top of page

KAPALABHATI, LA RESPIRACIÓN DE FUEGO


Kapalabhati, o respiración de fuego, es una técnica maravillosa para oxigenar y energizar el cuerpo y la mente. Descubramos cómo se hace y todos sus beneficios. Kapalabhati, también conocida como respiración de fuego, es una técnica de pranayama del Hatha Yoga. Su efecto energizante y equilibrante también la ha hecho muy popular en occidente. En este artículo descubrimos sus orígenes, cómo se practica y todos los beneficios que nos puede aportar.


Kapalbhati (कपालभाति) es una técnica de respiración yóguica considerada una kriya o práctica de purificación interna. El término proviene del sánscrito kapala (कपाल), que significa "calavera" o "cráneo", y bhati (भाति), que significa "brillar". Como podemos deducir de su traducción literal, es una técnica que tiene como objetivo purificar, o “hacer brillar” el cráneo. Esto se debe a que los órganos dentro del cráneo, principalmente el cerebro, el cerebelo y todos los espacios de la cabeza conectados con la parte posterior de la nariz, se ven afectados positivamente por esta respiración. Además, muchos yoguis practican esta técnica de pranayama para limpiar los nadis. La idea básica de Kapalbhati es que el cerebro y todas las partes del cráneo se purifican a través de exhalaciones de aire cortas pero fuertes. Kapalbhati es parte del sistema yóguico de limpieza corporal conocido como shatkarma (षटकर्म) o shatkriya. Hay básicamente tres formas de Kapalabhati:

  • Vatakrama kapalabhati, la práctica más común (y también la que exploraremos en este artículo), donde la exhalación es activa mientras que la inhalación es pasiva, lo opuesto a la respiración normal.

  • Vyutkrama kapalabhati, una práctica similar a Jala neti, consiste en inhalar agua por las fosas nasales, dejar que fluya hacia la boca y finalmente escupirla.

  • Sheetkrama kapalabhati, puede considerarse lo opuesto a Vyutkrama kapalabhati, donde el agua se toma por la boca y luego se expulsa por la nariz.


Kapalabhati, cómo se practica Como parte de una práctica de yoga, lo mejor es realizar esta técnica antes de las asanas (el flujo ideal es pranayama, asanas y meditación en ese orden). También es recomendable practicarlo en ayunas, con ropa cómoda y transpirable. Antes de comenzar la práctica, asegúrate de adoptar la postura correcta y tómate unos segundos para centrarte dejando que tu respiración fluya de forma natural y concentrándote en el aire que entra y sale de tus pulmones.


Preparación Dado que este proceso está relacionado con la respiración, debe realizarse sentado en Padmasana o posición de loto. Los músculos del estómago deben moverse libremente durante Kapalabhati. Esta libertad no se puede lograr mientras está sentado en una silla o acostado, por lo que la técnica se realiza mejor cuando la columna está erguida. Puedes ayudarte de una almohada de zafu para ayudar a esta posición. El foco está en la parte inferior del abdomen y las manos se pueden colocar tanto en los muslos como en el abdomen. Si bien no es parte del proceso, es muy común mantener las manos en gyan mudra durante esta práctica.


Durante la inhalación, la parte inferior del abdomen se contrae y durante la exhalación, el aire se expulsa rápidamente (veremos más detalles en el siguiente párrafo). Kapalbhati se considera una técnica de respiración intermedia a avanzada. Si es un principiante, comience con algunos ciclos y luego aumente gradualmente la duración. No realices esta técnica si sufres de problemas cardíacos, pulmonares o circulatorios, o si cuentas con la orientación de un profesor de yoga experimentado. Los yoguis más avanzados pueden practicar Kapalbhati incorporando los tres bandhas.


Práctica

Así es como se practica la Respiración de Fuego:

  1. Siéntese cómodamente en Padmasana manteniendo la espalda recta y los hombros relajados. Sírvete un zafu si es necesario.

  2. Coloque sus manos sobre sus muslos. Si lo desea, sosténgalos en gyan mudra.

  3. Cierres la boca. Esta respiración se realiza exclusivamente por la nariz.

  4. Inhala profundamente, enfocándote en abrir ambas fosas nasales tanto como puedas y expandiendo tu abdomen.

  5. Ahora contrae con fuerza los músculos abdominales para exhalar por completo y de un solo golpe todo el aire que inhalaste en el paso anterior.

  6. La próxima inhalación se producirá espontáneamente a partir de un retorno pasivo, sin ningún esfuerzo, dejando que los músculos del abdomen se relajen.

  7. Esta es una reacción normal del cuerpo. Incluso si siente que está jadeando por aire mientras exhala, no jadee ni se esfuerce. Tu cuerpo sabe cómo comportarse y lo compensa enseguida.

  8. Todas las respiraciones deben ser cortas y fuertes.

  9. Sigue respirando así, contrayendo el abdomen al exhalar y dejando que se relaje al inhalar, hasta que sientas una sensación de calor en el abdomen.

  10. Para un efecto óptimo, repita este ejercicio durante 15 respiraciones completas (es decir, 15 inhalaciones y 15 exhalaciones), luego haga una pausa y comience de nuevo. La duración ideal es de tres ciclos de 15 respiraciones.


Fundamentos de la práctica

Lo que debes recordar en este proceso es que la inhalación (llamada Pooraka en Hatha yoga) es pasiva, mientras que la exhalación (llamada Rechaka) es activa. Se deben realizar las máximas repeticiones posibles de Rechaka y Pooraka en una ronda de Kapalbhati, por lo que la frecuencia de su respiración debe aumentar mucho.


Para una persona común, 120 repeticiones por minuto (es decir, una inhalación y una exhalación por segundo) es una proporción ideal. Los yoguis experimentados pueden hacer hasta 200 repeticiones. No se recomienda ir más allá. Si te asusta la idea de respirar tan “pesada”, recuerda que Kapalbhati debe ser un proceso muy controlado y equilibrado.


En la vida cotidiana exhalamos de 500 a 600 cc de aire en cada exhalación. Durante el proceso de Kapalbhati, se expulsan de 40 a 50 cc más de aire. Esto muestra que no se espera que se exhale más aire durante el proceso y que la diferencia con la respiración normal es mínima.


Beneficios Kapalbhati aumenta el suministro de oxígeno en el cuerpo, lo que puede promover la claridad mental y la concentración. Según los practicantes de Hatha yoga, la técnica Kapalbhati purifica el cuerpo de todas las impurezas. Otros beneficios incluyen:

  • Una mayor cantidad de prana (energía vital) que circula por todo el cuerpo. A nivel puramente fisiológico, la circulación sanguínea aumenta y esto hace que nos sintamos con más energía.

  • Una mente más tranquila. Cuando estamos tan concentrados en la respiración, no tenemos tiempo para pensar en nada más. Esto permite que nuestra mente se estabilice y regrese al momento presente.

  • Mayor eficiencia muscular. En el proceso normal de la respiración, los músculos del diafragma a menudo no pueden controlarse a nuestro gusto. Generalmente son controlados por el sistema nervioso involuntario. En el proceso de Kapalbhati, uno gana control sobre estos músculos y provoca mucho movimiento, aumentando así la eficiencia y la tonicidad del diafragma y los músculos abdominales.

  • Eliminación de impurezas en el sistema respiratorio. La tráquea y los alvéolos se limpian a través de esta práctica. El fuerte Rechaka y el menor Pooraka ayudan a empujar las impurezas hacia adelante hasta que son expulsadas del cuerpo.

  • Despertar del Kundalini, una energía latente que reside cerca del Muladhara Chakra en la parte inferior del abdomen. Los empujes en Kapalbhati despiertan este poder. Por supuesto, se requiere una práctica continua y controlada para que ocurra este despertar.


Orígenes de Kapalabhati Kapalbhati se menciona muchas veces en los textos yóguicos antiguos. Es un antiguo ejercicio de respiración empleado tradicionalmente en Kundalini Yoga para despertar la energía espiritual, así como en Bikram Yoga. Gheraṇḍa Saṃhitā, un texto de Hatha Yoga que data de los siglos XVI y XVII, describe a Kapalbhati en su primer capítulo:

Hay tres tipos de Kapalbhati: Vatkrama, Vyutkrama y Sheetkram. Al realizar kapalbhati, se eliminan los doshas de kapha.

Este pasaje se refiere a otro beneficio de la práctica, a saber, el reequilibrio de los doshas, ​​especialmente Kapha. Sin embargo, el proceso de Kapalbhati que hemos estudiado hasta ahora es diferente del descrito en Gherandsamhita. Hatha Yoga Pradipika describe Kapalbhati más correctamente:

Cuando Pooraka y Rechaka se realizan rápidamente como en los fuelles de un herrero, se conoce como Kapalbhati. El estudio de Kapalbhati reduce los kapha doshas.

Tanto Gheraṇḍa Saṃhitā como Hatha Yoga Pradipika están de acuerdo en que la práctica de Kapalbhati elimina los kapha doshas. La analogía utilizada es muy acertada: observamos el movimiento del fuelle, donde se aplica fuerza al instrumento para dejar salir el aire. A continuación, se aflojan los fuelles para dejar entrar el aire con naturalidad. De manera similar, se espera en Kapalbhati un Rechaka poderoso y un Pooraka más espontáneo y natural.



Conclusión La respiración de fuego es una técnica yóguica milenaria que aporta numerosos beneficios al cuerpo y a la mente. Practicarla habitualmente antes de asana enriquece nuestra práctica, energizando todo el cuerpo y dándonos claridad mental.





3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page