta por primera vez y tus ojos se detienen en su apariencia, tus oídos escuchan la voz, las palabras que se dicen, el nombre, etc. pero si prestas atención notarás que algo en ti inmediatamente te hace "sentir" si te gusta o no quien estás frente a ti. Es un sentimiento que tienes solo en los primeros momentos, puramente instintivo, luego te distraes del cerebro, de la lógica, del razonamiento, de las historias, pero es de fundamental importancia aprender a captar esta alerta y atesorarla. Tu instinto es la parte más primigenia de ti, esa que ya no sabes reconocer y que está asfixiada por los dictados sociales, pero que siempre te advierte de los peligros, quieras o no. A veces lo escuchamos inconscientemente y hacemos algo que no habíamos planeado racionalmente hacer, pero la mayoría de las veces cancelamos lo que nos sale naturalmente por el sentido del deber que requiere otra solución.

Y una vez más me baso en episodios vividos en primera persona para que entendáis mejor de lo que os hablo. Hace años inicié un nuevo trabajo bastante desconocido para mí, al que me acerqué con la debida humildad de un neófito. Me presentaron a varias personas, y cuando le di la mano a "esa" colega sentí el escalofrío de maldad que se esparcía de su figura, y espontáneamente me dije en mi corazón "cuidado con ella". Pasaron unos seis meses y, contrario a esa primera impresión, esta persona siempre me trató con amabilidad y respeto, así que me relajé y pensé que estaba equivocada. Pero el instinto nunca miente: en un momento en que yo era particularmente frágil, ella desató su maldad gratuita de un solo golpe para perjudicarme a los ojos de mis jefes de manera drástica y definitiva. Lo que me salvó fue sólo mi sinceridad y mi claridad.

Con esto no quiero decirte que hay que etiquetar o catalogar a las personas en el primer encuentro, ni quiero hacerte pensar que nadie puede cambiar con el paso del tiempo, pero ten en cuenta que si algo en una persona que no te convence (y quizás no sepas ni te explique de qué se trata) es una señal que no debes ignorar. Escucha tus sentimientos y no los ahogues bajo el peso de la racionalidad. Sea siempre cortés y servicial, pero esté alerta y atento a las alarmas, sin exponer su parte más débil. Útil pero receptivo.

Si tuviera que darte una fórmula para neutralizar a las personas malvadas y dañinas, simplemente podría decirte: "siempre sé tú mismo, hasta el final". Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo: ¿cómo no ser contagiados e influenciados por el mal gratuito que se derrama sobre nosotros todos los días? El arma secreta que te puede llevar por el buen camino es el diálogo: habla, explica de forma tranquila y sincera, no lo dejes pasar. También, y sobre todo, afronta las conversaciones que te asustan. Saca a relucir todos los eventos que te han lastimado y señala las razones por las que te sientes mortificado y herido. Lucha contra las personas dañinas con tu positividad.

 

No siempre te creerán, no siempre obtendrás satisfacción o beneficio de tu sinceridad, pero habrás logrado un gran objetivo: estarás en paz contigo mismo. Al no acumular negatividad dentro de ti, sino darle una salida muy inmediata, no solo aprenderás cuánto diálogo puede ser terapéutico para tu equilibrio mental, sino que en ocasiones podrás revertir situaciones desfavorables gracias a tu transparencia emocional. El diálogo sincero te da una luz, una seguridad, una fuerza que son irrefutables.

Sé lo que estás pensando: en realidad, los malos siguen con sus planes elaborados, mientras que los correctos, los buenos, se quedan mirando con un nudo en la garganta, y para ser honesto, casi nunca da resultado. No me atrevo a contradecirte, es tan frecuente y en todas partes, pero estás tomando un camino difícil por una razón específica: limpiarte de negatividad. Esta es una misión que cambiará toda tu esfera emocional y tu visión de la vida, por lo que vale la pena intentarlo.

 

Si no te apetece empezar de inmediato con el diálogo, te dejo otros dos consejos para que empieces a depurar tu mente ya mismo:

Amabilidad: las personas dañinas tienen como objetivo golpearte en tus puntos débiles con la intención expresa de lastimarte. Mostrarte enojado, triste o mal dispuesto hacia ellos solo los satisfará y duplicará la cantidad de maldad que te arrojan. En su lugar, responde con amabilidad y una sonrisa incluso a sus comentarios más mordaces: los dejarás boquiabiertos. Al principio no entenderán los motivos de tu reacción, lo interpretarán como un desafío e intentarán aumentar la dosis. No te rindas. Prepara algunas frases amables adecuadas a cada situación, o simplemente sonríe espontáneamente y sigue adelante, cambiando de tema con soltura para no darle demasiada importancia a lo que acaban de decir.

Confidencialidad: aquellos que quieren difundir malicia gratuita a menudo tienden a hablar a espaldas de los demás utilizando información personal que les han confiado. Siempre sé vago sobre tu vida privada y los detalles profundos de lo que te importa y, al mismo tiempo, nunca los molestes cuando empiecen a chismear sobre otra persona. Si se trata de que te pidan tu opinión, responde que no piensas nada al respecto o que no tienes suficientes elementos para juzgar a la persona de la que están hablando.

Y en cualquier caso, recuerda nunca devolver fuego con fuego. Volverse picante y malo a su vez para "vengarse" solo conducirá a efectos desastrosos que también lo afectarán a usted (recuerde siempre la ley de la atracción). Nuestra mente tiene una necesidad absoluta de encontrar la paz, y sólo dominando la negatividad (y no alimentándola) podremos afrontar la vida con la actitud correcta, seguros de nosotros mismos y de nuestras creencias.