Las reglas de la buena digestión


El proceso de asimilación de los principios nutricionales es la base de la salud: la antigua medicina india sugiere los alimentos adecuados para favorecerla. Hinchazón, ardor, sensación de pesadez después de las comidas. Y, de nuevo, dolores de cabeza y un intestino irregular. Estos son los signos más comunes de una mala digestión. A menudo se utilizan medicamentos de venta libre que alivian los síntomas sin resolver el problema. El enfoque de Āyurveda es diferente: la medicina tradicional india enfatiza el vínculo entre alimentación, digestión y longevidad, atribuyendo al "fuego digestivo" Agni, el poder de hacer la diferencia entre salud y enfermedad.


Los principios y reglas para una buena digestión

SÍ:

  • Frutas (maduras) y verduras de temporada;

  • legumbres frescas (en primavera, guisantes y habas; en verano, alubias);

  • legumbres secas (remojadas durante 12 horas con bicarbonato y cocinadas con especias y aromas para reducir el efecto "aire");

  • cereales integrales o semienteros (arroz, espelta, cebada, mijo, centeno);

  • Leche;

  • bebidas vegetales

NO:

  • carne;

  • quesos;

  • harinas refinadas y derivados;

  • dulces;

  • alimentos precocinados, conservados, congelados, productos industriales;

  • verduras y frutas fuera de temporada;

  • bebidas industriales;

  • alcohol;

  • azúcar.

Come pan con moderación. Integrar con levadura madre, tortas de cereales y frutos secos.


Según el Ayurveda, el hombre no es lo que come sino lo que digiere

Comer adecuadamente es la primera arma para combatir los problemas digestivos y preservar la salud en un enfoque holístico y centrado en la persona. Sí, pues, a una alimentación adecuada, parte integrante de un estilo de vida saludable con alimentación regular, buen descanso nocturno y una adecuada actividad física y espiritual. También existen numerosas prácticas sugeridas por Ayurveda para tomar contacto con uno mismo, "calmar" la mente y contrarrestar el estrés. Así, en base a los desequilibrios digestivos y energéticos identificados, la dieta propuesta puede integrarse y complementarse con alimentos y sabores específicos, remedios herbales, tratamientos físicos y ejercicios de yoga, respiración y relajación. Una estrategia que, desde la perspectiva de la medicina integrada, no excluye los tratamientos convencionales.


10 reglas de oro para "salvar el estómago"

  1. Cocinar con amor El estado de ánimo en la cocina es importante para la digestibilidad de los platos, porque la comida también es energía y el cocinero transmite sus emociones con cada preparación.

  2. No comas cuando estés triste o nervioso. El estrés y los estados de ánimo derivados de situaciones de la vida difíciles de "tragar" o de "mala digestión" se consideran capaces de comprometer la digestión y la salud.

  3. Sí a los alimentos naturales Se prefieren los productos frescos, de temporada, ecológicos para ser cocinados y consumidos al momento. Por otro lado, no a los alimentos procesados, en conserva o cocidos muchas horas antes de las comidas y por tanto considerados desprovistos de energía vital.

  4. Mastica bien cada bocado La primera digestión tiene lugar en la boca y además una adecuada degustación de los sabores aumenta la digestibilidad de los platos.

  5. Sí al agua y las infusiones calientes También es ideal con las comidas para encender el fuego digestivo, pero cuidado: demasiados líquidos pueden apagarlo. Trata de no tomar mientras estas comiendo.

  6. Presta atención a la cantidad Llene el estómago hasta la mitad con alimentos y 1/4 lleno de líquidos, dejando disponible 1/4 de la capacidad digestiva. Por lo tanto, levántate de la mesa antes de que estés completamente lleno.

  7. Cuidado con las asociaciones No combine alimentos que requieran diferentes enzimas digestivas en la misma comida. No, entonces, a las verduras cocidas que se comen junto con las crudas y nunca cocine 2 proteínas animales juntas.