Ansiedad 10 técnicas y consejos


La ansiedad es un trastorno que cada uno de nosotros ha experimentado al menos una vez en la vida. Pero para algunos puede convertirse en una verdadera pesadilla. No hay que sorprenderse: equilibrar el trabajo, el estudio, la familia, los amigos y los compromisos, mientras intentamos mantenernos saludables, se ha convertido en la norma en nuestras agitadas vidas. Las presiones constantes de la sociedad pueden transformar el estrés normal en una perturbación prolongada que nos prive de la tranquilidad necesaria para afrontar las tareas diarias. Tal vez usted era un niño ansioso que se convirtió en un adulto ansioso, o tal vez desarrolló ansiedad más adelante en su vida. Independientemente de cuándo comenzaron los síntomas, es posible que tu mente se sienta continuamente estimulada por esta desagradable sensación. No estás solo: según un estudio, la ansiedad afecta al 7% de la población mayor de 14 años. En este artículo compartimos algunos consejos sobre cómo combatir la ansiedad sin recurrir al uso de drogas, utilizando diez técnicas de relajación y meditación. Por supuesto, si su trastorno de ansiedad es grave, le recomendamos que consulte a un médico. Esta guía pretende ser un pequeño manual de autoayuda para superar ataques menos severos y vivir con más tranquilidad.


Qué es la ansiedad y por qué estamos ansiosos La ansiedad es la reacción de la mente y el cuerpo a situaciones estresantes, peligrosas o desconocidas. Es la sensación de malestar, angustia o terror que se siente ante un acontecimiento importante. Cierto nivel de ansiedad nos ayuda a mantenernos alerta y conscientes, pero para quienes padecen un trastorno de ansiedad puede volverse completamente debilitante. La duración o la gravedad de un estado de ansiedad a veces puede ser desproporcionada con respecto al desencadenante original. También se pueden desarrollar síntomas físicos, como aumento de la presión arterial y náuseas. Estas respuestas ocurren una vez que la ansiedad alcanza la etapa de un trastorno y llega a interferir con nuestra vida diaria.


10 técnicas y consejos

  1. Usa la voz

Hablar con un amigo de confianza es una manera simple y efectiva de lidiar con la ansiedad. Pero hay un acto aún mejor que hablar: gritar. ¿Te parece exagerado? De niño probablemente le enseñaron que gritar está mal. Pero, como adulto, puedes crear tus propias reglas. Usar tu voz para transmitir frustración y ansiedad reprimidas es increíblemente terapéutico y te ayuda a abrir tu quinto chakra, que rige la comunicación. Esto no significa asustar a los demás o convertirse en una amenaza. Estamos hablando de una sana liberación de emociones en un ambiente controlado. Cuanto más luches contra la ansiedad, más abrumadora puede volverse. En su lugar, acepte la ansiedad como parte de su vida y luego déjela pasar a través de su voz, tal vez cantando su canción favorita en voz alta, recitando un mantra o simplemente gritando a todo pulmón. ¡Haz cualquier cosa que te ayude a sacarlo de tu cuerpo con tu voz!



2. Usa el movimiento


El ejercicio es probablemente lo último que quieres hacer cuando tu mente está presa de la ansiedad. Es posible que le preocupe el dolor posterior al entrenamiento y no poder caminar o sentarse durante los próximos días. O su mente puede saltar directamente al peor de los casos y temer que esté teniendo un ataque al corazón. Pero en realidad, el ejercicio físico es una de las mejores soluciones naturales para combatir la ansiedad. La actividad física aumenta los niveles de endorfinas y serotonina, las hormonas responsables de la felicidad y el bienestar. Y cuando te sientes mejor físicamente, tu mente también hace lo mismo. Dado que su cerebro no puede concentrarse en dos cosas al mismo tiempo, el ejercicio también puede distraer su mente de sus problemas. No pienses en tener que enfrentarte a un entrenamiento militar: 20-30 minutos de actividad física de tres a cinco días a la semana son suficientes para mitigar significativamente los efectos de la ansiedad. Cualquier tipo de movimiento es adecuado para el propósito, por lo que también puedes bailar, correr, caminar o hacer yoga.



3. Practica ACT


La Terapia de Aceptación y Compro