Prevención de trastornos oculares y de la vista.


Ayurveda recomienda, además de la implementación de un estilo de vida adecuado, acciones sencillas encaminadas a la prevención de trastornos oculares y de la visión. De hecho, es importante prestar siempre atención a los ojos y no solo cuando tenemos un problema, porque evidentemente en ese momento ya es demasiado tarde. Por ejemplo, nunca pensamos que las horas dedicadas a ver la televisión puedan tener un efecto tan negativo en la fisiología del ojo, especialmente si la pantalla está demasiado cerca. Otro elemento importante es la intensidad de la luz, hay que evitar leer o trabajar en condiciones de luz inadecuadas, ya sea con una intensidad excesiva o insuficiente. Así como es perjudicial mirar fijamente a objetos lejanos o a plena luz o en un entorno con gran capacidad de reflejo como el mar o la nieve.


En última instancia, cualquier exposición a agentes extremos, así como comportamientos y hábitos irregulares, son perjudiciales para los ojos y la función visual. También hay que recordar que uno de los mayores enemigos de los ojos es la falta de sueño así como la tendencia a quedarse despierto hasta tarde, o dormir de todos modos durante el día y en horarios irregulares. Otras conductas nocivas para la vista son el tabaquismo y la supresión de urgencias fisiológicas como defecar, orinar, dormir, llorar, etc. En este sentido, Ayurveda presta extrema atención a los posibles efectos nocivos para la salud que se derivan de dicha supresión.



Dinacharya


Una de las herramientas más importantes que ofrece el Ayurveda para la prevención es la dinacharya o rutina de higiene diaria, o una serie de acciones a realizar por la mañana y por la noche para mantener la salud y prepararse para el día. En relación a los ojos, Ayurveda recomienda lo siguiente: Todas las mañanas al despertar, llénate la boca de agua durante unos segundos, manteniendo los ojos cerrados. Escupe y repite 2-3 veces. Enjuague los ojos y la cara con agua fría o ligeramente tibia de 10 a 15 veces, rociando el agua recolectada en las manos ahuecadas directamente a poca distancia de los ojos. Repita nuevamente por la noche cuando regrese a casa. Es muy importante nunca usar agua caliente o helada en los ojos. Por lo tanto, deben evitarse los cambios bruscos de temperatura.


Practicar los ejercicios para fortalecer los músculos oculares es muy importante!