top of page

Como la meditación puede alivianar los dolores crónicos: la historia de Pamela



Cada vez más evidencia científica confirma los múltiples beneficios de la meditación. La historia que quiero compartir hoy es de una mujer que usó la meditación para aliviar su dolor crónico y al hacerlo pudo reducir la cantidad de opioides que sus médicos le recetaron en un 75 %. En un estudio publicado este mes en JAMA Internal Medicine, un equipo de investigadores analizó la evidencia de 60 estudios que incluyeron a unos 6400 participantes. Estas investigaciones evaluaron una serie de técnicas, incluidas la meditación, la visualización, la hipnosis y la terapia cognitiva conductual para contrarrestar el dolor físico. “Las prácticas de atención plena, la terapia cognitiva conductual y la hipnosis clínica parecen ser las más útiles para reducir el dolor”, dice el autor del estudio Eric Garland, profesor de la Universidad de Utah. Y Pamela Bobb, que vive en Tennessee, puede dar fe de los beneficios. Tiene 56 años y sufre desde hace décadas dolores crónicos provocados por una malformación congénita en la pelvis. Se sometió a más de una docena de cirugías importantes en veinte años, pero ninguna de ellas le proporcionó alivio; cada procedimiento dejaba más tejido cicatricial y daño a los nervios.


Me sentí desesperada, no sentí que tuviera ningún control.

Pamela había llegado al punto en que no podía hacer cosas básicas como cocinar o cuidar a su familia. “Estaba completamente debilitada”, dijo. "Y cuando llegas a ese punto, no puedes ver más allá del dolor, solo estás sobreviviendo". Como terapia le dieron altas dosis de opioides para aliviar el dolor constante, pero hace unos años Pamela pensó: "Debe haber una mejor manera". No se sentía como si estuviera bajo la influencia de los opioides y, después de investigar un poco, encontró ayuda en una clínica que se especializa en medicina alternativa y complementaria. Estas clínicas (cada vez más populares en Norteamérica, pero aún pocas en nuestro país) ofrecen prácticas de fisioterapia, medicina conductual, acupuntura, yoga y meditación. Wayne Jonas, uno de los médicos de la clínica de Pamela, ha sido durante mucho tiempo un defensor de un enfoque integrado de mente y cuerpo para el manejo del dolor y ha escrito el libro How Healing Works, que describe la ciencia detrás de estos enfoques. Jonas argumenta que cuando alguien tiene un dolor intenso, las defensas normales de su cuerpo disminuyen. El dolor aumenta los niveles de cortisol (la hormona del estrés) y, al hacerlo, empeora los procesos inflamatorios en el cuerpo. Esto inicia un ciclo continuo de retroalimentación negativa que produce más dolor. No sorprende, dice, que técnicas como la meditación o el yoga puedan romper este ciclo. “Al involucrarse en un estado profundo de conciencia y relajación, esto contrarrestará esas respuestas al estrés”, dice Jonas. Piensa en la meditación como una forma de ejercicio mental: es casi como levantar pesas para tu cerebro. Así como el acto de agarrar una mancuerna fortalece los bíceps, la meditación nos ayuda a fortalecer el autocontrol de la mente. Y esto puede cambiar la forma en que el cerebro percibe la entrada del cuerpo. “Si puede cambiar la forma en que el cerebro percibe las señales del cuerpo, en realidad puede cambiar la experiencia del dolor”, dice Garland. Pero el acceso a estos beneficios no es inmediato: aprender a meditar requiere tiempo, esfuerzo y mucha práctica. Definitivamente es más complicado que tragarse una pastilla. Sin embargo, Pamela no se dio por vencida ante las primeras dificultades y ahora comienza cada día con una sesión de meditación.


“Son las 4:45 de la mañana y me acabo de despertar”, dice en una grabación que hizo de su práctica. Parece concentrada y tranquila. “Estoy permitiendo que mi cuerpo se sienta lo más relajado posible”. Pamela también ha revisado su dieta y ahora come más verduras, frutas, hierbas y especias con propiedades antiinflamatorias. “Es liberador haber llegado tan lejos”, dice. Ha hecho una transición fundamental en su mente: en lugar de esperar a que los médicos la traten con cirugía o inyecciones, ahora se da cuenta de que muchas de estas terapias alternativas le han dado el poder de ayudarse a sí misma. Pamela acepta que es posible que nunca esté completamente libre de dolor, pero ahora siente que tiene el control de su incomodidad. Ha reducido la dosis de opioides en un 75%, en un momento en que Estados Unidos se enfrenta literalmente a un boom de prescripciones de estos compuestos psicoactivos. El Departamento de Salud y Servicios Humanos ha publicado nuevas pautas que instan a los médicos a adoptar un enfoque deliberado para reducir las dosis de opioides para pacientes con dolor crónico.


“El objetivo no es necesariamente eliminar todos los opioides, sino reducirlos a una dosis segura”, dijo a National Public Radio de los Estados Unidos Brett P. Giroir, médico y subsecretario de salud del Departamento de Salud y Servicios Humanos. estados Después de escuchar la historia de Pamela, agregó: "El hecho de que haya podido reducir sustancialmente sus opioides es una historia de éxito". A medida que se acumula la evidencia, dice Giroir, se prestará más atención a la cobertura de las terapias alternativas. Una encuesta de Gallup de 2017 encontró que el 78 por ciento de las personas encuestadas preferiría encontrar otras formas de lidiar con su dolor físico antes de tomar analgésicos. Está claro que se necesitan todas las herramientas posibles cuando se trata de hacer frente al dolor. Y hablando de opioides, el enfoque no tiene que ser todo o nada. Pamela dice que ha aprendido que, para ella, la combinación de medicina tradicional y prácticas holísticas funciona mejor. Y no podría estar más feliz por ello.

 

Visita nuestra página de eventos y encuentra el más indicado para ti




1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page