PEQUEÑA GUÍA DE CONCIENCIACIÓN MEDIOAMBIENTAL: CÓMO HACER TU RUTINA MÁS ECO




Imagina tener que ir a una entrevista de trabajo. Te levantas por la mañana, tomas un nutritivo desayuno, una buena ducha, te preparas con cremas, maquillajes y perfumes, te pones el mejor vestido que tienes -recién salido de la lavadora- y te subes a tu auto para llegar a la reunión lugar. ¿Te encuentras en esta dinámica? Llegas, estacionas tu auto, caminas hasta la oficina de recursos humanos y te encuentras cara a cara con el responsable. Esta persona le hará varias preguntas. Preguntas sobre tus estudios, experiencia laboral previa y, si no tienes la suerte de conocer a un gerente particularmente caprichoso e imaginativo, estarás sujeto a la clásica serie de preguntas como:

  • “Dime tres virtudes y tres defectos que la caractericen”

  • "¿Porqué quieres este trabajo?"

  • "¿Que sabes de nuestra compañía?"

  • "¿Por qué deberíamos emplearte?" ...

  • "¿Donde te ves en diez anos?"

Bingo. Es precisamente a esta pregunta a la que quería llegar.

¿Dónde te vez en diez años?

La verdad, te voy a ser sincera, en diez años me aterra no verme por ningún lado. O mejor dicho, me veo, pero en un lugar sin aire limpio, sin insectos ni vida microscópica, carente de áreas verdes y, aunque encontrara alguna, me la imagino sumergida en basura y plástico.



Simplemente no puedo imaginar un lugar diferente. Estamos demasiado ocupados con nuestras vidas ocupadas para pensar en las consecuencias de nuestras elecciones y tenemos la costumbre de seguir resignándonos a la idea de que "solo nunca llegarás a nada", "solo no puedes hacerlo". ¡Pero no! Estas son todas las justificaciones. Es en las pequeñas acciones diarias que se hace la diferencia. Y cuando nuestros amigos y seres queridos notan la gran dinámica de cambio positivo en nosotros, solo pueden apoyarnos, seguirnos y expandir el eco de esta revolución positiva.


Si, por ejemplo, volvemos a la dinámica de una posible preparación para una entrevista, tenemos varias opciones:

  • ¿Qué como para el desayuno?

  • ¿Cuánto tiempo me quedo en la ducha?

  • ¿Qué uso para lavarme?

  • ¿Y para maquillarse?

  • ¿Qué usé para lavar mi ropa?

  • ¿Se necesitaba un coche para moverse?


Hay algunos gestos que ahora realizamos automáticamente, pero es posible realizar un cambio consciente en esta dinámica que puede tener un menor impacto en el medio ambiente. Mi objetivo en este artículo es precisamente comenzar a escribir una mini guía para probar y seguir, para asegurarte de que eres la chispa del fuego de la innovación.


Un día más ecológico

Levantarse por la mañana En la dinámica de un día típico, todos nos despertamos (generalmente en el último minuto), nos levantamos y desayunamos. Una excelente manera de comenzar el día con un enfoque diferente y una mente despejada es levantarse unos diez minutos antes de lo habitual, darse tiempo para despertar el cuerpo y la mente suavemente, tal vez meditando sentado o haciendo ejercicios suaves de estiramiento. - y luego dedicarse a un desayuno sentado y consciente de los alimentos que estamos a punto de ingerir.