ESCUCHA CONSCIENTE


La escucha atenta es un maravilloso ejercicio de conciencia que nos permite estar más presentes y empáticos en nuestras interacciones diarias. Siempre estoy buscando nuevas formas de traer conciencia a mis días y últimamente me he prometido practicar la escucha consciente todos los días. En este artículo comparto la importancia de esta disciplina, sus beneficios y mi experiencia en ella.



Escucha consciente: ¿qué es exactamente?

La comunicación hoy presenta cada vez más dificultades y limitaciones. Puede sentirse invalidado, ignorado o incluso irrespetuoso al tratar de hablar con alguien.


Personalmente, suelo competir con un teléfono o una tableta para llamar la atención de mi interlocutor. Cuando se busca una comunicación auténtica y constructiva, la multitarea es un obstáculo que bloquea las oportunidades de intercambio mutuo y limita en gran medida la profundidad de las interacciones.


Muchos de nosotros apreciamos profundamente cuando alguien no revisa constantemente su teléfono y envía mensajes de texto mientras compartimos una comida, damos un paseo o conversamos. La práctica de la conciencia incluye la atención al aquí y ahora, con un espíritu de receptividad y no juicio.


No se puede lograr un compromiso óptimo cuando interactuamos constantemente con nuestra mente o dispositivos. Volver a los orígenes en el ámbito de la comunicación en persona incluye el "desapego digital" y la presencia plena. Esto, en esencia, es la escucha consciente.



Captar los matices

La comunicación no verbal, como la expresión facial y el lenguaje corporal, son parte del proceso total de comunicación. Si no prestamos toda nuestra atención al interlocutor (o interlocutores), es fácil perder de vista estas pequeñas señales que muchas veces son portadoras de información importante. Creo que una de las razones principales por las que la psicoterapia y el coaching se están volviendo cada vez más populares es que las personas confían en que tienen un oyente completamente presente, enfocado y dedicado durante un período de tiempo determinado. A medida que sigo evolucionando en el camino de mi vida, he aprendido a apreciar los matices de escuchar de nuevas maneras. Escuchar es una habilidad mente-cuerpo, que involucra todos los sentidos y proporciona información sobre otras personas y su historia, sus estados de ánimo, deseos, desafíos, intenciones, necesidades y sueños. Antes de saltar a juicios precipitados y negativos sobre otra persona, la escucha consciente puede brindar la oportunidad de comprender qué los motiva, a qué le temen y cómo pueden sentirse invalidados. Cuando somos verdaderamente conscientes, somos pacientes y no reactivos, observamos plenamente, aceptamos lo que está sucediendo y lo reconocemos. La comunicación efectiva comienza con la habilidad de escuchar conscientemente, que incluye:

  • centrarse en lo que dice la otra persona;

  • prestar atención a su expresión facial, gestos, volumen y tono de su voz;

  • tener en cuenta su historia y personalidad antes de juzgar lo que dice;

  • hacer preguntas o comentarios relevantes;

  • no interrumpas;

  • ser empático y validar su punto de vista antes de presentar el nuestro.

Cómo practicar la escucha consciente

La conciencia y la observación son los primeros pasos para perfeccionar sus habilidades de escucha. Es natural pensar en lo que dirás a continuación mientras alguien más todavía está hablando. Cuando note que está haciendo esto, disminuya la velocidad, respire y redirija suavemente sus pensamientos a lo que dice su interlocutor. Escuche atentamente con una actitud receptiva. Todos interrumpimos a alguien mientras hablaba. Si te encuentras haciendo esto, simplemente discúlpate y vuelve al modo de escucha