Meditación Vipassana

meditazione-vipassana.jpg.webp

Meditación Vipassana: significado y orígenes

Los preceptos de la meditación vipassana

Ver a través de nuestras ilusiones

Como se practica 

La meditación vipassana es una técnica de meditación budista tradicional que se originó en el siglo VI a. Su finalidad es descubrir nuestra verdadera naturaleza, como hizo el Buda, volver a conocernos a nosotros mismos y entender que nuestra felicidad no depende de nada más que de nosotros mismos.

En occidente se ha vuelto muy popular bajo el nombre de “mindfulness”.

buddha.jpg.webp

"Vipassanā" es un término pali (un idioma antiguo estrechamente relacionado con el sánscrito) que significa "ver claramente" o "mirar dentro".

Es una de las técnicas de meditación más antiguas del mundo, derivada de la tradición budista Theravada. Fue practicado hace 25 siglos por Buda, quien afirmó que a través de él había redescubierto una práctica aún más antigua. Después de su iluminación en el 528 a. C., Buda pasó los 45 años restantes de su vida enseñando la forma de salir del sufrimiento. Vipassana es básicamente la esencia de estos preceptos: la enseñanza de Buda se conoce con el término general Dharma.

 

Durante cinco siglos, la meditación Vipassana ha ayudado a millones de personas en la India, la patria de Buda. Esta era vio florecer a la India bajo el reinado del emperador Asoka (273-236 a. C.), quien unificó el país y marcó el comienzo de una era de paz y prosperidad. Asoka también envió embajadores del Dharma a todos los reinos vecinos (incluido lo que se ha convertido en Myanmar en los tiempos modernos), difundiendo así tanto la práctica como las palabras del Buda.

Sin embargo, después de unos 500 años, la práctica de Vipassana casi había desaparecido de la India. Afortunadamente se mantuvo vivo gracias a una cadena continua de maestros de meditación en la vecina Myanmar (Birmania) hasta el día de hoy.

 

En nuestros días, la meditación Vipassana ha sido reintroducida en la India y en todo el mundo principalmente gracias al trabajo de S. N. Goenka, un industrial birmano de ascendencia india que aprendió la técnica Vipassana de Sayagyi U Ba Khin, un famoso maestro laico que fue el primero en enseñar a los occidentales en inglés. U Ba Khin lo nombró su heredero al enseñar la técnica Vipassana en 1969.

El principio cardinal de esta meditación es "ver las cosas como realmente son". Vipassana se enfoca principalmente en el cuerpo y en muchos aspectos del mismo, desde la postura hasta la respiración y las sensaciones, y también en la mente gracias a las acciones contemplativas.

 

La meditación Vipassana es un método racional para despejar la mente de todo lo que causa angustia y dolor. Esta sencilla técnica no invoca la ayuda de un dios, espíritu o cualquier otro poder externo, sino que depende únicamente de nuestros esfuerzos.

Vipassana es una intuición que disuelve el pensamiento convencional para llegar a percibir la mente y la materia tal como son: impermanentes, insatisfactorias e impersonales. La práctica constante purifica gradualmente la mente, eliminando todas las formas de apego material que nos han acompañado en nuestra vida. A medida que se elimina el apego, el deseo y la ilusión se diluyen gradualmente.

 

El Buda identificó estos dos factores, el deseo y la ignorancia, como las mayores raíces del sufrimiento. Cuando finalmente se eliminen, la mente tocará algo permanente más allá del mundo cambiante. Ese "algo" es la felicidad inmortal y supramundana, llamada Nibbana en Pali. La meditación Vipassana se trata del momento presente y de permanecer en el "aquí y ahora" el mayor tiempo posible. Consiste en observar el cuerpo (rupa) y la mente (nama) con atención desnuda.

silenzio-consapevole.jpg.webp

La palabra "vipassana" se compone de dos partes. "Passana" significa ver, es decir percibir. El prefijo "vi" tiene varios significados, uno de los cuales es a través. La intuición de Vipassana literalmente corta la cortina de la ilusión en la mente, brindando un tipo de visión que percibe los componentes individuales por separado. La idea de separación es particularmente relevante en esta meditación, porque la intuición funciona como un bisturí mental, diferenciando la verdad convencional de la realidad última.

 

Por "ver a través" nos referimos a un proceso que nos involucra a lo largo del día y no se limita solo al momento en que se practica la meditación vipassana. En otras palabras, necesitamos ser conscientes de lo que estamos haciendo en todo momento, tratando de aprender todas las sensaciones que surgen de nuestra actividad mental.

Esta actitud es fundamental para comprender cuándo somos presa de emociones negativas, que pueden ser el miedo, la ira o momentos de impulsividad ciega. Cuando nos entregamos a estas sensaciones, nuestro cuerpo cambia nuestra respiración, y esto es una clara indicación de que algo anda mal. Interpretar esta condición cuando el cuerpo nos lo advierte es el pilar sobre el que se asienta Vipassana: podemos tomar el control de las emociones que prevalecen sobre nuestra mente, reducirlas a meras secuencias de hechos sin abrumarnos, y de hecho hacerlas desaparecer. .toda negatividad e impureza mental que nos aqueja.

El primer paso fundamental para emprender esta práctica es desarrollar la concentración, a través de la práctica de samatha. Este objetivo generalmente se logra a través de la conciencia de la respiración. Centra toda tu atención, de momento a momento, en el ritmo de tu respiración. Note las sutiles sensaciones del movimiento del abdomen a medida que sube y baja. Alternativamente, concéntrese en la sensación del aire que pasa a través de sus fosas nasales y toca sus labios; intente sentirlo tan intensamente como pueda.

 

A medida que te centres en tu respiración, notarás que siguen apareciendo otras percepciones y sensaciones: sonidos, movimientos corporales, emociones, etc. Solo observe estos fenómenos a medida que emergen en el campo de la conciencia, y luego regrese a la sensación de respirar. La atención se mantiene en el objeto de concentración (respiración), mientras que estos otros pensamientos o sensaciones son simplemente como "ruido de fondo".

El objeto que está en el centro de la práctica (por ejemplo, el movimiento del abdomen) se llama "objeto primario". Y un "objeto secundario" es cualquier otra cosa que surge en tu campo de percepción, a través de los cinco sentidos o a través de la mente (pensamientos, recuerdos, sentimientos). Si un objeto secundario capta su atención y la aleja, o si hace que aparezca el deseo o la aversión, debe concentrarse en el objeto secundario por un momento o dos, etiquetándolo con una nota mental, como "pensamiento", "recuerdo". ", "Preocupación", "deseo".

Esta práctica a menudo se llama "notación".

Una nota mental identifica un objeto en general, pero no en los detalles. Cuando un sonido le moleste, por ejemplo, etiquételo como "oído" en lugar de "coche", "voces" o "perro ladrando". Si experimenta una sensación desagradable, anote "dolor" o "sensación" en lugar de "dolor de espalda". Luego traiga su atención de nuevo al objeto de la meditación primaria.

En esta fase adquirirás la "concentración de acceso", que te permitirá centrar completamente tu atención en el objeto principal de la práctica. Obsérvala sin apego, dejando que surjan pensamientos y sentimientos que van desapareciendo espontáneamente. El etiquetado mental (explicado anteriormente) se usa a menudo como una forma de evitar que te dejes llevar por los pensamientos y verlos objetivamente.

Desarrollarás así una visión clara de los fenómenos que observas y que están impregnados de los tres "signos de existencia": impermanencia (annica), insatisfacción (dukkha) e impersonalidad (vintage). En consecuencia, la ecuanimidad, la paz y la libertad interior se desarrollarán espontáneamente en relación con estos aportes.

vipassana-pratica.jpg.webp
respirazione-mindfulness-e1547141226807.jpg.webp