top of page

Meditación Taoista


La meditación taoísta es una de las técnicas de meditación más antiguas del mundo y tiene sus raíces en la antigua China. Es una meditación sin técnica real ni nociones construida: en el taoísmo, de hecho, la naturaleza misma de nuestra existencia es una meditación total del cosmos.


Siempre la he considerado una de las meditaciones más sencillas y esenciales, pero al mismo tiempo una de las más difíciles de entender. De hecho, no hay posturas particulares o instrucciones específicas a seguir: cada momento, cada instante de existencia es meditación. Cualquier momento de nuestra vida se considera perfecto y completo: los pensamientos, las emociones y las acciones son maravillosas manifestaciones de una expresión de nuestra verdadera naturaleza.


Podemos compararlo con las sensaciones de un hombre que despierta de un largo coma: el mero hecho de estar vivo es un regalo inconmensurable e incluso el dolor punzante de una aguja se vive con una alegría y un agradecimiento incomparables. Descubramos en detalle cuáles son los orígenes y los principios clave de esta mediación china para llegar a comprender completamente el significado.



Que es el taoísmo

El taoísmo o taoísmo es una filosofía y religión china cuyo fin principal es lograr un estilo de vida en armonía con la naturaleza o el Tao, que es el principio del que todo se origina. Para muchas personas, un aspecto confuso del taoísmo es su propia definición. De hecho, casi todas las religiones principales enseñan una filosofía y un dogma para mostrar a sus seguidores el camino hacia la paz, por ejemplo, mediante la oración o el sacrificio. La filosofía taoísta, en cambio, toma una dirección opuesta y comienza por profesar una verdad:

El Tao es indefinible

De hecho, cada individuo puede descubrir el Tao en sus propios términos, y cada uno de nosotros puede tener una definición diferente de él. Enseñanza como esta puede ser muy difícil de entender en una sociedad donde la mayoría de la gente quiere definiciones muy concretas en sus vidas. La forma absolutamente más fácil de empezar a asimilar la definición de taoísmo es empezar por uno mismo. Aquí tienes tres sencillos pasos para hacerlo:

  1. No se concentre demasiado en el significado del Tao: "su" definición surgirá naturalmente con el tiempo.

  2. Entiende que el taoísmo es mucho más que una filosofía o una religión. Debe entenderse como un sistema de creencias, actitudes y prácticas encaminadas a redescubrir la verdadera naturaleza de cada uno de nosotros.

  3. El camino para comprender el taoísmo se trata simplemente de aceptarte a ti mismo, vivir tu vida y descubrir quién eres. Tu naturaleza es increíblemente cambiante y, al mismo tiempo, siempre permanece igual. No intentes resolver las diversas contradicciones de la vida, sino aprende a hacer de la aceptación una parte fundamental de ti.


Yin y Yang

Uno de los pilares del taoísmo es el famoso dualismo entre Yin y Yang, que constituye la naturaleza misma del Tao. El fundador del taoísmo Lao Tzu (o Laozi) identificó la existencia de una forma de energía, llamada Qi 气 (pronunciado "Chi"), que fluye a través del cosmos e impregna todo ser vivo.


La energía Qi se propaga en nuestro cuerpo a través de los meridianos, canales imaginarios que cruzan la línea de nuestros chakras, y se divide en dos entidades opuestas y complementarias, Yin y Yang. Si la energía Qi se estanca y no puede fluir libremente, o si Yin y Yang no están equilibrados, es muy fácil sufrir enfermedades psicológicas y físicas.


De la doctrina Yin y Yang también nacieron diversas disciplinas y filosofías orientales, como el feng shui y la macrobiótica, que aplicaron el principio de las energías opuestas y complementarias a diferentes áreas de nuestra vida cotidiana.


Meditación Taoísta: Principios y Filosofía La meditación taoísta está totalmente enfocada en el crecimiento de nuestra energía interior y se basa en el principio de la no intervención, es decir, observar lo que nos rodea sin realizar ninguna acción, simplemente contemplando la perfección del cosmos y aceptando el flujo natural de los acontecimientos. Las principales características de la meditación taoísta son, de hecho, la generación, transformación y circulación de la energía Qi dentro de nosotros. El propósito es calmar el cuerpo y la mente, unificar la materia con el espíritu, encontrar la paz interior y armonizar con el Tao. Para lograr este resultado, la meditación taoísta utiliza diferentes técnicas y disciplinas. Vamos a explorarlos en detalle.



Tecnicas de meditación taoista

Hay varios tipos de meditación taoísta, que generalmente se clasifican en tres categorías principales por conveniencia: intuición, concentración y visualización. A diferencia de otras formas de meditación, cuyo objetivo final es calmar la mente, la meditación taoísta busca establecer un estado de estasis en el que la energía Qi pueda fluir libremente y sin obstáculos. Los maestros taoístas han creado varias formas de meditación en movimiento, como el tai chi, que te permiten moverte en un estado meditativo lento y fluido que, a su vez, permite que la energía Qi de tu cuerpo se extienda. Tai chi es a menudo llamado "quietud en movimiento", precisamente porque el flujo interior de energía representa la curación del espíritu. En esta disciplina también se valora nuestra profunda conexión con lo eterno. Cuanto más experimentemos esta conexión durante la meditación, más fácilmente este sentido de pertenencia se convertirá en parte de nuestra vida diaria.


Desde la energía del Qi al Tao

Todas las técnicas de meditación taoísta tienen como objetivo mejorar la calidad de nuestra energía Qi y nuestro espíritu, en Chino Shen. Este cambio se desarrolla en muchos niveles: psicológico, emocional y espiritual. También está conectado con el proceso interno de transformar nuestro jing, o la energía fundamental inherente a nosotros, en energía Qi, que luego se transforma en pura energía espiritual o shen, y finalmente en Tao. Es un proceso lento, que requiere de muchos años de práctica para completarlo, pero el camino se pone en marcha con muchos beneficios que nos enriquecen día tras día, practicar en el hacerlo es un proceso gratificante de crecimiento personal continuo. En las técnicas de meditación taoísta si dice que “Qi sigue a Yi”, se dice que la energía Qi sigue a la mente. Es un hecho antiguo y bien conocido que podemos llevar la energía del Tao a la intimidación de nuestro cuerpo detrás de nuestra mente. También hay una rama relativamente nueva de la medicina occidental llamada psiconeuroinmunología que aplica el mismo principio. Por ejemplo, invita a los pacientes con cáncer a enviar pequeños caballeros blancos o criaturas fantásticas creadas a partir de sus mentes para robar o devorar las células cancerosas que se esparcen por sus corazones, lo que ayuda mucho al proceso de curación.


Ru Jing y Cun Si Ru Jing y Cun Si son las dos fases “prácticas” por excelencia de la meditación taoísta. La práctica de Ru Jing, también llamada “ayuno de la mente”, es una meditación puramente contemplativa, que no implica concentración sino solo silencio y escucha, para entrar en contacto directo con la realidad sin que los pensamientos perturben el orden natural de las cosas. Aunque el concepto pueda parecer simplista, contemplar el mundo en absoluto silencio vaciando la mente no es nada sencillo y requiere mucha práctica. El objetivo del ru jing es permitir que la energía Qi fluya más libremente sin ser perturbada ni obstruida. El Cun Si es en cambio una técnica enfocada en la visualización de imágenes creadas intencionalmente por nuestra mente, con el fin de estimular nuestro cuerpo para combatir el estrés y las enfermedades a través de la imaginación, combatiendo la energía negativa y transformando el "ensueño" en una verdadera terapia.



Qigong (Chi kung)

Qigong (chi kung o chi gung) es una palabra china que significa “cultivo de la energía vital” y es un ejercicio cuerpo-mente que tiene sus raíces en la medicina tradicional china, cuyo fin es mejorar la salud y promover la meditación y fundamentar casi todas las sus técnicas sobre el ejercicio de Zhan Zhuang, meditación de pie.


A menudo se usa para entrenar a los artistas marciales y permitirles disciplinar la mente y el cuerpo. Por lo general, implica un movimiento corporal lento y una respiración regulada. Tradicionalmente se ha practicado y enseñado en secreto en las tradiciones budista, taoísta y confuciana china.


En el siglo XX, el movimiento Qigong incorporó y popularizó la meditación taoísta y emplea principalmente ejercicios corporales, pero también promueve la circulación de energía de forma pseudoalquímica.


Tai Chi (Taijiquan)

Tai Chi (taijiquan, derivado de taiji) significa supremacía, carácter absoluto, singularidad y es un arte marcial chino centenario que desciende del qigong. Según algunos documentos, el tai chi se remonta a hace 2.500 años. Es una serie de movimientos corporales lentos y meditativos originalmente diseñados para la autodefensa y para promover la paz interior y la calma.


Según el historiador de tai chi Marvin Smalheiser, algunos maestros de tai chi son famosos por ser capaces de arrojar al suelo a un atacante sin esfuerzo sin que los espectadores puedan explicar cómo ocurrió la acción.


El tai chi se basa principalmente en la energía interna y los movimientos físicos casi imperceptibles, reflejados en la noción de que "cuatro onzas pueden superar las mil libras". En este alto nivel de habilidad, un defensor puede usar una pequeña cantidad de energía para neutralizar una fuerza externa mucho mayor.


Meditación del Vacío (Zuowang) Consiste en sentarse en silencio y vaciar la mente de todo contenido (pensamientos, sentimientos, etc.), casi olvidándose de todo, para experimentar la quietud y el vacío interior. En este estado, la fuerza vital y el espíritu se reúnen y reponen. Es muy similar a la disciplina de Confucio de "ayuno de mente y corazón" y se considera un estado natural de estasis. Todos los pensamientos y sentimientos son simplemente pensados ​​para surgir y morir por sí mismos, sin necesidad de comprometerse o dar lugar a ninguno de ellos. Si resulta demasiado difícil y "poco interesante", se instruye al estudiante en otros tipos de meditación, como la visualización o el Qigong.


Meditación Respiratoria (Zhuanqi)

Esta técnica consiste en centrarse en la respiración, o "unir mente y Qi". El objetivo final es "concentrar el aliento vital hasta que sea supremamente suave". A veces esto se logra simplemente observando en silencio la respiración (similar a la meditación de atención plena en el budismo), mientras que en otras tradiciones se deben seguir ciertos patrones de exhalación e inhalación (un tipo de Qigong, similar al Pranayama en Yoga).


Visión Interior (Neiguan)

Es una técnica de visualización que mira dentro del cuerpo y la mente, incluidos los órganos, nuestras "deidades internas", los movimientos de la energía Qi y los mecanismos del pensamiento. Es un proceso de conocer la sabiduría de la naturaleza en tu cuerpo. Hay instrucciones particulares para seguir esta práctica y se necesita un buen libro o maestro.


Alquimia interior (Neidan)

Es una práctica transformacional compleja y esotérica que utiliza visualización, ejercicios de respiración, movimiento y concentración. Algunos ejercicios de Qigong son formas simplificadas de prácticas de alquimia interior. La mayoría de estas meditaciones se realizan sentado, con las piernas cruzadas en el suelo y la espalda recta. Los ojos se mantienen entreabiertos y la mirada se fija en la punta de la nariz.

El maestro Liu Sichuan subraya que, aunque no sea fácil, lo ideal es practicar la meditación taoísta “uniendo la respiración y la mente”; para aquellos que encuentran esta ejecución demasiado difícil, recomienda centrarse en la parte inferior del abdomen (dantian).


Ejercicio de meditación

Si es posible, haz esta meditación con los ojos abiertos. Muchas personas descubren que cerrar los ojos ayuda a excluir distracciones extrañas del mundo exterior. Sin embargo, el peligro es que, al hacerlo, puede caer en la tentación de ir demasiado lejos o incluso quedarse dormido. La meditación taoísta no implica entrar en trance o quedarse dormido, sino que, por el contrario, es una forma de interacción dinámica entre nuestro mundo interior y exterior. Si mantener los ojos abiertos le hace perder la concentración, intente entrecerrar los ojos para desenfocar un poco su entorno. Preparación Siéntese en una posición cómoda, en un cojín o silla. Relájate por completo, desde la coronilla hasta los dedos de los pies. Olvida que estás practicando la meditación taoísta. Siente cómo se relaja cada parte de tu cuerpo mientras mueves lentamente tu atención hacia la parte superior de tu cabeza, luego deja que se desplace hacia tu cara, cuello, hombros, pecho, brazos, manos, dedos y, finalmente, las piernas y los pies.


Meditación

  1. Respira lenta y profundamente por la nariz. La punta de la lengua debe descansar sobre el paladar, que es la parte superior de la boca. Mientras inhalas, imagínate a ti mismo inhalando una luz brillante y curativa. Deja que llene todo tu cuerpo, penetrando profundamente en tu psique, fluyendo hacia todas las áreas oscuras y doloridas de tu cuerpo y mente.

  2. Mientras exhalas, imagina que todo el dolor, la enfermedad y el estrés están siendo expulsados ​​de tu cuerpo, como un humo oscuro o una niebla.

  3. Imagina ver esta niebla disolviéndose lentamente en el aire.

  4. Mantén tu estado de meditación y continúa con una respiración lenta y profunda. Deja que el cuerpo se llene de la luz sanadora liberándote de todo dolor y cansancio. Siga haciendo esto durante diez a veinte minutos, o más si siente la necesidad de hacerlo.

  5. Cuando sienta que ha concluido la meditación, frótese las palmas de las manos treinta y seis veces y luego frótese la cabeza con las manos (primero hacia arriba y luego hacia abajo) al menos tres veces. Ahora puedes volver a tu vida, renovado y relajado.

Puedes realizar esta meditación taoísta siempre que sientas la necesidad de recargar o desintoxicar tu mente y cuerpo. Si lo practicas durante la noche, asegúrate de frotarte las manos en el abdomen cuando termines en lugar de en la cabeza, de lo contrario podrías tener problemas para conciliar el sueño.


Conclusión Las personas más conectadas con su cuerpo y con la naturaleza, así como las que practican artes marciales, pueden apreciar especialmente la meditación taoísta y su filosofía. Es una técnica de meditación que busca profundamente en nuestro interior y está íntimamente ligada al conocimiento de nuestras energías vitales y del mundo que nos rodea.


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Σχόλια


bottom of page