Que es el Mala

mala-cose.jpg.webp

Japa Mala

La importancia del numero 108

Orígenes e historia 

Como está echo un Mala

Materiales

Como se utiliza

Como escoger un mala

La palabra mālā (occidentalizado “mala”) proviene del sánscrito y literalmente significa corona o guirnalda.

 

En el idioma sánscrito el sustantivo es femenino, pero en español, para mayor comodidad y fluidez, también se puede usar en masculino (el mala).

 

La traducción del término nos hace comprender de inmediato su forma y su uso: es un collar compuesto por 108 granos o piedras (más una piedra final y una borla) que se lleva alrededor del cuello a modo de guirnalda (o se envuelve alrededor de la muñeca) se utiliza durante la meditación como una herramienta para contar mantras.

 

Mala también se llama japa mala, en virtud de que se utiliza para practicar la meditación japa o incluso ajapa japa, una forma de meditación trascendental que consiste en repetir un mantra durante un número determinado de veces, muy a menudo este número es 108. , una figura que tiene un valor sagrado en muchas tradiciones espirituales orientales.

Como se acaba de mencionar, el número de granos en un mala, o 108, no es aleatorio. Este número se considera particularmente significativo en el hinduismo, el budismo y la tradición yóguica. Esta es una figura que se repite en muchos aspectos culturales, religiosos y espirituales de los pueblos de Asia Central y Oriental. Aquí hay unos ejemplos:

  • Significado de la existencia: renombrados matemáticos de la cultura védica consideraban el 108 como el número de la totalidad de la existencia.

  • Astronómicamente, hay 27 constelaciones en nuestra galaxia y cada una tiene 4 direcciones. 27 x 4 = 108. En otras palabras, el número 108 cubre toda la galaxia.

  • Astronomía: la distancia entre la Tierra y el Sol es 108 veces el diámetro del Sol. La distancia entre la Tierra y la Luna es 108 veces el diámetro de la Luna. El diámetro del Sol es 108 veces el diámetro de la Tierra.

  • Nadis y chakras: hay 108 nadis en nuestro cuerpo que convergen para formar el chakra del corazón. Uno de estos, sushumna, conduce al chakra de la coronilla y se dice que es el camino hacia la autorrealización.

  • Meditación: se cree que hay 108 tipos diferentes de meditación. Budismo: en el budismo, se dice que hay 108 deseos terrenales en los mortales, 108 mentiras dichas por humanos y 108 engaños humanos.

  • Alfabeto: el alfabeto sánscrito tiene 54 letras. Cada letra tiene una energía masculina (Shiva) y femenina (Shakti). 54 X 2 = 108

El número 108 también se puede separar para analizar individualmente los números que lo componen: 1: bindu, el punto de partida de la creación. 0: sunyata, el vacío, el estado que nos libera del ciclo infinito de las reencarnaciones. 8: ananta, el símbolo del infinito.

Los malas son instrumentos originarios de la India y datan del siglo VIII a.C. Sin embargo, su uso se extendió ampliamente en Asia Central y Oriental, siendo pronto adoptado por las religiones hindú y budista y dando lugar a diferentes tipos de mala.

 

Incluso el rosario cristiano, que ciertamente nos es más familiar, es una especie de mala. Hacia el siglo VIII a. los antiguos videntes de la India comenzaron a utilizar los granos como ayuda en la meditación y las oraciones.

 

Con la práctica de la autoconciencia y el deseo de buscar un conocimiento superior, los granos con el tiempo se conocieron como "perlas de oración" o "perlas de mala". Un texto del siglo IV a.C. conocido como Mokugenji Sutra cuenta la historia de un rey llamado Haruri que buscó las enseñanzas de Siddhartha Gautama para aprender cómo la sabiduría del budismo podía compartirse con su pueblo. Según el Sutra, el Buda respondió:

 

​"Rey, si quieres eliminar los deseos terrenales y acabar con el sufrimiento, crea un hilo circular de 108 granos hecho con las semillas del árbol Mokugenji. Llévalo siempre contigo. Recita "Namu Buddha - Namu Dharma - Namu Sangha". Cuente una con cada repetición".

El mantra sánscrito mencionado en este Sutra se puede traducir como "devoción al despertar (o iluminación), devoción a la forma correcta de vida, devoción a la comunidad (o a todos los seres)". Fue del Mokugenji Sutra que se originó la costumbre de hacer sonar 108 granos en un mala.

Los malas consisten en: 108 granos: los granos son las perlas que componen el collar mala y tradicionalmente se anudan a mano uno a uno, para que el collar sea especialmente resistente.

 

  • El diámetro de los granos es variable, pero suele estar entre 6 y 8 milímetros.

  • Una piedra meru: La piedra meru, o gurú, es la piedra más grande del mala, colocada en su extremo inferior, y no está incluida en la cuenta de los 108 mantras. El propósito de la piedra meru es indicarle al practicante que la cuenta ha terminado. Simboliza la relación entre alumno y gurú y debe ser respetada - de hecho, tradicionalmente nunca se pasa por encima del meru, sino que se utiliza para girar el mala y empezar de nuevo la cuenta (lo veremos en el apartado de cómo utilizar el mala).

  • Una borla: La borla es el manojo de hilos que se encuentran en la parte inferior de la mala, generalmente debajo de la piedra meru. Su longitud es variable. Cada hilo de la borla representa nuestra conexión con lo divino y con el universo.

    La marca de un mala hecho a mano es un simple nudo hecho a mano entre cada cuenta. Anudar a mano no solo fortalece el mala, sino que también proporciona la cantidad perfecta de espacio entre los granos.

También según la tradición, se utilizan granos de sándalo, rudraksha (semillas de una planta muy extendida en varias partes de Asia) o semillas de tulsi (una variedad de albahaca cultivada como planta sagrada en la India) para crear mala. Obviamente estos materiales están muy ligados al contexto geográfico y cultural en el que nacieron los malas.

En Occidente podemos utilizar cualquier piedra preciosa que tenga propiedades energéticas (por ejemplo, el cuarzo rosa o la amatista). Los cristales son perfectos para malas, ya que enriquecen aún más el objeto con los numerosos beneficios de la cristaloterapia. El hilo de mala puede ser de cualquier material, siempre que sea resistente al nudo y al desgaste.

Antes de usar un mala, debemos considerar que es un objeto sagrado, diseñado para acompañarnos en nuestro camino espiritual y para convertirse en parte integral de nuestro ego.

 

En los países asiáticos, los malas se usan con orgullo y, a menudo, se transmiten de generación en generación. Al ser objetos únicos y personales, son vistos como un signo de continuidad y transmiten conocimiento y energía.

 

Su uso en la meditación se parece en todos los aspectos al de un rosario cristiano, pero hay algunas precauciones importantes a tener en cuenta. Estos son todos los pasos necesarios para usar un mala:

  1. Sostenga su mala con una mano.

  2. Deja que se deslice sobre tus dedos para que puedas moverlo con facilidad. Coloque dos dedos alrededor de la primera piedra (uno de los dos al lado del meru). Si deseas seguir la tradición espiritual, toma las cuentas con el pulgar y el dedo medio, ya que en algunas tradiciones religiosas el índice se considera el dedo del ego.

  3. Antes de comenzar, inhala y exhala profundamente.

  4. Mueva sus dedos a la siguiente piedra, inhalando y exhalando una vez por cada piedra y repitiendo su mantra mientras exhala.

  5. Cuando llegues a la piedra meru puedes terminar la meditación o, si deseas hacer otro ciclo, girar el mala agarrando el meru con dos dedos y comenzar de nuevo en la dirección opuesta hasta llegar nuevamente al meru. No pase sobre el meru en la misma dirección, pero siempre gire el mala para cambiar de dirección.

 

Un mantra es una frase, palabra o sonido que puedes usar para enfocar tu conciencia durante la meditación trascendental o japa. "Om" es el más común, pero hay muchos otros.

 

También puede crear su propio mantra, ya sea tranquilizador o tranquilizador para usted. Por ejemplo, tu mantra podría ser "Estoy tranquilo", "Estoy a salvo" o "Soy amado". El mantra que repites también puede variar dependiendo de tu situación actual. Puede susurrar, cantar, decir en voz alta o simplemente mentalmente, el modo que más le convenga y le haga sentir mejor.

Hay tantos tipos de mala que muchas veces es difícil orientarse eligiendo el que más nos conviene. Aquí hay algunos consejos:

  • Déjate guiar por tus instintos: muy a menudo es el mala el que nos elige y no al revés. A nivel inconsciente siempre sabemos qué energías necesitamos y si nos sentimos atraídos por una determinada enfermedad muchas veces es señal de que es la indicada para nosotros, quizás por los cristales que la componen y su energía con la que interactúa. nuestro.

  • Elija piedras asociadas con sus chakras más débiles o aquellas que necesitan más atención. De esta forma influirás positivamente en tu bienestar psicofísico.

  • Considere el tamaño de los granos y su superficie: ¿prefiere granos más pequeños o más grandes? En el primer caso, elige mala con granos de 6 mm, en el segundo elige los de 8 mm. ¿Prefieres que la superficie sea más lisa, más rugosa o una mezcla? En el primer caso prefieres los malas hechos con cristales, en el segundo los hechos con rudraksha - si no tienes preferencias, los mixtos (creados con semillas y cristales) son un compromiso perfecto.

  • Cuidado con las malas no artesanales.

Conclusión
Los malas son instrumentos fascinantes con una historia milenaria. No solo ayudan a nuestra meditación facilitando el conteo de mantras, sino que se convierten en auténticos amuletos para llevar siempre con nosotros, llevándolos puestos y creando un maravilloso intercambio de energía gracias a las propiedades de las piedras que los componen.

 

El mala se convierte así en una extensión de nuestro ego, un objeto sólo nuestro al que atribuimos un valor y una energía especiales. Tener uno enriquece nuestra práctica, nos ayuda en nuestro camino de crecimiento espiritual y nos permite tener un objeto maravilloso y fascinante con nosotros.

shiva-shakti.jpg.webp
storia-mala-770x289.jpg.webp
anatomia-mala.jpg.webp
nodi-mala.jpg.webp
usare-mala.jpg.webp
mano-mala.jpg.webp