top of page

10 MÉTODOS EFECTIVOS PARA LIBERARSE DE LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS


Todos somos víctimas de pensamientos negativos, especialmente en momentos de tensión donde todas nuestras certezas parecen derrumbarse. Un pensamiento negativo puede estar dictado por cualquier cosa: ansiedad por el futuro, arrepentimiento o remordimiento, la sensación de no estar a la altura de algo, la tendencia a compararnos con los demás, la incertidumbre. En la sociedad en la que vivimos, estos patrones mentales se consideran normales, pero a menudo no nos damos cuenta de cómo el pensamiento negativo puede convertirse en un hábito peligroso. Los pensamientos, de hecho, son continuamente absorbidos y procesados ​​por la mente, y cuando se repiten una y otra vez pueden evolucionar hacia estados de ansiedad, depresión o comportamientos nocivos de los que es muy difícil deshacerse.



Por qué está mal reprimir los pensamientos negativos

Cuando comienzas a pensar negativamente, puedes tener la tentación de sacar esos pensamientos de tu cabeza, tratando de reprimirlos para que desaparezcan. Pero este enfoque es a menudo contraproducente. Combatir los pensamientos negativos en realidad puede fortalecer ese patrón de pensamiento, empeorando aún más las cosas. Cuanto más tratas de no pensar en algo, más terminas pensando en ello. Es importante tratar de no demonizar la negatividad: se trata de procesarla y lidiar con ella. Hay algunas soluciones obvias, como eliminar a las personas tóxicas de nuestra vida y centrarnos en actividades que nos hagan sentir bien. Pero en este artículo hemos recopilado diez métodos efectivos y específicos para manejar mejor los pensamientos negativos, hasta deshacernos de ellos casi por completo. Desde encontrar la fuente de tu negatividad hasta aprender a no combatirla, aquí hay algunas técnicas que puedes usar de inmediato para eliminar la energía negativa de tu vida.



Cómo deshacerse de los pensamientos negativos: 10 técnicas efectivas 1. Cambia tu lenguaje corporal

Tómese un momento para observar su lenguaje corporal. ¿Estás encorvado, inclinado o con mala postura? ¿Tiendes a "cerrar" tu cuerpo al mundo, tal vez apretando los hombros o caminando con la espalda encorvada? Si es así, será más probable que pienses negativamente. El lenguaje corporal inadecuado puede disminuir su autoestima y provocar una falta de confianza. En este estado emocional, es natural comenzar a tener pensamientos negativos. Para sentirte seguro, necesitas abrir tu postura y aprender a sonreír más. Puede parecerte extraño, pero los expertos han confirmado que al corregir el lenguaje corporal, la mente se adapta en consecuencia. Haz un esfuerzo por corregir tu postura, abrir los hombros y sonreír más a menudo. Puede ser justo lo que necesitas para empezar a despejar los pensamientos negativos.



2. Habla sobre tus pensamientos negativos

A veces surge un pensamiento negativo porque hay problemas o emociones que necesitas comunicar. Nunca es bueno guardarlo todo dentro: corremos el riesgo de acumular negatividad y descontento, hasta el punto de estallar de las peores formas posibles.


Si hay algo de lo que necesitas hablar, debes hacerlo sin miedo. Si no tiene personas en su vida en las que pueda confiar, consulte a un terapeuta o a un servicio de asesoramiento psicológico. Convertir los pensamientos en palabras les da forma y los hace visibles, ayudándole a poner los problemas en perspectiva y tratarlos de manera más efectiva. También a menudo te ayuda a darte cuenta de cuánto magnificamos los problemas en nuestra cabeza.



3. Intenta despejar tu mente durante cinco minutos al día

Cuando tu mente galopa fuera de control, puede ser difícil mantener la calma. En este torbellino de emociones es mucho más difícil mantener bajo control el flujo de pensamientos, especialmente los negativos. Cinco minutos de conciencia y concentración cada día suelen ser suficientes para empezar a identificar pensamientos, catalogarlos y, si es necesario, alejarlos para disfrutar de unos momentos de total tranquilidad. La meditación puede ser muy útil para este propósito y debes pensar en ella como una especie de reinicio mental: una vez que la mente está alerta, puede llenarse con algo más positivo.



4. Cambia el enfoque de tus pensamientos

A veces, el pensamiento negativo es el resultado de una perspectiva equivocada o de prejuicios que hemos estado cargando durante años. Observe cómo interpreta los eventos que suceden a su alrededor y cómo su mente es propensa a reaccionar. Por ejemplo, en lugar de pensar: "Estoy pasando por un momento difícil y tengo problemas", podría pensar: "Estoy enfrentando algunos desafíos, pero estoy trabajando para encontrar soluciones". Básicamente estás diciendo lo mismo, pero la segunda oración tiene un punto de vista más positivo. A menudo, nuestras ideas preconcebidas y nuestras experiencias de vida limitan significativamente la capacidad del cerebro para ver las situaciones de manera objetiva y objetiva. Un pequeño cambio de perspectiva puede marcar una gran diferencia en el manejo de sus patrones mentales.




5. Sea creativo

Cuando surgen pensamientos negativos, es muy útil encontrar una salida creativa para sacárselos de la cabeza. Escribe lo que escuchas. Dibuja o pinta algo, o dedícate a una actividad manual. Explorar las emociones a través de la creatividad actúa como autoterapia y mejora el estado de ánimo. La creatividad puede parecer a todos los efectos una liberación: cuando procesas tus emociones a través de una forma de arte, rompes la dinámica habitual de tus pensamientos y te resultará más fácil comprenderlos y controlarlos.



6. Des un paseo

Dado que los pensamientos residen en la mente, es fácil suponer que es ahí donde se forman. Pero eso no es del todo cierto. A veces nuestros pensamientos son producto de nuestro entorno. Por ejemplo, si está rodeado de personas negativas, es probable que también comience a pensar negativamente. Alejarte de este entorno puede ser de gran ayuda, incluso si solo lo haces temporalmente. Dar un pequeño paseo diario por la naturaleza, en un parque o en un museo puede ser increíblemente terapéutico. El tiempo que pases lejos de las influencias negativas te proporcionará un interludio de tranquilidad, ayudándote a despejar la negatividad que te rodea.


7. Haz una lista de todo por lo que estás agradecido

¿Has olvidado todas las cosas hermosas que te rodean? A veces, en la rutina diaria, perdemos de vista las cosas maravillosas que están presentes en nuestra vida. Necesitas entrenar tu mente para volver a enfocarte en todo lo bueno que está pasando a tu alrededor ejerciendo la gratitud. Haz una lista de todas las cosas por las que deberías estar agradecido, sin importar lo pequeñas que parezcan. No des nada por sentado. A veces, las mejores cosas de nuestra vida están justo frente a nuestros ojos y no podemos verlas. Deja de estar ciego a todas las bendiciones y fortunas que te rodean.



8. Recuerda que a la gente no le importa mucho lo que dices o haces

Es fácil caer en la trampa de los pensamientos negativos cuando te enfocas en lo que la gente podría decir o pensar sobre ti y lo que haces. De esta manera anulas tu poder personal poniéndolo en manos de otros. La verdad es que casi nadie tiene mucho tiempo, atención o energía para pensar o hablar sobre lo que haces.


Ya tienen sus propios miedos y preocupaciones, sus propios pensamientos y sus propias vidas que manejar. Esta conciencia puede ayudarlo a liberarse de patrones dañinos y ayudarlo a dar pequeños pasos hacia lo que es importante para usted, y no para quienes lo rodean



9. Cuestiona el pensamiento

Una cosa que me gusta hacer cuando un pensamiento negativo trata de comenzar a crecer en mi mente es simplemente cuestionar ese pensamiento. Me pregunto: "¿Debería tomarte en serio?" Esto me lleva muy a menudo a decir: "Bueno, no, sinceramente, no debería". Porque en ese momento estoy cansado. O hambriento. O exceso de trabajo y negatividad que pueden nublar mi mente. Tal vez me estoy enfocando demasiado en un pequeño error o un mal día, en lugar de enfocarme en el otro 95% de mi vida que tiende a ser positivo. A veces, esta pregunta me ayuda a comprender que solo porque cometí un pequeño error no significa que lo hice mal en general. O que esta desviación no significa que las cosas empeorarán y permanecerán así por mucho tiempo. Elijo el optimismo y doy pequeños pasos hacia adelante. Básicamente, esta pregunta me ayuda a tener más control y me devuelve a una perspectiva equilibrada.



10. Reemplaza la negatividad a tu alrededor

Como ya hemos dicho, el entorno en el que vivimos influye mucho en nuestros pensamientos. Pregúntate cuáles son las 3 principales fuentes de negatividad en tu vida. Pueden ser personas, sitios web, revistas, redes sociales, música, etc.


Pregúntese qué puede hacer para limitar el tiempo que se expone a estas fuentes. Si no puede encontrar una manera de hacer esto en este momento, dé un paso más pequeño y concéntrese en una de estas fuentes, la más grande. Así que dedica el tiempo que has liberado esta semana a actividades más positivas y personas que ya están en tu vida o que quieres explorar mejor.


Conclusión

Los pensamientos negativos son algo con lo que todos tenemos que luchar, así que no te sientas mal cuando te des cuenta de que los tienes. Pero en lugar de enojarte contigo mismo por sentirte mal, acepta estos sentimientos y trata de superarlos.


Aplicando los métodos que te hemos recomendado en este artículo, podrás encontrar la tranquilidad, recuperar tu poder personal y aprovechar todos los beneficios que el optimismo y el pensamiento positivo pueden traer a tu vida. También te invitamos a explorar la práctica del trabajo con las sombras para sanar tus demonios internos y erradicar la negatividad de raíz.



8 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page