10 MÉTODOS EFECTIVOS PARA LIBERARSE DE LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS


Todos somos víctimas de pensamientos negativos, especialmente en momentos de tensión donde todas nuestras certezas parecen derrumbarse. Un pensamiento negativo puede estar dictado por cualquier cosa: ansiedad por el futuro, arrepentimiento o remordimiento, la sensación de no estar a la altura de algo, la tendencia a compararnos con los demás, la incertidumbre. En la sociedad en la que vivimos, estos patrones mentales se consideran normales, pero a menudo no nos damos cuenta de cómo el pensamiento negativo puede convertirse en un hábito peligroso. Los pensamientos, de hecho, son continuamente absorbidos y procesados ​​por la mente, y cuando se repiten una y otra vez pueden evolucionar hacia estados de ansiedad, depresión o comportamientos nocivos de los que es muy difícil deshacerse.



Por qué está mal reprimir los pensamientos negativos

Cuando comienzas a pensar negativamente, puedes tener la tentación de sacar esos pensamientos de tu cabeza, tratando de reprimirlos para que desaparezcan. Pero este enfoque es a menudo contraproducente. Combatir los pensamientos negativos en realidad puede fortalecer ese patrón de pensamiento, empeorando aún más las cosas. Cuanto más tratas de no pensar en algo, más terminas pensando en ello. Es importante tratar de no demonizar la negatividad: se trata de procesarla y lidiar con ella. Hay algunas soluciones obvias, como eliminar a las personas tóxicas de nuestra vida y centrarnos en actividades que nos hagan sentir bien. Pero en este artículo hemos recopilado diez métodos efectivos y específicos para manejar mejor los pensamientos negativos, hasta deshacernos de ellos casi por completo. Desde encontrar la fuente de tu negatividad hasta aprender a no combatirla, aquí hay algunas técnicas que puedes usar de inmediato para eliminar la energía negativa de tu vida.



Cómo deshacerse de los pensamientos negativos: 10 técnicas efectivas 1. Cambia tu lenguaje corporal

Tómese un momento para observar su lenguaje corporal. ¿Estás encorvado, inclinado o con mala postura? ¿Tiendes a "cerrar" tu cuerpo al mundo, tal vez apretando los hombros o caminando con la espalda encorvada? Si es así, será más probable que pienses negativamente. El lenguaje corporal inadecuado puede disminuir su autoestima y provocar una falta de confianza. En este estado emocional, es natural comenzar a tener pensamientos negativos. Para sentirte seguro, necesitas abrir tu postura y aprender a sonreír más. Puede parecerte extraño, pero los expertos han confirmado que al corregir el lenguaje corporal, la mente se adapta en consecuencia. Haz un esfuerzo por corregir tu postura, abrir los hombros y sonreír más a menudo. Puede ser justo lo que necesitas para empezar a despejar los pensamientos negativos.



2. Habla sobre tus pensamientos negativos

A veces surge un pensamiento negativo porque hay problemas o emociones que necesitas comunicar. Nunca es bueno guardarlo todo dentro: corremos el riesgo de acumular negatividad y descontento, hasta el punto de estallar de las peores formas posibles.


Si hay algo de lo que necesitas hablar, debes hacerlo sin miedo. Si no tiene personas en su vida en las que pueda confiar, consulte a un terapeuta o a un servicio de asesoramiento psicológico. Convertir los pensamientos en palabras les da forma y los hace visibles, ayudándole a poner los problemas en perspectiva y tratarlos de manera más efectiva. También a menudo te ayuda a darte cuenta de cuánto magnificamos los problemas en nuestra cabeza.