top of page

Los 4 objetivos universales del ayurveda


Según la filosofía védica, la vida humana tiene cuatro metas o propósitos de vida a alcanzar, los cuales son los siguientes: 1. Dharma - Justicia 2. Artha - Adquisición de riqueza por medios apropiados y su uso correcto 3. Kama - El cumplimiento de los deseos nobles 4. Moksha - Liberación o meta final


El Dharma es el primer objetivo que debe perseguirse en la vida. “Dharma” es una palabra sánscrita, se deriva de su raíz Dhri que significa “mantener”, “adoptar”, “salvaguardar” y significa “aquello que es digno de ser defendido o practicado”, por lo que es un amplio término que cubre toda una gama de valores (no tiene una equivalencia exacta en el idioma italiano, puede acercarse a lo que entendemos como "rectitud", pero tiene un significado mucho más amplio). Los diez principios fundamentales del Dharma son:

1. Tolerancia: es la cualidad de permanecer tranquilo y sereno en todas las circunstancias; 2. Control mental: es la capacidad de ejercer un control total sobre la mente, que siempre está inquieta y cambiante; 3. Kshama (perdón): es la virtud de quienes son física y moralmente fuertes; 4. No robes: no debes robar ni sustraer o adquirir algo que pertenezca a otros, sin pagar su precio y sin el permiso del legítimo dueño; 5. Shauch (Limpieza): es la capacidad de saber mantener limpio y puro el cuerpo, la mente y el ambiente en que se vive; 6. Sabiduría: Todos deben buscar siempre adquirir sabiduría a través del estudio y la experiencia propia; 7. Control de los sentidos: cada uno debe mantener su sentido (de acción y conocimiento) bajo control y saber dominarlo; 8. Conocimiento: Uno debe adquirir conocimiento del dominio físico y espiritual de todas las fuentes posibles; 9. Verdad: la capacidad de ejercer la verdad en pensamiento, palabra y obra; 10. No te enojes: uno debe tratar de mantener la calma y el equilibrio incluso frente a la provocación.



Artha (riqueza o adquisición de riqueza) es el segundo objetivo de la vida humana.

Artha debe basarse en el Dharma y de ahí vienen sus principios:


1. El conocimiento, tanto material como espiritual, es la mayor riqueza. El conocimiento material se refiere a nuestra vida, necesidades y actividades mundanas y puede adquirirse a través de una educación adecuada, actividades intelectuales, experiencias diarias, etc. El conocimiento espiritual se refiere al espíritu, a "Tat" (Eso) ya la vida interior; es muy difícil de adquirir y conduce a la autorrealización.


2. La salud es una forma de riqueza. Se deben adquirir y practicar conocimientos sobre cómo lograr una buena salud, que incluye el bienestar físico, emocional y mental (buena alimentación, ejercicio regular y pensamientos positivos son algunos de los pilares de la buena salud).


3. La satisfacción es otra forma de riqueza y debe entenderse como la abstinencia del deseo de esperar siempre más de lo que se tiene en la vida y de poseer cada vez más bienes materiales. Implica que uno debe trabajar honestamente y estar satisfecho con los resultados obtenidos con su esfuerzo. La satisfacción hace que la paz mental y la fortaleza moral permanezcan calmados y fuertes en todas las circunstancias.


4. La riqueza material es otra riqueza que debe adquirirse manteniendo el dharma. El dinero debe usarse con fines benéficos y solo gastarse en necesidades y no por avaricia. No debemos convertirnos en esclavos de las riquezas materiales, sino saber dominarlas.




El tercer objetivo de la vida es kama (satisfacción controlada de los deseos): el deseo de satisfacer los impulsos sensuales en los que la gratificación sexual ocupa la posición privilegiada. En una escala mayor, también incluye el cumplimiento de otros deseos materiales. El kama puede tener dos facetas:

– El primero se refiere al deseo controlado y benéfico, que actúa como agente catalizador de las acciones en la vida. ¿Un ejemplo? Progreso personal: el resultado del deseo de lograr algo, de descubrir algo nuevo. - El segundo se refiere a otro deseo, el incontrolado o no benéfico, que puede conducir a la destrucción.

Por tanto, es fundamental saber cómo se producen los deseos para poder mantener bien separadas las dos facetas: – Los deseos se producen en la mente cuando el pensamiento se adhiere a los objetos de los sentidos. Cuando esto sucede, se crea un vínculo con los objetos externos, que uno comienza a desear. – El deseo tiende a aumentar y un deseo lleva a otro y así sucesivamente, por lo tanto debemos aprender a mantener a Kama bajo un control adecuado para no conducir a deseos descontrolados. - Los deseos que surgen de la lujuria, la codicia y la ira deben ser absolutamente reprimidos. – Dicho control debe aplicarse desde el principio con sabiduría y discernimiento; en otras palabras, el control de los deseos debe observarse a través de una correcta comprensión de las consecuencias de los deseos. Para evitar que se vuelvan dañinos, no deben suprimirse (o regresar), sino controlarse con una fuerte determinación.



Moksha (salvación) es el cuarto y último objetivo de la vida humana. El logro de Moksha es la meta más alta de la vida, la meta final de la vida humana. Antes de alcanzar Moksha, uno debe alcanzar las primeras tres metas de dharma, artha y kama. Moksha es el estado de liberación de la miseria y el dolor presentes en la vida humana. Es el estado de Ananda (felicidad perfecta) después de alcanzar el estado en el que no queda nada por alcanzar. El logro de moksha es extremadamente difícil de alcanzar y requiere una ardua práctica espiritual, una devoción constante y desinteresada a lo divino, una actitud de desapego, etc. Nuestro conocimiento, acciones desinteresadas, devoción pura y constante son algunos de los medios para alcanzar moksha.

 

Aparta tu consulta ayurvedica




26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

CURRY

Comentários


bottom of page